Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

Los acomodos en el tablero político rumbo 2021

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz 

 

Con la misma celeridad que el diputado Luis Ernesto Munguía González tejió alianzas e intimidó con los priistas ha ido perdiendo apoyos de militantes del Movimiento Ciudadano y uno de ellos es el regidor José Adolfo López Solorio. No es el único; el suplente de “el grinch”, Rodolfo Maldonado Albarrán también ha puesto distancia con el diputado.

Destacados cuadros del MC han abandonado el proyecto de Luis Munguía en tiempos decisivo para la definición de la candidatura a la alcaldía y diputaciones. El ex presidente del Consejo Municipal para la Discapacidad, Luis Alonso Bravo Amaral es otro que ha confiado a sus amigos sus desafectos al legislador local.

Lo interesante aquí es que mientras Munguía pierda apoyos, su antagonista, Diego Franco Jiménez atrae las mismas simpatías. “El grinch” se ha acercado a Diego Franco y por lo menos tienen acuerdos iniciales para ir juntos en el mismo proyecto rumbo al 2021. De acuerdo a la versión, los hermanos Maldonado Albarrán, Homero y Rodolfo, también se integrarían al grupo político liderado por el alcalde Arturo Dávalos Peña.

Homero Maldonado se desempeñó como regidor en el trienio 2015-2018 y aspiró a reelegirse al actual Ayuntamiento. Sus flirteos políticos con Ramón Guerrero Martínez, previo al acomodo de la planilla, le afectó de tal forma y quedó fuera de la planilla y consecuencia de ello se distancio del grupo político de Dávalos. Se integró al grupo de Munguía pero fue uno de los que se sintieron desplazados al arribo de priistas identificados al jerarca de la CTM, Rafael Yerena Zambrano y de Cesar Abarca Gutiérrez, éste último, candidato a la diputación federal por el PRI en las elecciones del 2018.

A riesgo de que el aludido lo niegue, otro individuo con fama pública de ser un luchador social, también abrazará la causa de Diego Jiménez. Se trata de José Rodríguez González, conocido como “El Chato de Los Ramblases”. Nos afirman que ha puesto distancia con Munguía y que para dar ese paso pesó en su ánimo ser suegro de Alonso Amaral. Hace por estas fechas, tres años atrás, Bravo Amaral se quejaba ser víctima de un despido injusto por apoyar a “el mochilas”, que reclamaba a Dávalos la candidatura a alcalde. Meses después fue reinstalado y en su seguida gestión, Dávalos le conservó la plaza laboral y en reciprocidad, le muestra lealtad a Dávalos y se desteta de Munguía y también de Ramón Guerrero.

“El Chato” es uno de esas personas que bien puede encajar en aquel grupo que suelen llamar “antisistema”. Por un tiempo se le identificó con el Partido Acción Nacional y nadie como él luchó para sacar del palacio municipal al PRI. Cuando Ramón “el mochilas” Guerrero se abrió camino con su incendiario discurso, el de “fuera los priistas corruptos” en el 2012, ahí estaba, codo a codo “con el mochilas”. Fue uno de los primeros que desde el corazón del gobierno mochilista se decepcionó del MC y para la elección del 2015 aceptó la invitación del abanderado tricolor, Andrés González Palomera intentaron oponerse al MC. Arturo Dávalos ganó y en su primera gestión de Dávalos dejó satisfecho al “chato”. Por lo menos eso se infiera. Al cabo de la justa electoral del 2018, en el MC se le ubicó en el proyecto de Munguía.

Podemos citar otros nombres de militantes del MC, algunos  en pláticas con Diego Franco, otras con preacuerdos para en breve integrarse al proyecto y, dentro del partido, jugar en contra de Munguía. Si Rodolfo Maldonado, desde su posición de regidor suplente de José Adolfo López Solorio, se desprende del diputado, entendemos que juntos tomaron la decisión. Que nadie se extrañe si, por razones de la misma  naturaleza, Sergio “el rayo” Rodríguez Zavala le dice chao a Munguía.

Ya corrió por meses agua del Cuale cuando supimos que las relaciones de “el grinch” con Luis Munguía no estaban bien. Al principio de la administración negoció personalmente apoyos a nombre de Munguía. Leal e institucional, se guardó su descontento. Desde el momento del reparto de espacios, allá por diciembre del 2018 mostró su descontento. Para diciembre pasado, allanado el proyecto por los priistas, fue notorio su distanciamiento. Cuestionaba la alianza política con los priistas, sobre todo privilegiarlos por encima de cuadros del MC que se integraron desde el 2012.

Para enero de este año, poco antes de la municipalización del Seapal, en este organismo, en planteles de bachillerato, en el Tecnológico y en las delegaciones del gobierno estatal, los nuevos amigos de Munguía, todos priistas, ocuparon la mayor parte de los espacios laborales.

“El chato de Los Ramblases” no estaba nada contento con Ramón Guerrero ni con Luis Munguía cuando el año pasado inscribió a muchos de sus amigos en el programa Jalisco Revive tu Hogar”. No les cumplieron con la entrega de material para construcción y como varios cientos se dijeron engañados. El ex secretario particular del “mochilas”, Oscar Pérez Flores y el jefe de la oficina regional de Programas  Sociales del gobierno estatal, Juan Calderón Ibarría también son de la lista funcionarios incumplidos. Como para reivindicarse, nada más ayer nos informaron que una brigada de funcionarios estatales recorrían comunidades rurales y ofrecían el apoyo para mejorar sus viviendas.

Tal vez a los hermanos Maldonado homero, Homero y Rodolfo, se les cuestione su liderazgo social. Vienen de una familia dedicada al comercio en la venta de artesanía y ropa de playa allá por Bucerías. En El Pitillal se habla bien de ellos. “El chato”, “el rayo”, Alonso Amaral, tal vez no muevan grandes multitudes. No pretendemos tampoco en darles esa definición en mucho menos colgarles falsas medallas.

Pero eventualmente, vale citarlos como ejemplos de la corrosión a la que ha sido sometido el proyecto desde el momento que decidió ponerse en brazos de sus amigos priistas. Él decidió dar ese paso y tocará a él evaluar riesgos y consecuencias. Debe él saber que construir un equipo político con base priista le ocasionaría desavenencias en su equipo base. Quienes se aventuraron a apostar por él, renunciaron a la posibilidad de integrarse al grupo de Dávalos con chamba garantizada. Cuando se repartieron las plazas, fueron desplazados por los nuevos amigos del diputado, jóvenes formados en el PRI. Se sienten indignados cuando Munguía prefiera rodearse de un Juanito Olvera, Susy Ortega, Elías Gibrán, “el güene” Marcial Carrillo, el Andy González, Asdruval Ortiz, Ramsés Palomera, Iván García Delgado, Lidia López, y otros.

Allá por diciembre vamos a saber si Munguía apostó correctamente. Se dice confiado que ha tomado las mejores decisiones y presume que él será el abanderado del MC a la alcaldía. Del otro lado, el grupo de Dávalos y quienes respaldan a Diego Franco se preparan para ir a la madre de todas las batallas. Minar el grupo de operadores naranjas es parte de la estrategia. En nuestra lista hay más nombres de militantes del MC desencantados.

Revolcadero

 

A propósito de programas sociales que impulsa el gobierno del estado, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez “desapareció” uno dirigido a mujeres vulnerables que hasta el año pasado se llamó “jefas de familia”. Prometió a los beneficiarios que sin falta cada mes se les depositaría cada mes la misma mensualidad, 1500 pesos por jefa de familia. Llegó enero y hubo depósito, pero después de febrero, nada. A mediados de abril, ya en plena pandemia, nos informó una beneficiaria haber recibido una llamada para pedirle otra vez los datos personales y le prometieron que el nombre del programa cambiaría a “líderes del hogar”. Y algo atractivo: ya no serán 1500, serán 1800 pesos la ayuda. Como lo importante era el apoyo, nadie reclamó la locura de cambiar nombre al programa. La semana pasada nos llamaron para decirnos que pues nada, que no se depositó un solo peso y siguen en espera. “Tanto dinero que ha pedido el Alfaro. Se están chingando la lana”, acusan.  En un grupo privado de whasapp, las jefas líderes de familia habían llamado a manifestarse esta semana en Guadalajara.******* Luego que la mañana del éste martes 21 se manifestaron por el malecón y frente a la presidencia municipal para obtener luz verde, dueños y gerentes de antros, bares y discotecas discuten con la autoridad local un acuerdo para trabajar en conjunto y avanzar en protocolos sanitarios para una pronta reapertura de los giros restringidos que deben ser autorizados por el gobierno del estado. Lo que está dicho es que esa reapertura se dará de forma escalonada. El secretario general del Ayuntamiento, Francisco Vallejo Corona compartió la preocupación para que pronto se reaperturen los establecimientos del giro negro pero aclaró que es facultad del estado y no del municipio. Sin embargo es fundamental se cumplan con todas las normas y medidas establecidas para evitar se active el “botón de emergencia” y retardar la reactivación económica local. ****** Y con la novedad que el Covid-19 nomás no afloja aquí en Puerto Vallarta. Bueno, para el más tonto de los consuelos, el bicho chino tampoco se doma en Jalisco y ni en todo el país. En este tropical rincón playero se contabilizan 1 mil 534 contagios. Los vallartenses fallecidos son 98. Tomatlán se mantiene en 1 positivos, Mascota ya suma 24, Talpa de allende 16, Cabo Corrientes 10 y San Sebastián del Oeste solo un caso. En todo el estado, hasta el martes 21, el conteo arroja un total de 23 mil 396 casos y un total acumulado de 1 mil 289 defunciones. A este total es justo restarle 33 muertos en Jalisco pero con residencia en otra entidad. Pero es en Bahía de Banderas son la situación es más preocupante. Ahí son 408 contagiados, un número per cápita varias por mucho superior a Puerto Vallarta, sobre todo considerando camas de hospital disponibles. El registro dice que son 35 los fallecidos al otro lado del rio Ameca.

Los artículos de opinión son responsabilidad exclusiva del autor y no reflejan la línea editorial 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *