* El impresionante cetáceo inicia su permanencia en aguas de la Bahía de Banderas

José Fernando Ortega

Diferentes prestadores de servicios turísticos informaron que ya están presentes en la Bahía de Banderas las primeras ballenas jorobadas, la “avanzada” que anticipa la presencia de cientos de enormes cetáceos durante los siguientes meses.

La bahía es un santuario de una gran variedad de especies y vida marina, en donde para muchos la ballena jorobada es la más significativa.

Normalmente cada año, de noviembre hasta abril, Puerto Vallarta tiene el privilegio de contar con el esplendor y la gracia de las ballenas jorobadas, que recorren grandes distancias en busca de la tranquilidad y calidez de las aguas del Océano Pacífico para el nacimiento de sus crías. Esta vez sin embargo llegaron antes y hasta diciembre inicia la temporada oficial de avistamiento.

Astrid Frisch Jordán, coordinadora nacional de la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas (RABEN) y quien encabeza la asociación civil Ecología y Conservación de Ballenas, manifestó que “nosotros estamos en los preparativos para recibir a las ballenas como es debido. Ya se han visto algunas ballenas en la Bahía, pero la temporada de observación inicia hasta el 8 de diciembre 2017 y terminará el 23 de marzo”.

Agregó que además ya se está organizando una práctica para los miembros de la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas equipo Bahía de Banderas y la entrega de permisos que tentativamente se llevaría a cabo el 30 de noviembre.

De acuerdo a biólogos que realizan investigaciones de estos mamíferos marinos en la región, las ballenas normalmente llegan con la corriente marina de California, la cual varía sus tiempos cada año.

Para la segunda quincena de este mes ya es normal la presencia de las primeras ballenas, cuando las aguas densas y las menos densas circulan una sobre otra, en el mar se hacen como ríos, entonces la corriente de California se convierte en una especie de río de agua muy densa que circula hacia el sur.

De acuerdo a información de la Secretaría de Marina, la temperatura superficial del mar en aguas próximas a esta región varía de 28 a 30 grados centígrados, sin embargo en torno a la Península de Baja California en la parte norte ya ha descendido hasta 18 grados.

Los especialista señalan que el tema del cambio del climático nos debe tener muy pendiente de qué es lo que va a pasar en el resto del mundo porque si los polos se están derritiendo están soltando agua fría, más densa, que va a tomar su lugar en las corrientes y puede hacer cambios de corrientes.