Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

La efervescencia de las encuestas: cuchareadas o no generan confusión y enojan a Carla Esparza

CONTEXTOS

 

 

A días de que Morena resuelva a su candidato a la presidencia municipal, sus aspirantes están trenzados en apasionados duelos de sondeos que simulan una surrealista intención de las preferencias del elector vallartense. Estas mediciones contienen aviesas intenciones de causar algún impacto e influir en el ánimo ciudadano y así intentar mover favorablemente la decisión del partido.

Instalado Morena en el poder político local, con las diputaciones local y federal, no solo militantes efectivos de Morena, si no también el regidor y dirigente del PVEM, Luis Ernesto Munguía González busca afanosamente apropiarse de la candidatura a la alcaldía. Munguía y los suyos lanzó como última apuesta para vía la mega alianza de los morenos con Verdes, Futuro, Hagamos y el Partido del Trabajo concretar la mega alianza. Pero Munguía quiere para sus fines propios a la mega alianza como única vía para ser presidente municipal.

En nuestra anterior entrega establecimos los tiempos reglamentarios por agotar que Morena anuncia la designación de sus abanderados en los comicios concurrentes. Dado la complejidad que enfrenta para decidirlo, ya anunció que dejará pasar el tiempo necesario y que tal vez lo resuelva el sábado 2 de marzo, la fecha fatal para registros de candidatos a munícipes previsto por el Instituto Electoral de Participación Ciudadana.

En este periodo de las intercampañas es cuando toca las encuestas se han convertido en el instrumento de moda entre los aspirantes de Morena. Es la candidatura más disputada, aparentemente por ser tomada como la única vía capaz de ofrecer absoluta y tota garantía de acceder a la alcaldía.

Esta semana tomamos nota del malestar de la regidora Carla Verenice Esparza Quintero que hacía público en sus redes sociales cuando daba cuenta de ciertas mediciones cuyos saldos descalificaba al no aparecer su nombre. Sus seguidores se decían confundidos, creyendo que el partido ya la había rasurado en sus encuestas oficiales.

Para anular el mensaje, las encuestas, pues, la regidora se fue contra el mensajero y dejó sus embestidas contra la prensa y sus chayotes. Para ella, aunque se cumpla una sencilla función, el periodista es el maloso de la película. Quizá los enredos provienen por la desinformación y falta de transparencia que Morena le imprime a su proceso interno.

“Ojo con la prensa que trabaja por comisión y no por profesión! Comprendamos que les imposibilita ser éticamente imparcial”, escribió al sentirse excluida en una medición que algún  particular y no el partido ordenó a su cuenta.

La ausencia de información confunde y agota la paciencia de sus aspirantes, ignorantes también ellos de las reglas para seleccionar al candidato.

“Quisiera saber el método exprés de encuestar, elaborar y publicar en un periodo de 15 días para este municipio de más de 200 mil habitantes. Caray! Por eso cada vez más la política pierde credibilidad”, escribió la regidora.

Nosotros confesamos no saber nada de las firmas encuestadoras que asumen como suyos las mediciones que se han dado a conocer han las redes sociales. Apenas alcanzamos a captar que quienes tienen los recursos económicos han pagado por esos servicios y se han provisto de encuestas que les son útiles.

Ahora, pero si para sus fines e intereses muy personales, alguna encuesta se alinea a ella, Carla Esparza no tiene empacha en darla por buena. Es un trabajo con la firma de CE Research donde coloca a su candidata presidencial Claudia Sheinbaum con una preferencia de 69 por ciento, muy arriba del 35 por ciento adjudicado a la candidata de la alianza del PAN-PRI-PRD, Xóchitl Gálvez Ruiz, y del representante del MC, Jorge Álvarez Máynez, el colero con apenas el 6 por ciento.

“Ni con sus changuitos la candidata X Xóchitl Gálvez Ruiz llega a la mitad! La Dra Claudia Sheinbaum, arrasando como diario”, escribió eufórica y satisfecha Carla Esparza.

A esta última encuesta, como a todas, debemos darle el justo valor y permitirles que los primeros interesados las tachen o las aprueban. Las encuestas cuchareadas, dirá en clásico amlista, no dejarán de existir en tanto las alimenten los interesados. Y en este momento, los bolsillos de los políticos de Morena parecen disponer de sobrados fondo, capaz de financiar una y otra “encuesta”.

Pero, a la misma regidora, muy probablemente no haya sido de su gusto dar lectura dos encuestas difundidas en estos últimos días. Una tiene la firma Massive Caller y la otra de Demoscopia Digital. La primera coloca al profe Luis Michel como el más aceptado por los vallartenses con casi el 49 por ciento, muy por arriba de potenciales adversarios. La encuesta de Demoscopia, levantada el 4 de diciembre, le asigna al profe Michel 40.6 por ciento. Y como en la medición de Massive, coloca abajo y en orden descendente, a Ramón Guerrero, Luis Munguía y Sergio “el cubo” Ramírez, con 12.3, 7.5 y 5.9 por ciento.

Podemos atribuirle al equipo de Michel Rodríguez estos dos trabajos y a nadie debe de asombrar que tal presunción sea la correcta. Considerando que la marca Morena pesa fuerte es predecible y previsible que el profe Michel obtenga calificaciones positivas al asociar su nombre con la marca. Ya antes hemos sostenido que muy probablemente Morena ganará la elección y repetirá en el gobierno municipal.

Lo que sí notamos es la consistencia del ya candidato del Movimiento Ciudadano, Ramón Guerrero Martínez. Es tal vez el que más ha elevado sus bonos y subido en las encuestas. En casi todas las mediciones “el mochilas” aparece por encima de Munguía. Hace un año, Munguía se perfilaba como un formidable adversario; ya para fin de año se había desinflado y ahora apuesta por la mega alianza.

La clase política da por cierto que por estos días Morena ya inició el levantamiento de sus cuestionarios que en el discurso es el método para seleccionar a su abanderado. Lo dicho, ya hay más morenos, militantes y aspirantes nerviosos.

 

Vayamos a Nayarit, donde este último fin de semana pasamos firma de asistencia. El lunes cruzamos paso con el dirigente de la Acaspen, Raúl de los Santos. El dirigente transportista guarda sus sueños de gobernar algún día Bahía de Banderas y otra vez le hace su luchita. Siempre buscó ser candidato por el PRI pero ahora intente abrirse camino en el Movimiento Ciudadano. Sin embargo, tampoco tiene asegurada su candidatura os los colores naranjas. Este fin de semana publicó su propia encuesta y anotó: Muchos han levantado la mano y se dicen ser gente de… Pero ¿por quien votaría para presidente municipal de Bahía de Banderas? Reveló los siguientes números: Mirtha Villalvazo, 10%; Daniela Sahagún, 25%; Jaime Cuevas Tello 22%; Héctor Santana, 18%, Ismael Duñals 1”. Y el número mágico: Raúl de los Santos 24%. Esta solo atrás de la doctora Sahagún, quien lo aventaja con una décima.****** Por cierto, en Bahía de Bandera, la calentura se eleva entre los aspirantes. El médico Jaime Cuevas Tello ya también dijo que él quiere competir por la alcaldía. Sería su cuarta competencia. Ganó dos elecciones y por poco vence en una tercera elección y ser alcalde por tercera ocasión. Desde fines del año pasado, en este espacio hicimos mención que la alianza que confirma el PAN-PRI-PRD habían establecido pláticas para convencerlo de encabezar a la coalición Fuerza y Corazón por BB. Tal parece que el médico aceptó el reto.

Los artículos de opinión e información son responsabilidad del autor y no reflejan la línea editorial de contralínea.net

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *