Tamaño de texto


Martha Ramírez Ruiz |

Crece la solidaridad de la sociedad civil frente a crisis por Covid-19 en Puerto Vallarta

Innumerables muestras solidarias de particulares, asociaciones y ONGs con miles de afectados que se desbordan para recibir algún apoyo sobre todo comida y despensas

 

La sociedad civil en Puerto Vallarta se vuelca solidaria frente a la crisis económica que trajo aparejada la pandemia del Covid-19 que dejo a miles de personas sin fuentes de ingresos en este destino turístico. En medio de situaciones dramáticas brota la solidaridad de esa sociedad civil que emerge en las emergencias y en la sanitaria por el coronavirus no es la excepción.

De entre la comunidad surgen iniciativas para  mitigar las carencias de los menos afortunados por el impacto de la pandemia en Puerto Vallarta, resulta difícil enlistas a todos y cada una de esas expresiones solidarias que se han dado por doquier en las últimas semanas cuando hay familias que de plano no tienen ni para comprar tortillas.

En momentos en que resultan insuficientes los programas gubernamentales y que son bienvenidos por pequeños que sean las despensas que también reparten actores políticos, ya que no se dan abasto ante tanta necesidad por los miles y miles de empleos que se perdieron en esta ciudad.

De acuerdo al IIEG en marzo se perdieron 3 mil 762 empleos formales en Puerto Vallarta. Sin considerar los empleos informales y a los eventuales que también perdieron su trabajo con el cierre de hoteles, restaurantes y comercios. Estimaciones de la Coparmex indican que rebasarían las 80 mil plazas laborales que se han cerrado por la emergencia sanitaria en este destino.

Con este sombrío panorama emerge la sociedad civil respondiendo solidaria, desde aisladas acciones para echarse la mano entre vecinos u organizando desde juntas vecinales y asociaciones civiles para armar despensas para repartir a esos miles y miles de personas que dejaron de percibir ingresos.

En fraccionamientos como Fluvial Vallarta y Las Moras, ha sido la constante en el último mes que organicen la repartición de despensas. También la veintena de integrantes del Consejo Coordinador de Puerto Vallarta-Bahía de Banderas han juntado recursos para solidarse con aquellos que más ocupan en estos tiempos difíciles.

En Las Moras se han realizado varias entregas de despensas, y ante la demanda por gente que lo necesita, para mejor organización reparten fichas un día antes, en la más reciente repatición fueron alrededor de 40o, es tal la nececidad en estos estos aciagos días que hay personas que suelen dormir en el lugar para alcanzar una provisión de alimentos.

De los primeros en salir a la calle, no por desacatar las medidas preventivas de quedarse en casa, sino para mitigar la necesidad, fueron los residentes estadounidenses y canadiense en los parque Hidalgo y Lázaro C

Los esfuerzos no cesan, a través de redes sociales se difunde la entregra de despensas o alimentos preparados; los chefs anónimos, Divac junto con la asociación Solo con Voluntad en la Clínica de Rehabilitación de Santa Barbará, en donde repoarten alimentos preparados ya sea para comer en el lugar o incluso para llevar en recipientes que piden a las perspnas que acuden a uno de las acciones solidarias que afloraron enmedio de la crisis.

También los grupo étnicos se suman como etnias chiapanecas que en el Parque Hidalgo, se apuestan no para vender sus artesanías, sino para aportar su ayuda solidaria a otros menos afortunados.

Otro ejemplo se dio este domingo en Las Mojoneras, con una segunda entrega de despensas, el grupo encabezado por el doctor Armando Joya, repartieron un millar de despensas, incluso aportaron costales de papas para las despensas que ha venido armando y entregando a familias en colonias, la periodista Carolina Gómez Aguiñaga.

De los pocos negocios que aún se mantienen abiertos al público, sin importarles reducir sus ganancias, regalan comida, así lo hace el restaurantes Langostinos en Olas Altas que por la mañana obsequia quesadillas, o en la lonchería Sebastián, ubicada en la calle de Argentina y Colombia, a tras de la Parroquia del Refugio. O el Noahs Café en Aldanaca y Milán en la Versallles. Solo por mencionar algunos.

Frente la crisis económica y el desempleo que se padece en esta ciudad, no sobran las manos para ayudar. Y conforme al paso de los días se agudiza la crisis y hay personas que aunque recibieron despensa, ya se les agotó el gas para preparar alimentos, se van abriendo también comedores comunitarios en diversas zonas del municipio.

Porque aunque ya se anunció que el programa de apoyo alimentario del gobierno municipal, duplicará la entrega de despensas y el gobierno estatal puso en marcha con empresarios jaliscienses “Jalisco sin Hambre”, aunado a despensas que reparten por su cuenta, el diputado local, Luis Ernesto Munguía y regidores de diferentes fracciones. No alcanzan ante tanta necesidad, es ahí donde le está entrando al quite la sociedad civil solidaria como suele hacerlo frente a las emergencias, presente en devastaciones por sismos y ciclones, también en Puerto Vallarta, responde la sociedad civil en esta emergencia sanitaria.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *