Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

Las desilusiones por promesas incumplidas de la dupla Michel-Llamas

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

 

Cuando en la primera quincena de diciembre, Edelmira Orizaga apareció en la nómina del Seapal como jefa de Cultura del Agua, renovó sus votos de confianza a la promesa de Luis Michel, pero sobre todo del director del Seapal Salvador Llamas Urbina.

Edelmira, ni siquiera advirtió que en esa misma jefatura hubo por esos tiempos hasta tres a titulares y al mismo tiempo. Entre ellos la que hoy desempeña esas tareas, Irma “la güerita” Sánchez, una fugaz estrella de los encordados que en las últimas semanas le ha dado por placearse y desentenderse de su trabajo.

(En sus redes sociales, Irma Sánchez publicó imágenes de su estancia en Zacatecas y en Unión de Tula. En la tierra de Llamas, dijo haber ido a conocer los procesos de tratamiento y cuidado del agua en el puerto. En Unión de Tula, fue y se retrató con su colega Mariana “la barby” Juárez).

El otro, el tercer “jefe de cultura del agua”, una “jefatura de sección b”, que apareció en la nómina de diciembre del Seapal fue Edgar Treviño Montes.

Al final no supimos cómo Llamas Urbina resolvió su entuerto de la nómina del Seapal. Puede ser que Edgar Treviño cubra frecuentes las ausencias de la boxeadora, por cierto esposa del no bien recordado Héctor García Ninomiya, un asesor que el alcalde Luis Michel trajo de Guadalajara designado “encargad” temporal del Comude del cual, cuando lo removieron decidió abandonar la administración, dedicarse a otras cosas más productivas y hasta regresarse a Guadalajara. Dijo a sus amigos que los Michel, tampoco Llamas, no le cumplieron lo ofrecido.

Pues bien, ahora sabemos que Edelmira Orizaga es otra aliada política circunstancial del grupo que llevó a la presidencia municipal al profesor, Luis Alberto Michel Rodríguez. Y como casi todos los que se unieron a brindar respaldo en la campaña Michel, Edelmira esta arrepentida de haber apoyado a Michel. Se siente decepcionada del profe Michel y defraudada por las una y otra vez incumplidas promesas de Salvador Llamas.

Semanas después de haber ganado Morena la alcaldía, Edelmira Orizaga no podía ocultar su alegría. A media campaña, había sido maltratada y ofendida por el candidato del PVEM, a la alcaldía Luis Munguía, su equipo de trabajo y sobre todo, por el dirigente estatal del Verde Enrique Aubry. A todos acusó de haberla sacado de la planilla para abrirle espacio a Corina Naranjo del Partido del Trabajo, dos o tres semanas antes de concluir la campaña.

Ya sin candidatura, Edelmira recibió algunos ofrecimientos pero particularmente fue tentadora la que el profe Michel por conducto de Llamas le ofreció. Había una dirección, varias jefaturas y algunas decenas de plazas para su equipo de seguidores.

Llegó octubre y noviembre y nada. Cuando se acercó el año, la paciencia se esfumaba pero Edelmira trataba de calmar los ánimos de sus seguidores. Antes de finalizar el año, Edelmira ya no podía ocultar su malestar. Lamas había dejado de contestarle sus llamadas. Chuyito Michel parecía bloquear todas sus propuestas para ocupar plazas hasta de quinta.

Transcurrido el tiempo, a poco de cumplirse el primer año de gobierno de Michel, solo guardan las acusaciones que Llamas hace a Chuyito Michel y las que este acusa a Llamas de entorpecer el trabajo y bloquear cumplir compromisos a Edelmira. Si los dos se tiran la pelota, ya no queda nada por esperar cumplan compromisos.

Vicente Pahua, es un viejo periodista identificado al equipo político de su comadre Edelmira. No es tonto como para no saber que él no es de las estimaciones de Chuyito Michel.

Es seguro que Edelmira aparezca en al alguna nómina, la del Seapal o la del Ayuntamiento y más allá de cuales sean sus tareas, recibe su compensación salarial. Será la única por lo menos una decena de plazas prometidas. De ese tamaño debe ser su irritación, su malestar y razón de infinidad de exabruptos cuando se le menciona los nombres del alcalde y de Llamas.

Frente a sus seguidores, Edelmira ha jurado que en las futuras campañas no apoyará a Morena, mucho menos a Michel o a Llamas si este se postula a algún cargo de elección popular.

Ahora, no solamente Edelmira es una víctima de los incumplimientos políticos pactados por el equipo que gobierna Puerto Vallarta. Cuando la autoridad electoral local el retiró temporalmente la candidatura a Michel, Carla Esparza Quintero reclamó para sí la posición y hasta presentó varias denuncias y quejas contra Michel, Llamas y por lo menos una docena de operadores michelistas. Por lo menos una de esas denuncias caminan por el carril judicial.

Liberada la candidatura del profe, para apaciguara la ahora regidora, le ofrecieron un paquete de posiciones. Sería Chuyito Michel quien se le canta a Carla. “Ni agua para ella”, blofeó el vástago del profe. Corriendo el octavo mes, el bloqueo a la regidora de Morena es total. Nada le cumplieron.

Cuando Morena evaluaba la treintena de aspiraciones apuntados, en algún momento se consideró a José Luis Pelayo Barraza. Los michelboys le coquetearon cuando supieron que Pelayo Barraza era pieza leal a Bruno Blancas Mercado. A base de promesas lo “piratearon” hasta obligarlo a desistir de su precandidatura y pronunciarse en favor de Michel. Le cumplieron a medias pero no cumplía ni el tercer mes al frente de Reglamentos Municipales cuando lo anularon por completo. Otra vez sería Chuyito el que conspiró contra el aliado de su padre.

Sin embargo, no solo son compromisos políticos los que incumple Michel, Llamas y Chuyito. La actual crisis que se vive en la Comisaría responde a reclamos por no cumplir deudas de honor. Quienes intentan cobrar favores ya dados a Michel, se han propuesto cobrarse a lo chino y han emplazado al trío, Michel-Llamas-Chuyito- honren su palabra. Si no cumplen, quien sabe que puede ocurrir en la ciudad.

 

Revolcadero

 

Por cierto, ahora que revisábamos para actualizar cierta información relacionada a la nómina del Seapal pudimos constatar que en efecto, la nómina esta plagada por nuevos empleados colocados con el visto bueno de Salvador Llamas. Es notorio que se ha cumplido a cabal la decisión de dejar en absoluta libertad al zacatecano hacer y deshacer lo que a él se le antoja con la nómina. Michel actuó por decisión de su hijo Chuyito quien así pretendió a alejar del gobierno al coordinador de la campaña electoral de su padre. Preguntamos por un invitado muy especial de Llamas. Que en lo que va del año son muchas las ausencias de Alberto Alfaro García, y algunos creen que este señor, si cobra, no pasa de ser un “aviador”. Este señor, allá pro diciembre, aparecía en la nómina como “director de Calificación y Catastro”. Llegó de Tlaquepaque en donde fue candidato independiente a la alcaldía en 2018 y hasta el año pasado fue regidor en la villa alfarera. Por lo visto, los michelboys se han decidido deshacerse de sus aliados que en otros tiempos intentaron venderse como “independientes. Pepe Martínez tampoco tiene espacios para moverse en la administración. Ahí está el caso de Pepe Martínez, candidato independiente a alcalde en aquel mismo año, quien brincó a Morena, dizque para ser candidato pero apenas le alcanzó para ser matraquero de Michel y le alcanzó para ganarse el hueso en la fantasmal oficina de “proyectos especiales”. Este personaje, aquí fue candidato independiente a la alcaldía.****** Para abrir la semana, ya casi en la media  noche del domingo, acusamos recibo de una noticia publicada por una agencia noticiosa. La información era interesante pues habla de que a “Lord demandas”, Jorge Carlos Ruiz Romero había sido denuncia por acusaciones de cometer actos de extorsión desde su doble posición, la de “asesor en la Contraloría Municipal” y contralor ciudadano independiente. Es una nota informativa obtenida de fuente “extraoficial”, lo que crea demasiadas suspicacias. Además, esa fuente “extraoficial” por razones desconocidas, desconfiaron de su prensa local y buscaron un medio foráneo. Valoramos abordar el tema de “lord demandas” pero en un intento por verificar datos extras, decidimos darnos otro día. Pero en efecto, este otro asesor traído de Guadalajara por el alcalde Luis Michel es toda una chucha de monerías. Es muy raro que sus patrones, no solo traten de deshacerse de él si no que hasta tratan e encarcelarlo. Pero más raro es que el aludido sala a dar la cara del último piso del edificio de la UMA y grite que él no ha sido avisado que desde el último día de mayor esta despedido. No hay duda, estos michelyboys tienen un muy extraño estilo de gobernar la ciudad. ****** Una última para despedirnos. Los que se ven muy raros son elementos que con uniforme de las fuerzas armadas se trepan a las patrullas de la policía municipal. A eso de la media tarde, pudimos observar arriba de una patrulla varios elementos perfectamente pertrechados con uniforme color de olivo, el característico del soldado mexicano. Alguien dijo que eran marinos y como el nuevo sheriff comisario es un capitán de la Marina y nada de raro será que los marinos se muevan en las patrullas de la franja color vino tinto.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *