Tamaño de texto


Martha Ramírez Ruiz |

Rodolfo Gómez de la Paz, histórico primer candidato de las izquierdas a la alcaldía

Con más de medio siglo de fedatario, Gómez de la Paz hizo “el divorcio a la mexicana” de  Elizabeth Taylor y Eddie Fisher desde Puerto Vallarta

Después de más de un mes de permanecer hospitalizado a causa de las quemaduras que sufrió en un incendio provocado en Villa de las Flores, murió el nonagenario Rodolfo Gómez de La Paz, quien además de ser el titular de la Notaria Pública no. 2 durante más de cinco décadas, también dio Fe de Hechos en acontecimientos que quedaron asentados en la historia de Puerto Vallarta.

Así como en los cientos y cientos de libros de actas y escrituras notariales en las oficinas en la planta alta de la finca marcada con el número 419 en la calle de Hidalgo, en el centro de la ciudad, resguardaban en un descomunal legado de instrumentos autorizados y validados por Gómez de la Paz, quedó constancia de su paso por la vida en Puerto Vallarta por dos sucesos históricos que sobresalen en la trayectoria del fallecido abogado.

Fue a fines de los 50s o principios de los 60s cuando Rodolfo Gómez de la Paz llegó a Puerto Vallarta procedente de Guadalajara para ejercer el notariado como profesional del Derecho, integrándose a la comunidad vallartense que le recuerdan también como un dedicado maratonista ya que gustaba de correr y hacer largas caminatas por el todavía pueblo de Puerto Vallarta.

“Era parco, pero muy amable”, narra el decano del periodismo, Rubén “Matanchen” Gómez Bernal que da testimonio que Gómez de la Paz vivía en la justa medianía hasta el automóvil que tenía “un Volkswagen azul que conservó muchos años”.

“Sí era parco, pero nada pedante o grosero si le hacías platica era muy amable y ameno” cuenta Gómez Bernal al abundar que el notario además era una persona instruida y un convencido de los principios de la izquierda “aunque en aquella época en la sociedad como que no eran muy vistos los izquierdistas”.

“A diferencia de otros notarios, no solo porque eran menos costosos los servicios notariales que daba, siempre estaba dispuesto a ir a las asambleas ejidales”, resalta “Matanchen” quien llegó a emparentar políticamente con Rodolfo Gómez de la Paz, cuando contrajo primeras nupcias con una prima hermana del decano del periodismo, aunque con los años se divorciaron, precisa.

Este lunes al darse la noticia del deceso de notario en el Hospital Regional, en donde permanecía internado, a consecuencia de las graves quemaduras en el incendio que se registro el 22 de marzo en su casa en la colonia Villa de Las Flores en la delegación del Pitillal, Gómez Bernal comenta que la última vez que vio a Gómez de la Paz hace un año, cuando ambos acudieron al Hospital Naval a aplicarse la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19, “iba acompañado de una joven que le ayudaba a moverse, no sé si era su hija”, dice al lamentar el fallecimiento de un hombre que sí era de izquierda y así vivió en lo que hoy solo hacen de discurso de la austeridad republicana.

Un personaje peleado con el protagonismo y los reflectores, Rodolfo Gómez de la Paz cuando el destino era foco de la atención mundial más por el romance de los actores Richard Burton y Elizabeth Taylor en el rodaje de la mítica película “La Noche de la Iguana”, tiempos en que eran famosos los “divorcios a la mexicana” a los que recurrían estadounidenses para una fácil disolución del matrimonio. El fallecido abogado Gómez de la Paz intervino en la ruptura legal de Liz Taylor de Eddie Fisher, con quien aún estaba casada cuando vivió su romance con Burton en este destino turístico, “aún recuerdo una fotografía de Liz y Burton con el notario”, dice Gómez Bernal.

Al tiempo y la distancia, el periodista relata que a principios de la década de los 80, Gómez de la Paz abanderó a las izquierdas como candidato a presidente municipal, sin precisar si fue por el extinto Partido Comunista de México (PCM) o su predecesor el Partido Socialista Unificado de México (PSUM). Eran los tiempos del partido hegemónico, por lo que la candidatura de Gómez de la Paz por las izquierdas fue más testimonial que con posibilidades de alcanzar alguna posición en el cabildo.

Una fase de política partidista que dejó en el recuerdo y no le gustaba hablar sobre esa experiencia político-electoral y aunque no volvió al activismo político y menos partidista, Rodolfo Gómez de la Paz fue congruente a los principios de la izquierda de libertad, igualdad y fraternidad, a los que se apegó en su ejercicio del notariado, así como vivió en la justa medianía y la austeridad, murió este lunes en el Hospital Regional. Y así que sea recordado por la vida que vivió y no por la muerte que tuvo.

Descansa en paz, Rodolfo Gómez de la Paz.

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *