Tamaño de texto


José Fernando Ortega |

Se rezaga Puerto Vallarta rezaga en certificación internacional de playas de Blue Flag

 

 

 

 

Si bien la Secretaría de Turismo federal presume que México tiene un lugar destacado en el turismo sostenible a nivel mundial, en el caso particular de Puerto Vallarta en realidad se ha rezagado bastante respecto a otros destinos del país. 

Recuerda la Sectur que un total de 90 sitios: 62 playas, tres marinas y 25 embarcaciones de turismo sostenible, cuentan con el Distintivo Blue Flag, con vigencia del 1 julio de 2020 al 30 de junio de 2021. 

Están distribuido en nueve estados del país: Baja California Sur, Guerrero, Jalisco, Nayarit, Oaxaca, Quintana Roo, Tamaulipas, Sonora y Yucatán, y en el caso de nuestra identidad se ubican en Puerto Vallarta. 

Miguel Torruco Marqués, titular de Sectur, destaca que la cantidad de distintivos que ostenta el país lo posicionan en el primer lugar de los sitios certificados con Blue Flag en el continente americano, así como en el decimotercero a nivel mundial.  

Y además, en el nuevo apartado de embarcaciones de turismo sostenible, subraya que México es líder a escala global. 

La Sectur promueve la certificación internacional Blue Flag, la cual garantiza la implementación de buenas prácticas ambientales; de seguridad y servicios; educación ambiental y calidad del agua en playas, marinas y embarcaciones turísticas. 

Hasta ahí, todo bien, sin embargo, entrando en detalles, hay que precisar que Baja California Sur destaca con 24 distintivos, nada menos que 22 de ellos en playas de Los Cabos; Quintana Roo tiene 39, aunque 25 de ellos son de embarcaciones de Cancún y en realidad es el único destino que cuenta con este tipo de reconocimiento. 

Todavía recordamos cuando Puerto Vallarta marcaba la pauta a nivel nacional, en 2017 con 8 distintivos, pero hoy tristemente apenas tiene dos Blue Flag, en las playas del Sheraton y Playa de Oro. 

Incluso ya es rebasado y por mucho por Guerrero, que tiene 5 en Acapulco y 4 en Zihuatanejo; por Nayarit, que suma 4. 

Aquí, el viraje al timón fue muy marcado, pues se tenía el convencimiento de que eso ayudaba a fortalecer la promoción del destino. 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *