Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

Conchas Chinas, una historia de conflicto y suspicacias entre claroscuros

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

 

 

El 5 de Marzo de 1990, la oficina local del Registro Público de la Propiedad formalizó la escritura pública número 6 784 y ese día nació la Asociación de Colonos de Conchas Chinas. Semanas antes, el 30 de enero, el notario público número 3, Guillermo Ruiz Vázquez certificó el acta constitutiva al comparecer “por sí” Lilia Ramírez García, Tari Linne Sigman Schoen de Bowman y Marcelo Natera Hernández con sus cuatro apoderados: Jack Thomas Warner, William T. Jakcson, Bonny Lynn Khristian Squire y Aubert  C. Dikes.

De los seis nombres destacamos el de Bonny Lynn Khristian Squire, una dama de la socialité patasalada de aquellos tiempos que se rozaba cuyo rostro estaba en todas las crónicas de sociales de los periódicos. Tres décadas después, suponemos que de Bonny Squire desciende un personaje que a últimas fechas ocupa la atención de algunos medios locales por su injerencia en la Asociación de Colonos de Conchas Chinas.

Algunos vecinos del exclusivo residencial Conchas Chinas han hecho llegar quejas en contra de quien señalan responde al nombre de Jeffrey Lynn Wright. De éste presumimos que  probablemente resulte familiar de Bonny Squire aquella exuberante dama de origen canadiense que hacia  vida social en un grupo entre las que estaba Eva Contreras Sandoval, alguna vez candidata a la alcaldía, regidora y senadora de la república.

Los interesados habían obtenido el permiso de la Secretaría de Relaciones Exteriores desde el 27 de noviembre de 1989, en cuya acta se incluyó una cláusula que hoy ha resultado polémica: la admisión de extranjeros en calidad de miembros de dicha AC.

El objeto social de la Asociación Civil es el siguiente: tratar de lograr un mejoramiento y conservación de la calidad residencial de la comunidad de Conchas Chinas, tal como fue originalmente establecido por el fideicomiso de Puerto Vallarta, en colaboración con las autoridades municipales, estatales y federales correspondientes, incluyendo los siguientes servicios: mantenimiento del servicio de alumbrado, y de las áreas verdes como jardines, calles y avenidas; setos de flores y el regado de los mismos, recolección de basura, señalamiento de calles y avenidas, reglamentación de letreros de empresas comerciales; limpieza y mantenimiento de aceras y pavimentos; sistema de agua potable, sistema de drenaje y planta de tratamiento; instalación y mantenimiento del servicio telefónico, mantenimiento de entrada y accesos; seguridad interna y cualquier otro servicio necesario”.

En la séptima cláusula del acta constitutiva se indica: “Para ser miembro efectivo de la asociación es necesario aportar la cantidad de 100 dólares o su equivalente en moneda nacional a/o ante la Asamblea General”.

Al parecer se trata de cuota de los 10 mil pesos que el Comité Ejecutivo se ha permitido imponer una cuota de aportación para lograr los objetivos. Es por ese cobro que los vecinos muestran su descontento pues desconocen cómo ni cuándo se aprobó por la asamblea de vecinos cobrar dicha cantidad. El equivalente de 100 dólares ya en pesos, al cambio actual, apenas supera los dos mil pesos.

De acuerdo al acta, todos los beneficios y privilegios de la Asociación son aplicables únicamente a los miembros efectivos. La asociación podrá excluir a quien haga uso de nombre social para asuntos personales y violaciones al contrato social de la AC.

En Conchas Chinas residen condóminos que muestran su descontento contra el señor por el maneja unipersonal la junta vecinal pero sobre todo porque falta a la obligación de mejorar y fortalecer las relaciones con los miembros, así como promover las relaciones con otras asociaciones similares, además de no brindar el debido mantenimiento al vecindario.

La Asociación de Colonos de Conchas Chinas procura informar a los vecinos de sus resultados y en su página digital hallamos el siguiente reporte: “el 18 de junio de 2021 miembros de la CCHA entregaron alimentos no perecederos al Comedor Bosques del Progreso (cocina) y Asilo San Juan Diego (para personas mayores). Un agradecimiento especial a Jaime y Ginger Aguirre por ayudar a entregar las cas de comida y as Don Sullivan por su continuo apoyo y generosa donación financiera a nuestra iniciativa. Cualquier persona interesada en donar a nuestra iniciativa puede enviarnos un correo electrónico a conchaschinas@gmail.com, o llamar a la oficina 322 222 5120 y preguntar por Marisol”.

Más allá de ser plausible la función social de dicha asociación, lo cual no es parte de su objeto social, la Junta ejecutiva de la misma se obliga estrictamente a cumplir funciones contenidas desde su constitución. Los recursos deberán destinarse para a través de mantener en óptimas condiciones calles y avenidas jardines, banquetas y aceras, para elevar la calidad de vida de los miembros de la junta vecinal.

La cuota de los 10 mil pesos por residente es vista como un “impuesto predial pirata” que causa  malestar por razones distintas, destino que muy pocos conocen porque no se ha dado un informa transparente del gasto de los ingresos. Los  quejosos señalan Jeffrey Lynn Wright, del que nadie lo sabe a ciencia cierta pero pudiera tratarse del apoderado legal de la junta vecinal.

En la página web de la CCHA se atribuye créditos, logros y labores en mantenimiento de calles, pavimentación señalización, poda de arbustos, limpieza de escombros, mantenimiento del alumbrado y banquetas. Todo ello forma parte de los servicios de que regularmente ofrece el gobierno municipal. Por lo tanto, la CCHA enfrentará problemas para justificar gasto de efectivo de sus ingresos por cuotas.

Servicios como de seguridad pública, agua potable, drenaje, recolección de basura, son servicios que cotidianamente otorga la administración municipal. Si Jeffrey Lynn Wright se los atribuye como gestión personal, nada se le podrá cuestionar. Si dispone dinero de la aportación de los miembros de la asociación de residentes justificando un gasto por servicios y mantenimiento, como algunos vecinos lo afirman, correrá riesgos de que le finquen malos manejos.

 

Revolcadero

 

La sesión sabatina del pleno del Ayuntamiento despertó las pasiones más candentes los instintos más sucios de los fanáticos de la cuatrote, que se sintieron ofendidos por el cuestionamiento de dos regidores, Luis Munguía y Carla Esparza. Munguía protagonizó un “face to face” con “el profe de los dieces”, Luis Michel aunque, a diferencia de los boxeadores, al final de sus rounds, no antes del match. ¿Que ocasionó aflorar la rabia de las granjas de bots?  Podemos resumir en lo más sencillo. Los regidores cuestionaron la opacidad con la que el gobierno que preside Michel Rodríguez maneja el tianguis navideño, su pista de hielo, trenecito y carritos, casitas de madera. Disgusto a los defensores de Michel que Munguía exhibiera el despilfarro del dinero del pueblo para financiar los “estorbos” en el malecón y se ordenó otra agresión digital contra el regidor verde. Munguía acorraló a Michel: “Usted conoce el monto de cada uno de esos accesorios que se están clocando indebidamente, ilegalmente, fuera de reglamento en el malecón. Le voy a preguntar por el costo de la pista de hielo. Usted conoce realmente cuánto costó la instalación y el servicio y cuantos días va estar esa pista en ese lugar”. Si bajo presión de un periodista, Michel no sabe ni el nombre de sus delegados municipales, normal que Munguía lo haga perder la memoria. A Michel y los morenos se les acabaron las excusas y el síndico, Juan Carlos Hernández Zalazar debió admitir que no se llamó a la Comisión de Adquisiciones para aprobar un peso de los milloncitos (3.6 mdp) erogados para “embellecer” el malecón y ofrecer entretenimiento y diversión a los paseantes*******Y como para que la cuña apriete tiene que ser de la misma madera, la segunda regidora por Morena, Carla Esparza Quintero no cesó en su empeño de pedir cuentas caras y justificación plena, de la jamaicada en el malecón, pero también de otros derroches, como los viajes a costa de erario público del alcalde y su comitiva, esposas de funcionarios, entre ellos el director del Seapal, Salvador Llamas, al Tianguis celebrado en Mérida, Yucatán. Por lo menos que se comprueben los gastos, informen del resultado-beneficios, exigió la combativa regidora Morena y de pasó, emplazó a poner un alto contra la violencia de género de que es víctima. Y como no se pueden defender con argumentos sólidos, se rehuyó el debate.*******En este último encontronazo de los regidores opositores con Luis Michel, este se sintió reconfortado y cobijado por la cargada femenina que apuntó sus baterías al regidor verde, Luis Munguía, preciosa oportunidad para gritar presenta la regidora Eva Griselda González Castellanos y granjearse todos los afectos de don Luis Michel. Sí, toda la afección. Para sojuzgar a Munguía lo cobró un adeudo de unos miles de pesos. El regidor ni se inmutó porque si de algo tiene concha es en ese tipo de cobros. Claudia Alejandro Íñiguez Rivera se voló la barda. Se sacó de la manda su “ley” y por ausencia de calidad moral, a Munguía le quitó derecho de pedir cuentas claras a Michel. No pues así vamos bien.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.