Tamaño de texto


Martha Ramírez Ruiz |

Truncó el Covid-19 las aspiraciones políticas de exdiputado federal; Leobardo Curiel muere por complicaciones del coronavirus

Se alistaba para contender por el PAN a la alcaldía en Cabo Corrientes cuando contrajo el Covid-19 en diciembre 

El ex diputado federal, Leobardo Curiel Preciado murió a la edad de 74 años durante la madrugada de este domingo por complicaciones del Covid-19, tras permanecer intubado varias semanas al agravarse tras haber contraído el virus SARS-CoV-2, a principios de diciembre.

Truncándose las aspiraciones políticas de Leobardo Curiel Preciado, quien se alistaba para ir por la candidatura del PAN a la presidencia municipal de Cabo Corrientes, cuando en los primeros días se diciembre se contagio del coronavirus.

En noviembre ya que había arrancado el proceso electoral en Jalisco, aunque esperaba los tiempos de las definiciones en los métodos y convocatorias para postular candidatos, Curiel Preciado ya había manifestado sus intensiones para ir por la candidatura del blanquiazul a la presidencia municipal de Cabo Corrientes.

A más de una década de que concluyese su gestión como diputado federal en la LX legislatura -1 de septiembre del 2006 al 31 de agosto al 2009- por mayoría relativa al alcanzar el triunfo como abanderado del PAN en los comicios del 2006, Curiel Preciado ya se preparaba para volver a una contienda electoral cuando el coronavirus trunco sus aspiraciones políticas.

Era una persona sencilla que escribió una de las anécdotas políticas electorales que reflejaban su personalidad, cuando en los comicios del 2006 obtuvo la mayoría de los votos en las urnas con una austera campaña cuando literalmente estaba en una hamaca cuando se le notificó le triunfo y exclamó “¿a poco ganamos?”.

Así le toco estar en San Lázaro el 1 de diciembre, cuando con un palacio legislativo cercado y entre protestas asumiría Felipe Calderón la presidencia de la república, Curiel Preciado fue de los legisladores federales que tomaron la tribuna entre rechiflas de la oposición para que el también panista pudiera asumir el cargo.

En su primer y único cargo de elección popular que desempeñó, abrió una casa de enlace sobre el libramiento carretero en la colonia Benito Juárez.

Curiel Preciado era docente de profesión con las licenciaturas en educación primaria y secundaria, lo que le valió para llegar a ser supervisor de zona en los municipios de Puerto Vallarta y Cabo Corrientes, entre el magisterio contaba con el respaldo no solo para las labores educativas, también para sus aspiraciones políticas, esas que truncó el coronavirus.

Nativo de la comunidad de Villa Hidalgo, en Santiago Ixcuintla, Nayarit, nació el 18 de enero de 1947, tenía mas de medio siglo de residencia en Puerto Vallarta, vivía en la comunicad de Mismaloya, en donde también incursionó como restaurantero primero con una ramada y luego abrió “el león de la sierra”.

Además del magisterio y la trinchera política, Leobardo Curiel Preciado se caracterizo por su activismo social lo que le ganó con su personalidad nada complicada y sencillez a innumerables amigos que con su muerte lamentaron su perdida con expresiones de pesar a través de redes sociales.

Luego que desde el 10 de diciembre fue hospitalizado al agravarse los síntomas del Covid-19 al grado de tener que ser intubado, pese a que se recuperaba del coronavirus, presentó complicaciones que esta madrugada le provocaron un infarto.

Descanse en paz, Leobardo Curiel Preciado.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *