CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

El viernes pasado, 8 de septiembre,  arrancó oficialmente el proceso electoral 2018. En una jornada a celebrarse el domingo 3 de junio habrán de elegirse 128 senadores, 500 diputados federales y al Presidente de la República. En 8 entidades, incluyendo Jalisco, se relevará al titular del ejecutivo.

Días atrás los partidos PAN, PRD Y MC anunciaron haber llegado al acuerdo de armar un frente amplio opositor. No es un frente electoral pero aun así en Jalisco no fue bien recibido por el panismo. No asimilan ser obligados por sus dirigencia nacional “trabajar” para candidatos del Movimiento Ciudadano, quien sin duda llevará mano si el acuerdo se traslada más allá de un frente simple y compiten con igual candidato. La fórmula aplicará en Puerto Vallarta. Si van juntos los tres partidos, la coalición sellará el acuerdo en donde el MC pone al candidato a alcalde.

En realidad, mucho antes al viernes 8, infinidad aspirantes se mueven en calidad de “candidatos”. Muy pronto hallaron recovecos en las leyes electorales y se anticiparon a los tiempos marcados y adelantaron sus “campañas”. Y por lo regular, recurren a las redes sociales para promoverse en el electorado. En Puerto Vallarta hay abundan los ejemplos y con la mayor naturalidad confiesan en público. Les es demasiado fácil ampararse en el disfraz de la libertad de expresión, amén de aprovechar los vacíos de la ley.

En la antesala de las precampañas y de campañas la amenaza de la violencia verbal está más presente que nunca. Los promotores del odio están por asaltar las redes sociales, por hacer presencia en cualquier medio de comunicación. Las redes sociales, el “feis”, es su herramienta perfecta pues les permite ocultar su verdadera identidad.

Las redes sociales es el mundo virtual soñado para individuos que creen descubrir el “arma” de un periodista para atentar en determinado momento contra el candidato de sus preferencias. Ellos ya experimentaron por largos meses, otros por años, y sus ensayos los presumen como obras del periodismo crítico. Presumen desplazar al periodista de escuela y no tienen empacho en lanzarlos cotidianos retos. Ellos carecen de códigos de ética. De hecho, no saben ni tienen idea de que es eso. Son improvisados en el arte de escribir pero presumen ser expertos en la escritura y dominar como nadie el castellano. Pero solo exhiben su lenguaje cantinero.

Son los promotores del odio virtual y en Puerto Vallarta se multiplican. Dado su comportamiento y su protagonismo, se subdividen en dos grupos, los falsos periodistas y los políticos. Los dos se dicen críticos e independientes. Son todo lo contrario. Intentaron abrirse camino en otras actividades y de alguna forma son eternos soñadores del quehacer político. Es decir, ansían amasar “tesoros” materiales que el político profesional tiene entre sus bienes y eso lo anima a combatir publicaciones que empantanan su camino. Es ahí cuando ven al periodista de oficio y profesión como la amenazar para lograr sus metas.

Los promotores del odio toman decisiones en la más completa de las ignorancias. Se abren camino en el mundo del periodismo y cual modernos conquistadores tratan de eliminar al periodista por ser para ellos, no una competencia, sino una amenaza que les impide saciar sus instintos. Hay ignorancia porque demostrado está que periodismo es el peor camino para enriquecerse, para acaudalar fortuna. Vaya, ni siquiera es fácil vivir con cierto decoro. Son contados los casos de periodistas en condiciones de demandar un cobrar decoroso por su trabajo. Es probable que a estas alturas, a  esos aventureros del periodismo local les “caiga” el veinte de haber equivocado su camino. Eso sí, tienen frente a su otra oportunidad en el proceso electoral en puerta. Es ahí la oportunidad de cazar incautos y bolsearlos en despoblado. Son los “candidatos” improvisados la oportunidad deseada.

Observamos también el inusual activismo de político  romántico. Se mueven como si se trata de la última oportunidad de su vida. Apuestan un día todo a un proyecto y al siguiente día, sacan la bolsa y la apuestan a otro “candidato”. Les gusta decir “le voy al mono”. Se distinguen por presumir larga vida política y jamás haber cobrado un peso del erario público. Y es cierto, no faltan a la verdad cuando asumen que no maman chichis ni tetas del señor gobierno. Esa deberá ser la razón oculta, escondida y negada para erigirse como el aspirante inmaculado y a veces en el seguidor de tal o cual “candidato”, un voto y apoyo incondicional y sin compromisos de alguna chamba.

Tienen la herramienta ideal para hacer derroche de su independencia y autonomía a todo y ante todos. Se asumen víctimas de la intolerancia y de la histórica manipulación histórica de los medios tradicionales. Por eso se dan gallo disparando incendiarias críticas. Les indigna cualquier comentario pero ellos sí tienen autoridad para censurar lo que a sus ojos ven como riesgos y amenazas para sus fines y sus intereses. Al recurrir ellos al insulto y las injurias, muchas veces a las mentiras y calumnias, confirman que son entes vivos que cargan y arrastran la derrota de su vida.

El proceso electoral ya en marcha corre en riesgo de ser contaminado por esos promotores del odio. Son ejemplos que explican y ayudan a entender la preocupación de quienes impulsan propuestas para cerrar, por la vía legal, el paso a todo aquel usuario que ha hecho del insulto y la agresión, de la promoción del odio verbal. En la política y entre los políticos, la única opción es defender el debate. Si se le debe cerrar el espacio a quien profiera y prefiere el insulto, es tarea en la que ya trabajan los cerebros del “feis”.

En tanto, bienvenido los tiempos electorales. Son dos procesos concurrentes y el INE estableció sus tiempos: En un mes deberán registrarse coaliciones y en dos meses, el 12 de noviembre, inician precampañas, que podrán prolongarse hasta el 12 de enero. La tercera semana de febrero se registran candidatos a diputados, senadores y candidatos presidenciales. El primero de marzo inician las campañas. En Jalisco, a partir del 8 de diciembre se permiten actos para recabar firmas de apoyo a candidatos independientes a gobernador y cinco días después arranca precampaña para gobernador. Los independientes que aspiren a munícipe, y a diputado local pueden empezar a recabar firmas de apoyo el 28 de diciembre. El 2 de enero inician precampañas a munícipes y diputados. Todos los independientes finalizan sus actos el 6 de febrero. El 11 de febrero culminan todas las precampañas. La última semana de este mes se registran candidatos a gobernador, incluyendo los independientes y deberán arranca su campaña el 1 de marzo. El último día para registrar candidaturas a munícipes es el 25 de marzo.

Hay un favorito temporal a la presidencia de la República, Andrés Manuel López Obrador. Enrique Alfaro, del MC, se coloca en la punta de las preferencias electorales respecto al gobierno de Jalisco. Arturo Dávalos Peña encabeza las simpatías en Puerto Vallarta y buscará reelegirse. Otro  naranja, Ramón Guerrero Martínez es su peor amenaza. Sin embargo, a cuatro días de empezado el proceso electoral, ninguna victoria está ganada y ninguna derrota está cantada.

Revolcadero

El sábado pasado murió una señora al caer de la puerta de un camión urbano ruta a Las Palmas. De lejos vimos las escenas. El área había sido acordonada y el paso se bloqueó para vehículos. La señora subió metros atrás frente a la tienda Aurrera. Era la primera hora de la tarde sabatina y la unidad iba atestada. Con dificultades la señora subió pero no podía sostener por traer sus bolsas de la compra. El camión avanzó a velocidad moderada y al dejar atrás dos puestos de tacos, viró a su derecha y la doña no pudo guardar el equilibrio, resbaló y cayó al piso encementado. El único error del chofer fue no haber cerrado la puerta de atrás. Poncho, otro pasajero de la unidad, intentó resucitar a la pasajera. No pudo. En minutos la vida se le fue a la señora. Beto García estaba al volante del camión 183. Es sobrino del concesionario. Hace dos años registró un accidente con un borrachito. Ninguna referencia negativa tenemos del conductor. Quizá él sea víctima de lo estresante que es ser operador de urbanos en estas fechas. La escasez de unidades y la demanda de los usuarios obliga reducir tiempos recorrido y facilita tragedias como la de Ixtapa.****** Vaya domingo en Tepic. Nueve personas ejecutadas y ocho heridos. Los tepicenses atestiguaron por primera vez un ataque a diestra y siniestra a un bar. Como en las ciudades más violentas del país. La muerta reina por todas las colonias, calles y rincones de la capital cora. En tanto, nadie sabe en dónde está el gobernador Roberto Sandoval Castañeda. Ya está a días de entregar el gobierno a su sucesor, Antonio Echevarría García. Pero hace ya varias semanas dejó en el desamparo a los habitantes de la capital del estado. Allá por marzo les había dicho que él se encargaría de la seguridad pública. Si no está Sandoval, pues  no hay seguridad y los mandones son los matones. No son pues los robos a negocios, los asaltos al carrito de las sabritas, a los cocaleros. No. Son matones, pistoleros, sicarios, los que campean y son dueños de Tepic. El domingo hubo 9 muertos. Dos fines de semana hubo doce muertos. Los fines de semana son los mejores días para matar y morir. ****** En Ixtapa el ejido tiene una agenda festiva este fin de semana. El presidente del comisariado ejidal hizo una invitación pública a todos los ejidatarios para acudir a la plaza de la delegación en donde para el evento del Grito de Independencia. A las siete de la mañana se izará bandera en la misma plaza y luego habrá el desfile cívico que iniciará en la Guadalajara. En Ixtapa es una tradición el desfile de los ejidatarios en las fechas históricas más significativas.