Tamaño de texto


Martha Ramírez Ruiz |

Absorben laudos y deuda a proveedores las aportaciones del municipio al Ipejal; o se pagaba o destituían al Cabildo, dice el tesorero

En los últimos 5 años se dejaron de pagar las cuotas patronales, no las cuotas de lo trabajadores, explica Ricardo René Rodríguez que se está por hacer nuevo convenio con el Ipejal

Las cuotas patronales que el Ayuntamiento de Puerto Vallarta debía aportar al Instituto de Pensiones del Estado de Jalisco (Ipejal) se utilizaron en los últimos cinco años para pagar deudas a proveedores y laudos pendientes, reconoció el tesorero Ricardo René Rodríguez Ramírez. Sin embargo, destacó que no fue así en las cuotas de los trabajadores por lo que están a salvo las prestaciones que tienen con el Ipejal.

Luego que MURAL publicó ayer que gobiernos emanados de Movimiento Ciudadano tienen “ahogado” al Instituto de Pensiones; Puerto Vallarta es el que más debe: 334 millones 561 mil 775 pesos, pues ha dejado de aportar sus cuotas desde el 15 de noviembre de 2015.

“Son las dos administraciones de nosotros y estamos platicando con el director Iván Argüelles y firmar convenio para empezar a pagar, estimo que este mismo año tengamos este convenio”, manifestó el tesorero al afirmar que esa situación que se venía arrastrando desde administraciones anteriores es “una carga muy pesada”.

El funcionario, comentó que o se pagaba o se destituía a las autoridades municipales, desde el primer edil y síndico, así como al pleno del Ayuntamiento, así como a él se le hubiera separado del cargo “sí se tratara me voy y ya”, pero es un asunto más complicado con la eventual destitución del pleno del Ayuntamiento.

Cubiertas cuotas de trabajadores 

Este mediodía en entrevista en el noticiero de “capital noticias” en el 105.9 de FM, el tesorero municipal, explicó que el 11.5 que se les descuenta a los trabajadores por su aportación a Pensiones, sí se ha pagado al Ipejal, por lo que sus prestaciones como son por ejemplo los prestamos o créditos hipotecarios.

“Las cuotas de los trabajadores están cubiertas”, enfatizó que en ese punto “hemos sido muy cuidadosos”, por lo que los empleados municipales pueden acceder a créditos personales o hipotecarios, entre las demás prestaciones que da el Ipejal.

Sin embargo, sostuvo que de las cuotas patronales que es el 20.5 de las aportaciones por cada trabajador que es lo que se ha dejado de pagar por ser “una carga muy pesada” que representa alrededor de siete a siete y medio millones de pesos mensuales que “se nos ha hecho imposible pagar”.

500 millones pagados en laudos 

Debido a que se vienen arrastrando laudos, así como deudas a proveedores y contratistas desde administraciones anteriores, pese a que en las dos administraciones encabezadas por Arturo Dávalos Peña, se han cubierto por laudos y deudas alrededor de 500 millones de pesos.

El tesorero dijo que “se han hecho malabares con el dinero, hemos sido muy cuidadosos con el dinero, porque no es dinero nuestro. Es dinero del pueblo que debemos estirar hasta lo más posible”.

Rodríguez Ramírez, destacó de la política de austeridad en el gobierno municipal, en que no se pagan ni los celulares a funcionarios, ni siquiera al presidente municipal. Tampoco se pagan vehículos a funcionarios municipales.

Sin embargo, los laudos ya llegan con ordenes de separación del cargo, incluyendo al tesorero “si con eso se arreglara, pues no hay problema, me voy”, no obstante en esos laudos si no se pagan como ya viene la orden del juez y es “o pagas o pagas”.

Debido a que esos laudos se vinieron estirando y estirando, hasta que “a nosotros nos reventaron”, dijo el tesorero.

Ante ello, se han visto obligados a pagarlos en las últimas dos administraciones al reiterar que han sido alrededor de 500 millones de pesos por esos laudos y deudas a proveedores.

Negocian nuevo convenio 

Puso de manifestó que habría sido una irresponsabilidad, no haberlos pagado y dejar que corrieran los términos y separan del cargo al presidente municipal, al síndico como a los demás integrantes del pleno del Ayuntamiento.

“Imagínense que en Vallarta destituyeran al pleno, sería una irresponsabilidad”, puntualizó que eso tampoco solucionaría de fondo el problema.

Además, refirió que también se venía arrastrando otro convenio con Pensiones que apenas en agosto se pagó la última parcialidad, además de la renta mensual de aproximadamente un millón cien mil pesos al Ipejal por el edificio de la UMA.

Sin embargo, ya se está negociado un nuevo convenio entre el Ayuntamiento y el Instituto de Pensiones, en pláticas con director Iván Argüelles y que ese convenio se podría concretar en breve.

Para finalizar, el tesorero Ricardo René Rodríguez, expresó que se puede tener confianza por parte de la ciudadanía a que se cuidan las finanzas municipales “con lupa” por lo que al finalizar está administración podrán salir “mirando de frente”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *