Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

Abismales actitudes que “no tienen madre” para encarar al Covid-19

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Con la expresión “no tienen madre”, el gobernador de Nayarit, Antonio Echevarría García no ocultó su malestar y repudio al tumultuoso arribo de turistas tapatíos a su entidad este fin de semana. Los vecinos de San Pancho, de Sayulita, El Novillero y otras playas, cerraron sus accesos a foráneos por considerarlos potenciales propagadores del coronavirus y un peligro para los habitantes.

En Nayarit, a iniciativa de sus habitantes, se instalaron filtros y “retenes” sanitarios para restringir el arribo a Bahía de Banderas y sus playas. El tráfico de personas a Puerto Vallarta se sometió a observación. Por los puentes del río Ameca, carretera 200, Paso del Guayabo y hasta por la presa derivadora “las gaviotas”, allá por Tebelchía, circularon el domingo toda clase de vehículos intentando llegar a algún poblado del vecino municipio. Por la noche se relajaron los dispositivos.

Todo tipo de acciones y medidas responde a una razón; las dramáticas decisiones procuran poner a salvo a los habitantes del contagio Covid-19. El gobernador Echevarría está seguro que por lo menos dos personas de Guadalajara que llegaron a Nayarit este fin de semana dieron positivo a las pruebas de contagio. Para obligarlos a regresar a sus casas, ordenó cerrar albercas públicas, casas club, playas, hoteles, restaurantes y hasta expendios de cerveza en algunos municipios.

Echevarría García también dijo haber enviado una carta a usuarios y administradores de Airbnb para enterarlos que policía estatal y Protección Civil se encargaran de revisar y clausurarán establecimientos que no cumplen las órdenes. Airbnb es una plataforma online que a través de Internet pone en contacto a personas que quieren ofrecer sus viviendas en alquiler, con huéspedes que necesita alojamientos temporales).

Los habitantes de Nayarit parecen reaccionar más allá de sus límites de tolerancia y recurren a medidas extremas, cual autodefensa a la invasión masiva de sus visitantes, que desoyen el llamado de los gobiernos, federal, estatal y municipal, de aislarse en casa.

La pandemia del coronavirus o Covid-19, ofrece diversas formas de responder al agresivo virus chino y comparado Puerto Vallarta y sus autoridades, con sus pares de Bahía de Banderas, o el gobierno de la entidad vecina, se observan diversos medidas y disparados estilo.

El gobierno de Arturo Dávalos Peña pondrá en marcha desde este miércoles 8 de abril, un programa de amplia cobertura alimenticia, llevando despensas a no menos de 7 mil 500 familias. El programa se diseñó de tal forma que los apoyos lleguen a los  más necesitados, sobre todo, que llegue lo más pronto posible a los hogares de las familias vallartenses. Se instalará un Call Center con dos de líneas, 178 8010 y 178  8000, con 40 líneas disponibles, para desde este martes atender a la ciudadanía y proporcionarle información detallada. Se les otorga un número de “cita con folio” y personal del DIF aplicará un breve examen socio-económico para constatar se trate de familias económicamente vulnerables frente a la emergencia sanitaria y ser merecedores de la despensa.

Con folio y visto bueno de los entrevistadores, se les asignará uno de los 21 Centros de Apoyo Alimentario (CAA) para ir a recoger su despensa. Asimismo se les entregará un vale para que pasen a recoger un kilo de tortillas al molino de su preferencia y así complementar la dieta familiar. El plan es hacer tres entregas de apoyo cada 15 días, periodo en el que los beneficiarios deberán recurrir al mismo procedimiento, llamar al Call Center y contestar el cuestionario de evaluación socio-económico.

Se constituyó un Comité Social Alimentario que diseñó cuidadosamente el programa de tal forma que la expedición de las despensas sea de diez personas cada media hora para evitar conglomeraciones. Se trata de repeler el Covid-19 y no exponer a los vallartenses al contagio en momentos que salgan de sus hogares por su despensa.

También este miércoles 8 de abril, el Seapal pondrá en marcha su programa de entrega de dos garrafones por semana a la semana en alguno de los 26 aguamáticos distribuidos en el municipio. En casos excepcionales, se podrán llenar hasta tres garrafones totalmente gratis.

Para conocimiento de todos, la siguiente es la ubicación de los aguamáticos: Mojoneras, Ramblases, Villa de Guadalupe, Magisterio, Coapinole, La Aurora, Infonavit, Ixtapa Centro y Tamarindos, Las Palmas, Cañadas, Ecoterra y Joyas del Pedregal. Asimismo, en la colonia Del Toro, El Progreso, Independencia, Portales, Floresta, El Ranchito, Oficinas centrales de Seapal, Lomas del Coapinole, Guadalupe Victoria, Las Juntas, Volcanes, Centro del Pitillal y Villa Las Flores.

Consideramos importante para los vallartenses la información que se concentra en los anteriores párrafos. Es un esfuerzo por paliar los problemas económicos que deberán acentuarse conforme avance el mes y se agravará en la probable prolongación de la emergencia sanitaria. Los casos de contagio se disparan y las autoridades de Salud auguran que en dos o tres semanas se pasará la Fase 3 y se implementaran medidas más rígidas.

Por cuestiones laborales, este lunes marcamos registro en el deteriorado edificio de la Fiscalía Regional. También acudimos a una cafetería en la zona de Marina Vallarta. Comparado a la semana anterior, ya es notable la ausencia de personas en restaurantes y de tráfico vehicular en las calles de la ciudad. Pero no es suficiente para erradicar la amenaza del Covid-19 y los contagios se multiplican en la ciudad, en el estado y en todo el país.

El sur de Nayarit, Bahía de Banderas, todas sus playas, son ejemplo claro que los habitantes de las grandes ciudades del occidente del país no asimilan la importancia de guardarse en casa y ser cooperativos en el gigantesco esfuerzo de ganar la batalla a la pandemia vía el aislamiento social. Vaya, no entienden ni comprenden el malestar de sus antiguos anfitriones que esta vez les han dicho “hoy, no son bienvenidos. Vayan a su casa y regresen en otra ocasión”.

Revolcadero

En Nayarit, este fin de semana se registró el décimo contagiado por el Covid-19. Resulto ser un vecino de la comunidad El Capomal, una comunidad situada a orillas de la carretera federal 15, con poco más de mil habitantes. El antecedente un mediato del contagiado es una visita a la fronteriza Tijuana. Nos llama la atención porque a inicios de la semana, el primero único fallecimiento fue una señora de edad avanzada nativa de la comunidad La Guásima del municipio de Acaponeta. Reparamos en tales casos como ejemplo de que los habitantes de las comunidades rurales no son inmunes a la cepa del agresivo virus. En los ríos y arroyos de Puerto Vallarta se registra un alto número de familias que acuden a pasar un día de campo a las aguas de los ríos. Por lo regular son familias de Las Juntas, de Ixtapa y otras comunidades rurales que no cooperan con el esfuerzo de quienes han aceptado el llamado a quedarse en casa.****** Parece curioso sean los nativos, los vallartenses, los más preocupados por la pandemia y que los extranjeros, residentes o turistas, estén empeñados en estar asoleándose en las playas de la ciudad. En la afamada Playa de los Muertos, los extranjeros rehúsan atender las recomendaciones del gobierno de aislarse en casa. Se trata de una turba de gabachos de edad ya muy avanzada, tal vez jubilados, que responden con agresividad a las invitaciones de guardarse en caso y atender la emergencia sanitaria ya declarada por el gobierno federal. Nos resulta curioso porque ya Estados Unidos y sus habitantes son el país que más sufre por el coronavirus, pandemia que ya adquirió ya tintes de total descontrol en algunos estados y ciudades como Nueva York. ******* El secretario de Salud en Jalisco, Fernando Petersen vaticinó que Jalisco pudiera alcanzar el gran total de 37 mil personas contagiadas por el Covid-19. Eso en peor de los escenarios, siempre y cuando los jaliscienses insistan en no cumplir las recomendaciones de aislamiento total, el llamado hecho desde el 15 del mes pasado. Si los habitantes desisten de salir de paseos y abandonan las calles, estimó el funcionario que la cifra pudiera detenerse en 16 mil 819 casos. De ese tamaño es la importancia de atender las recomendaciones, medidas que de atenderse significan reducir en la mitad los contagios. Con esos datos en mano, nos resulta hasta criminal la conducta de los tapatíos de salir de casa y visitar las playas.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *