Back to Top

Recuento de crimenes que enlutan a la clase política en la región

Publicado: Jueves, 28 Diciembre 2017

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Las fiestas decembrinas se enlutaron los paradisiacos rincones de la llamada Costalegre. La víspera de la Nochebuena y Navidad, asesinaron a un dirigente del Movimiento Ciudadano en La Huerta y a muy temprana hora de este jueves 28, mataron al diputado local y ex alcalde de Tomatlán, Saúl Galindo Plazola.

Son dos asesinatos sentidos en la clase política local. La Huerta fue parte del distrito con cabecera distrital en Puerto Vallarta hasta la elección federal pasada. Entre la elite del MC  era muy conocido Salvador Magaña Martínez, el coordinador en aquella municipalidad, en donde fue regidor en el trienio 2012-2015 y era considerado una de sus figuras más relevantes.

El diputado Saúl Galindo es acaso uno de los dirigentes más importantes del Partido de la Revolución Democrática el PRD, en la entidad. Su personalidad le hizo ganar adeptos entre la elite política jalisciense y particularmente en Puerto Vallarta, se ganó el respeto de propios y extraños. No fue ninguna casualidad que haya presido la Comisión de Justicia, una de las más importantes en el Congreso del Estado.

Semanas atrás los habitantes de las comunidades de  Costalegre jalisciense, entre miedo y con tibieza se atrevían a inconformarse por la presencia de las fuerzas navales. Hasta el presidente municipal del vecino Cabo Corrientes, Prisciliano Ramírez Gordián hizo pública su queja contra la presencia de los marinos. Sin embargo, tales posiciones iban a contrasentido con el interés mayoritario. Los marinos realizaron una batida por toda la costa del estado en donde algunos lugareños denunciaron haber sido sitiados por días. La presencia de las fuerzas militares fue más allá de la costa. Las brigadas subieron a las comunidades de la sierra y particularmente a rancherías de Tomatlán y su vecino La Huerta. A los militares les había llegado información de que en esta zona se guarecían importantes figuras de la delincuencia organizada.

Ni son ni por asomo dos ejecuciones aisladas de políticos de la región. Entre la región costera y sur de la entidad, donde se localiza La Huerta, Tomatlán y Puerto Vallarta, suman no menos de una decena de figuras públicas caídos en la cruzada y choque de fuerzas de gobierno y malosos.

Hace poco más de tres años mataron al alcalde panista de Ayutla, Manuel Gómez Torres y su escolta y jefe de policía. Ayutla es la tierra del diputado local, Ramón Guerrero, quien fue también munícipe de Puerto Vallarta. Por aquellas fechas, septiembre del 2014, ejecutaron al diputado federal, Gabriel Gómez Michel, que había sido alcalde de El Grullo.  En esta zona tiene fuerte presencia la delincuencia organizada reconoció el gobernador en su momento y hasta nombre le puso: Cartel Jalisco Nueva Generación.

Ningún municipio de la región ha estado exenta de la violencia que por unanimidad se le atribuye a la presencia de grupos de malosos. La repentina desaparición y jamás localizado, el regidor Humberto Gómez Arévalo es atribuible a razones de esta naturaleza. Eran los tiempos negros que gobernó la ciudad el ahora diputado Ramón “el mochilas” Guerrero. La desaparición que todos dan por muerte del “Beto del Infonavit” se le endosan muchos a “el mochilas” y esa una de las razones por las que le brotan rechazo en distintos sectores de la sociedad vallartense.

Allá por octubre de 2014 se reportó la muerte de Carlos Alberto Orozco Madrigal quien había sido alcalde del vecino Cabo Corrientes. Un año antes, en junio del 2013, también ocurrió lo mismo al regidor Juan Carlos Gordián cuando se dirigía de la cabecera municipal El Tuito, a la comunidad de Chacala a realizar ciertas diligencias. Pudiera ser coincidencia pero a Orozco Madrigal y a un acompañante los mataron también por la carretera federal 200, en jurisdicción de Tomatlán.

En los poblados rivereños de la costa jalisciense, desde Cabo Corrientes y Puerto Vallarta, hasta Cihuatlán, pasando por La Huerta y Tomatlán, los poblado platican fantásticas historias sobre la presencia de determinados capos del narco. Ahí está la fabulosa historia de la redada en Mayto y Tehuamixtle hace tres semanas a un personaje ligado a esos negocios. No se sabe si es cierto que atraparon a un pez gordito de apodo “el cuate” y que por varios días le extrajeron información.

Que se sepa, los sabuesos no han concluido, identificado o atrapado a algún matón. Ni siquiera identifican y han puesto nombre a determinado autor, intelectual o material. Ocasionalmente han puesto nombre al “cartel”.

Sí, lo que abundan son declaraciones públicas en donde destacan frases publicitaria y optimistas tendientes todas a perseguir y atrapar a los asesinos y aplicar justicia. Esta última semana, con motivo de las sonadas muertes del activista del MC y del diputado local del PRD, resonaron voces en el mismo tono. Bueno, hasta el fiscal general, Raúl Sánchez Jiménez se dejó venir desde Guadalajara para encabezar las diligencias en Tomatlán.

Saúl Galindo fue presidente municipal en el trienio 2013-2015 y antes, regidor del 2004 al 2006. Recientemente pidió licencia y se apuntó para ser candidato y buscar por tercera es la alcaldía. En su carrera en el servicio político hizo muchos amigos pero también enemigos, algunos de ellos subordinados en su gestión. Sin embargo no se supo de haber sido amenazado. Lo que si platican los vecinos de aquella municipalidad es la ocasional exigencia de los malosos a determinados políticos hacerse a un lado, declinar y desistir de buscar la alcaldía y otros cargos de elección popular.

De los hechos, las primeras actas contienen datos e indicios, algunos testimonios sobre la ejecución del político perredista. Se transportaba en una camioneta Ford Doble cabina color negro, acompañado de su hijo. Se dirigía su rancho El Coco, crucero de Tomatlán, rumbo a Puerto Vallarta. A la altura de las albercas El Mirador, lo alcanzó una camioneta blanca y le bloqueó el paso obligando a detener la marcha. Bajaron seis individuos, lo bajaron de su camioneta y lo mataron. Su hijo lo llevó al hospital de Tomatlán pero al llegar declararon su muerte. Con el plomo en su cabeza no tenía oportunidad de vivir.

Como asuele ocurrir en este tipo de sucesos, las fuerzas de seguridad pública, estatal y corporaciones federales, militares y marinos, hacen presencia y gala de su poderío. Nomás tanquetas falto por ver en las albercas. El fiscal Raúl Sánchez Jiménez prometió investigar y aprehender a los asesinos. Por desgracia, a falta de antecedentes, de resultados y de efectividad en rastreo de matones hay cero optimismo. Ojalá y los investigadores hagan lo que nunca hacen, investigar, rastrear y detener a los pistoleros y aclarar el crimen del diputado Saúl Galindo y del activista del MC en La Huerta, Salvador Magaña.

Es un clamor generalizado en pleno 28 de diciembre y no es broma.

Revolcadero

El doctor Maximilian Andrew Greig ya debe alistar maletas para irse una temporada y despachar en el cubículo ocupado hasta ayer por Saúl Galindo Plazola. Max Greig estudio medicina y se especializó en ortopedia y traumatología  e inclusive ha realizó un postgrado en medicina de lesiones deportivas en Edinburg. De su trayectoria podemos destacar haber sido rector del Centro Universitario de la Costa, el CUCosta de Ixtapa, de la Universidad de Guadalajara. Al cabo de una desgracia, no es esa la mejor forma de llegar al Congreso del estado pero le toca a Max Greig.****** En la última semana, la militancia de Morena y también la del Movimiento Ciudadano se ha ruborizado al dar cuenta de la versión, jamás confirmada y siempre negada, de que el diputado local del MC, Ramón Guerrero Martínez salta de su partido a Morena. Mucho se teme que se trata de una historia inventada por leales a “el mochilas” en una deliberada “extorsión política” a los dueños del MC para obligarlos a dar marcha atrás a la intención de nominar a Arturo Dávalos candidato del MC a la alcaldía. Todo indica que el propio Enrique Alfaro sabe que se trata de un burdo chantaje en razón de que Morena no tiene intenciones de aceptar y postular al de Ayutla. Nuestros amigos de Morena nos han repetido lo mismo, “No es cierto, pero si eso ocurre, nos vamos der Morena” nos dijo un morenista de hueso colorado. Seguro estamos que el grupo de Héctor Gallegos y Roberto Ascencio haría lo mismo.****** Hace ya varios meses consignamos en este espacio que el vínculo de unión de Ramón Guerrero con Morena le viene vía Ricardo Monreal. Los seguidores del Mochilas reiteran que su grupo apoyó con mucho dinero a Ricardo Monreal en su campaña para ser delegado en el DF y que es éste quien aflojó a AMLO para aceptarlo. Y que volvió a ofrecer más dinero, mucho dinero, para gastarlo en Morena. Sin embargo, a esta historia le hace falta un mejor guión. Lo único cierto en esta maraña es que Ramón Guerrero rompió el acuerdo inicial, aquel de apoyar a Enrique Alfaro a ser gobernador, respaldar a Arturo Dávalos en le reelección e intercambiar carriles Luis Munguía y el propio "mochilas". Faltan días para saber el último apunte del guión de la telenovelona naranja.

 

 

Los dueños del PRI definieron rutas de Abarca y Roberto

Publicado: Miércoles, 20 Diciembre 2017

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Al momento de saber el desinterés y la inmediata declinación de Arturo Zamora Jiménez a buscar la candidatura gobernador, el gobernador Aristóteles Sandoval Díaz, asumió el control político de su partido. El equipo de José Antonio Meade, el candidato presidencial tricolor, le fijó líneas y criterios generales para seleccionar candidatos y en cascada cayeron piezas consagradas. Uno de ellos fue Cesar Abarca Gutiérrez, acá en Puerto Vallarta.

A más de una semana del fatídico “martes negro”, el mero día guadalupano, todavía se siguen preguntando qué pasó con hijo predilecto de El Pitillal, con César Abarca, quien desde la dirección general del Seapal se labró una sólida plataforma que lo catapultó al pico más alto de los aplausómetros de popularidad.

A cuentagotas brota información que explican parte de lo ocurrido. Fue el gobernador Aristóteles Sandoval quien tomó la decisión. El rechonchito, Francisco Ayón y él armaron el tinglado, seleccionaron y eliminaron perfiles y ordenaron quién debería inscribirse en el proceso local interno. Para el caso Puerto Vallarta, tomados los acuerdos, “bajaron” la información a otros don personajes, al dirigente del partido, Carlos Pizano y a Miguel Castro Reynoso, el que para ese martes 12 ya había sido el único en registrarse por la gubernatura.

A la víspera de los registros, Roberto González Gutiérrez estaba en Guadalajara con el plan de registrarse. Cuando acudió a las oficinas estatales del partido le dijeron con toda claridad que “Puerto Vallarta no está definido. El acuerdo sale esta noche”. El funcionario partidista dudaba en entregarle el simbólico escrito de ser un militante con sus derechos vigentes. Cualquier priista con intenciones de participar en un proceso interno, sabe que si hay “línea” se les ingenian por todos lados para negarle la constancia de priista.

Cuando Roberto se vino a Puerto Vallarta la misma noche del lunes 11, probablemente se cruzó en el camino con Cesar Abarca. Éste fue llamado “por el partido”. Roberto había logrado reunir firmas suficientes de consejeros políticos y estar preparado con requisitos para anotarse. Antes de las diez de la mañana recibió la noticia. Fue el gobernador Sandoval quien personalmente le instruyó a tener todo en regla y acudir a registrarse. Le adelantó que le hablarían los demás priistas. Cesar Abarca también se comunicaría para ponerse a las órdenes. Gustavo González Villaseñor se encargaría de “jalar” a Andrés González Palomera. Éste se resistía y prefirió perder varias horas en un paseo por el malecón. Aunque tarde llegó al edificio de la calle Río Grande y se solidarizó con el ya precandidato único. Casi coincidieron en tiempo con César Abarca, quien del aeropuerto bajó del avión, se trepó a una camioneta y se fue directo al partido y en presencia de Gustavo y de varios periodistas, le alzó los brazos  a González Gutiérrez.

Todo lo anterior es una historia de alguna forma conocida entre la clase priista. Asumen que ha sido aceptado como un “candidato de unidad” y las expresiones de rechazo son apenas eso, opiniones personales mínimas y aisladas que de ninguna forma reflejan el sentir del priismo vallartense.

En todo esto hay un sentir unánime en cuanto a las interpretaciones y razones de “la línea” aplicada en la selección de candidatos. El candidato presidencial, José Antonio Meade no era el aspirante más popular y su nominación en todo caso se basa en su perfil. Arturo Zamora no estaba descartado pero hallaron puntos negativos y cuando le propusieron hacerse a un lado lo hizo gustoso. Así salió Miguel Castro Reynoso que a diferencia de Zamora, su trayectoria ha sido intachable y su perfil se antoja más ganador que el resto de aspirantes. Con esa gama de atribuciones por hallar en el portafolios, las decisiones llegaron a Puerto Vallarta y al cotejar puntos negativos, notaron ventajas de Roberto Gutiérrez sobre Cesar Abarca. Con fama de académico y alejado del perfil del político tradicional, los dueños del partido concluyeron que Roberto González se acerca más al perfil del candidato que el PRI necesita para las elecciones concurrentes de julio próximo.

En la búsqueda de candidatos en Jalisco se impuso el perfil del priista distante del priista clásico y tradicional. César Abarca estaba bien posicionado, arriba de cualquier otro precandidato, pero al identificarse y asociarse con priistas de alto porcentaje de “negativos” se creó desconfianza entre quienes tomaron la decisión. Seguía siendo el “plan a” y consentido del gobernador pero éste entendió las instrucciones dadas desde el equipo del candidato presidencial y las aplicó.

Después del “martes negro” Cesar Abarca regresó a Guadalajara y atendió por dos días asuntos del partido. Allá lo localizamos pero siempre nos negó estar discutiendo o negociando una candidatura. “Sí, son cosas del partido y refrendo que estamos al cien con Roberto”, nos dijo. Jamás dijo si aceptaría coordinar la campaña de Roberto y asumiría la coordinación de la campaña de Miguel Castro en el municipio, tareas que ejecutó para Aristóteles Sandoval hace seis años.

Después del registro de Roberto González corrieron varios rumores y algunos tenían que ver con César. Lo colocaban como candidato a diputado federal y hasta una promoción a un alto cargo al lado de Aristóteles. “Lo van a cuidar, porque esta elección está perdida” opinaron varios en redes sociales.

Si el día de los registro la noticia del no registro de Abarca causó asombro e incredulidad, a muy temprana hora de este miércoles 20 se repitió otro notición. En la oficina principal del Seapal, Cesar Abarca reunió a su equipo gerencial y les avisó que ya había presentado su escrito de renuncia. Al difundirse la misma, también hubo incredulidad y acrecentó las confusiones respecto al futuro que loe departa al político de El Pitillal. No atan la decisión de declinar a la candidatura, tampoco su separación del Seapal con una próxima y tercera decisión. Eso de cuidar a su “mayor  prospecto” ya no encaja con nada. “Si desistió de la alcaldía, va pa diputado federal” nos decía un amigo priista. Sin embargo todo es incierto. La confusión no se apaga y ni César ni los dueños del partido lo aclaran. En todo caso, aumentan las expresiones de enfado y las mentadas a los notables del partido. “Sentar” a Abarca es para sus seguidores una burda imposición, una decisión ejecutada y negociada en favor del Movimiento Ciudadano.

El único que atina a reaccionar en la oscura penumbra que sus dueños construyeron en el proceso interno, es Roberto González. De alguna forma se les ingenió para hacer su trabajo y neutralizar cualquier intentona de rechazo a su virtual candidatura. Mucho le ayudará a él que el partido nomina a un priista local y recompensar de esa forma la decisión de postular a la alcaldesa de Talpa de Allende, la maestra Violeta Becerra Osorio. Al candidato a alcalde del puerto en nada le ayuda hacer campaña al lado de un candidato a diputado totalmente desconocido como lo es la maestra talpeña. El padrón electoral de Talpa representa poco más del siete por ciento del padrón distrital; eso no es nada cuando aquí viven casi tres de cada cuatro electores. En todo caso, le vendría de maravilla nominar al mismo Cesar Abarca y sería el primer en aplaudir. Si la jugada es esa, desistir de la alcaldía y separarse del Seapal para ir por la diputación federal, el “candidato de Unidad” a alcalde, se convertirá en el porrista número uno de César Abarca.

Revolcadero

Quién sabe de dónde salió pero todo el día se escuchó el rumor de que Ramón Guerrero “ya amarró con Morena”. Dirían los iniciados en el tema que esa historia ya es vieja pero hay argumentación para actualizar el cuento mochilista. Que a quienes se le oponen en Morena les alega el señor que él será registrado por el Partido del Trabajo, y que en la alianza ya negociada el PT lleva mano para postular y registrar al candidato. Y confirme los principios de la susodicha coalición, la cual no es oficial al momento de surgir el rumor, si el PT tiene el derecho de decidir quién es el candidato, ningún morenista podrá objetarlo. Al contrario, todos los morenos, incluyendo Roberto Ascencio y Héctor Gallegos, estarían obligados a aplaudirle. Claro, para que ni Gallegos ni Roberto Ascencio se asusten, no hay nada oficial. Ayer consultamos a un amigo moreno con línea directa a la familia tabasqueña, López Obrador e hijos, que nada, que va una mujer y que esta fue decisión de la Polevsky. Se nos aclaró el punto y, necio que somos,  repreguntamos, tons, que va Gallegos? Anotamos la respuesta: “Cómo, a poco sigue terco allá en Vallarta. Bueno, ese amigo no entiende. Es una mujer. Por orden de la polevky”. Ya encarrerados, consultamos a otro amigo, éste vallartense de cepa, y nos dijo: “La verdad, dejamos el partido si entra el mochilas”.****** Carlos Álvarez, “el serranito” para los amigos, es el nuevo presidente del ejido de Ixtapa. En las elecciones de la tarde del martes se impuso a Marco Antonio Ortiz Fernández por un margen estrecho que no dejó de causar cierto asombro. Se estimó que aplastarían al apodado “Cepillo” Ortiz sin embargo, la diferencia fue de apenas ocho votos. El conteo arrojó 113  votos para la Planilla Verde, la de “el serranito”, mientras que la Planilla Roja”, la de Ortiz Fernández sumó 105 papeletas. En la anterior elección, la diferencia había sido de seis votos. Hubo comentarios de reparto de dinero der parte de “los colorados” que si hubo, esa compra de votos no les alcanzó para ganar. Sin embargo, la elección dejó en claro la profunda división, en partes iguales, en ese núcleo ejidal. Toño Ortiz “el cepillo”, es compadre de “el Serranito” pro apenas escuchó el cómputo y con su gente buscó la salida del recinto agrario y abandonó la asamblea. ****** Y bien, que al frente del Seapal, a la salida de Cesar Abarca, se queda Gilberto Fernández. De éste señor hablan maravillas y desde su llegada, se le conoce como el brazo derecho de Abarca. Y ha sabido tejer buenas relaciones políticas pues para empezar  siempre tiene disponible si “quinta” campestre, allá junto al río Pitillal, en el mero corazón de Playa Grande. Vamos a esperar que ocurre con los aguamáticos, los bebedores escolares, los bebedores públicos, legado de Abarca a su pueblo. Y claro, también hay incertidumbre por el destino de los gerentes pues a horas de la noticia, varios de ellos se hicieron ojo de hormiga. Nos reportaron que uno de los perdidos era “el gío”, Jorge Luis García Delgado. Lo buscamos y en efecto, como que anda asustado que ni la llamada telefónica nos aceptó. Y tan alegre que es el chiquirrirín. Como que don Rafa Yerena, ya le dio su jalón de greñas.

 

 

Se acomoda tablero político rumbo al 2018 en Vallarta

Publicado: Lunes, 18 Diciembre 2017

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

El fin de semana, un buen amigo nos pidió “examinar” el escenario político local y sus “candidatos”. No sin halagos explicó que la información de los periodistas es relevante en una etapa de intensa confusión propiciada por la proliferación de aprendices de político y de aspirantes a la presidencia municipal.

Bien, para empezar es anticipado hurgar en las intenciones del electorado en razón de no haber candidatos. El gobernante Movimiento Ciudadano, un factor clave en el proceso local, no resuelve todavía quien será su abanderado.  Si acaso el Partido Revolucionario Institucional tiene en Roberto González Gutiérrez a su virtual candidato. En términos legales solo hay precandidatos y como en el ejemplo del tricolor, al apuntarse a su proceso interno solo Roberto González se considera ya futuro candidato.

Entonces, solo el PRI y el MC han dado color respecto a su candidato. El resto de los partidos a duras penas ha hecho público sus convocatorias para elegir o seleccionar a su candidato. La Ley Electoral del Estado ya abrió su periodo de precampaña, una etapa de 40 días, que culmina la segunda semana de febrero.

El Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, tiene su propio proceso y ha recibido la solicitud de registro de al menos tres aspirantes; uno es el infaltable Héctor Gallegos de Santiago. Animadas por el acuerdo inicial  de postular a una mujer, se apuntaron dos damas, Sara Mosqueda y la química Carrillo.

El Partido Acción Nacional, hasta antes de esta elección ha jugado un rol preponderante pero hoy está condenado a ser simple comparsa del resto de los dos principales competidores, el MC y el PRI. El panismo se aproxima a una decisión de la elite estatal, la vergonzosa decisión de imponer al candidato desde “el centro”.

Nos han dicho que en cualquier momento, antes de finalizar el año, el MC tendrá a su candidato. Lo tomamos con reserva pues si algo hay entre los naranjas es la abundancia de rumores. Sin embargo, podemos advertir que si hay humo blanco la decisión privilegiará a Dávalos y si se prolonga a la fecha consagrada en la convocatoria, el 17 de febrero, significa que el proceso se complicó. Aunque son tres aspirantes, Ramón Guerrero, Arturo Dávalos Peña y Juan José Cuevas, la disputa real la protagonizan los dos primeros. “El Peri” Cuevas parece pretender jalar reflectores y le hizo al tío lolo al apuntarse a un proceso interno en donde no tiene ninguna posibilidad.

De la decisión por adoptar en el MC depende el futuro del resto, pero particularmente del priista Roberto González. Es unánime el sentir de los vallartenses, de ser Dávalos el político local más popular y mejor aceptado. No hay encuesta conocida ni por conocer donde se coloque al actual alcalde en un sitio distinto al puntero. Sin embargo, dentro de su partido un sector no lo considera como tal y lo combaten con fiereza. Son las huestes leales a Ramón Guerrero y al diputado federal, Luis Ernesto Munguía González, los que juntos armaron un bloque opositor a Dávalos.

Los priistas tienen sus veladoras encendidas y elevan oraciones a la divinidad a fin de que el MC designe al de apodo “el mochilas”. Cualquier priista sabe que el camino único a la alcaldía es “la y griega”, por un lado, la quiebra interna del MC y por la otra opción, la imposición del “mochilas” y la inmediata rebelión de las fuerzas leales a Dávalos.

Para ser más claros, si el MC prefiere a Ramón Guerrero desde adentro y por fuera se azuzará a los naranjas y a todos los vallartenses a unirse y combatir para echar fuera del municipio al político de Ayutla. Discretos, ya circulan iniciativas en aquel sentido. Si el MC se equivoca y deja fuera a Dávalos, esos miles de ciudadanos, muchos autoproclamados “patasaladas” auténticos voltearán sus ojos en la búsqueda de un proyecto con ciertas afinidades capaz de ganar al MC de Ramón Guerrero. La iniciativa que aún no cuaja también es emprenderá contra Enrique Alfaro, “por fallarle a Puerto Vallarta”.

Con un PAN sin proyecto ni candidato, tampoco con propuestas de acción ni de gobierno se pensaría en los candidatos de Morena. Pero los vallartenses asocian a ese partido, no con Andrés Manuel López Obrador, sino con individuos como Héctor Gallegos, a quien le cargan todo tipo de lastres y lo afaman de golondrino y un político de insaciable voracidad que no halla su identidad.

Estamos de acuerdo que Roberto González tiene posibilidades y en buena medida incremente su porcentaje en la división de los naranjas. El sueño dorado del académico es ver al MC imponer a “el mochilas” y enseguida él invocar a los seguidores de Dávalos. Un escenario como este colocaría al priista en los cuernos de la luna. Los opinadores de colonia más optimistas nos apuestan que Dávalos mueve por sí solo al menos dos decenas de miles de electores a su causa. Las dos últimas derrotas del PRI han sido por unos cuantos miles de votos, no más de cinco mil. Un discurso oportuno y la incisiva persuasión es una herramienta capaz de mover conciencias. Quizá solamente sea necesario el uso y el momento ideal, el mensaje con el tono medido para crear una revolución electoral del potencial similar al armado por el mismo “mochilas” en el 2012.

Las encuestas dan elevados porcentajes de “puntos negativos” a Ramón Guerrero. Sucede que no se trata de inventar cuentos negros contra el ayutleco. Hay tantas interrogantes en el entorno de Guerrero que no es necesario recurrir a campañas cochinas ni sucias como él acusa. Nadie con mediana sensatez desea regresar al terrorismo con el que gobernó Guerrero; con él se perdió una vida, la del regidor Humberto Gómez Arévalo. No se conoce periodista que clama por las sesiones del Ayuntamiento en la oscuridad de la noche o en el amanecer del día. Nadie olvida esos millones de pesos que se perdieron en el “moderno” sistema de riego de la avenida principal. Tampoco se escuchan gritos de vallartenses implorando del retorno del “mochilas” para que, como ya vendió 18 propiedades públicas, ahora oferte en venta las demás propiedades del municipio.

A la empresaria Luz María Torres y su pareja, Federico Arreola, les pudiera ir muy bien y, como el cantante Alejandro Fernández, estarían ante la oportunidad de “negociar” la concesión de sus estacionamientos. Alejandro Fernández le invirtió poco más de 17 millones al estacionamiento debajo de la plaza de El Pitillal. Esto en el gobierno de Gustavo González Villaseñor (2004-2006) y ya daba por perdida su inversión cuando llega Ramón Guerrero y le ofrece “pagar” su inversión. El gobierno municipio incumplió un convenio con la empresa de Alejandro Fernández Tecnología en Proyectos Inmobiliarios, S.A. de C.V. y convencido de no haber “negocio” con su estacionamiento En El Pitillal va a los tribunales. Un juez civil resolvió la sentencia 1116/2008  y ordenó al ayuntamiento pagar 24 millones 600 mil de pesos “por daños”; además, de otros 4 millones 866 mil pesos “por prejuicios” y 2 millones 946 mil pesos “por gastos y costas”. Con eso se daba si le pagaban el hijo de Chente. Una vez hizo una oferta al alcalde en ese entonces, Javier  Bravo Carbajal: “nomás págame lo que invertí”. Eso debió ocurrir en 2009. Cinco años después Ramón Guerrero “negoció” el pago de esa deuda. Sin embargo, no pagó la cifra del mandato del juez. Pagó en total 123 millones de pesos. Restando la cifra dictada por el juez, Fernando de Alba Paredes, en cinco años pagó 91 millones 344 mil pesos de intereses. Quien desee, haga sus cuentas y sumas y obtenga el interés anual pagado por “el mochilas”.

A los priistas se les ha endilgado fama de corruptos. Quizá  algunos lo sean pero no todos. Contra eso luchará Roberto González. Pero si se trata de comparar, si el MC nomina a Ramón Guerrero, con la pregunta de quién es más corrupto, habrá un punto de comparación. Si Javier Bravo no quiso pagar una deuda que consideró tuvo origen indecente y “el mochilas” la pagó y quintuplicando al pago, nosotros entendemos que Ramón Guerrero es cinco veces más corrupto que cualquier alcalde priista.

Revolcadero

El fin der semana nuestros amigos de Morena celebraron su posada navideña. Hubo una ausencia notoria, la del ex regidor panista Héctor Gallegos. Mereció una severa crítica del coordinador distrital, Bruno Blancas. Por primera vez hizo público que el ex promotor de Ramón “el mochilas” Guerrero está enojado. Gallegos se niega aceptar el acuerdo del partido, el de postular a una mujer como candidata a presidenta municipal. Gallegos está empecinado a ser el candidato y pone en riesgo la unidad. Se molestó cuando el partido le dio entrada a los registros de dos damas, la química Laurel Carrillo Ventura y Sara Mosqueda. No sabemos si Gallegos ya sintió pasos en la azotea o confirmó la preferencia por una mujer. Conocemos poco a Sarita Mosqueda y a Laurel Carrillo. Pero sabemos de ellas lo suficiente como para sostener que poseen un perfil totalmente opuesto y diferente al de Gallegos. El contador es un elemento del que podemos decir es un político profesional. Otros lo definen a ciegas como un grillo y ya. Sin embargo, arrastra fama de conflictivo e inestable, un tipo de temperamento irascible capaz bajarse y abandonar el barco sin importarle la tripulación. Así, con la mano en la cintura salió del PAN, se fue al MC, regresó al PAN y acabo por abrazar a medias la causa morenista. A la gente vinculada a la elite de su nuevo partido ya la está cansando. En el equipo de Carlos Lomelí, el virtual candidato a gobernador, ya están enfadados de soportarle sus desplantes. Se le olvidó a Gallegos que Lomelí es el padrino de las química de Jala.****** Por cierto, de Guadalajara llegaron noticias el fin de semana. Enrique Alfaro Ramírez anunció la tarde noche del domingo que ya se aparta de la alcaldía y se queda en su lugar, Juan Enrique Ibarra Pedroza. En su madurez política, el hijo predilecto de Tototlán ver cumplir su sueño de ser alcalde de Guadalajara. Fue por eso que se salió del PRI para iniciar un recorrido por el PRD y el MC.****** Nos reportaron la presencia de Cesar Abarca Gutiérrez  en Guadalajara casi toda la semana. Allá gritó presencia desde la mañana del martes 12, el día de las registros de aspirantes a munícipes. Al siguiente día regresó y literalmente consumó su estancia en la perla tapatía. Cuando nos reportaron que allá se paseaba y confirmamos que estaba por tarras partidistas, preguntamos a él y a su equipo razones de aquella estadía. Nos confirmado lo ya sabido, que estaba comprometido al cien con Roberto González, el virtual abanderado tricolor. Nos negaron cualquier aspiración con candidaturas como la diputación federal y otras. Sin embargo, algo no encaja ni nos cuadra en todo eso. Quizá solamente destacar el esfuerzo de Abarca por estar ahí en momentos que le son difíciles. Otros le llaman disciplina y tal vez eso sea la clave. ******* Nuestros amigos del ejido Ixtapa, los que compiten por el comisariado, cerraron campaña el domingo. La asamblea electiva se realiza este martes. El grupo del actual comisariado, Zeferino Ramírez Colmenares atiborró La Terraza de Toña Hernández y concluyeron que doblaron a los “contras” en número de asistentes. Lo que sea pero los “padrino” de Carlos “el serranito” Alvarez le respondieron al ponerle en la mesa regalos costosos sorteados entre los ejidatarios leales a la causa. Con reportes de los “infiltrados” en la fiesta de Marco Antonio Ortiz Fernández, el de apodo “el cepillo” confirmamos la corazonada de que “el serranito” ganará en la elección de mañana. El evento de “los verdes” fue a reventar y nos llamó la atención un invitado especial, el regidor Eduardo Martínez del que nos dijeron fue en representación del alcalde, Arturo Dávalos Peña. Tan seguros están de ganar “los chéferos” que ya contrataron al Mariachi Navidad de Mascota ahí en el feudo de Toña. No se nos olvida que el padre Nacho les entregó un reconocimiento por los apoyos del ejido a su iglesia de La Talpita. Ya sino; ese pergamino vale el terrenito regalado por la entrada Mojoneras. Y como para darles un último empujón, el cronista de la ciudad, profesor Manuel Gómez Encarnación tomó el micrófono y le lanzó piropos al “Chéfero” Ramírez, diciendo que pocos como este comisariado han trabajado para el pueblo. De “El Serranito” rescatamos su compromiso de dar seguimiento a la agenda de trabajo de la actual mesa directiva y destacó que ese trabajó quedó a un 890 por ciento de concluirse.

 

 

PRI cerró la puerta a Abarca y se disciplina con Roberto

Publicado: Martes, 12 Diciembre 2017

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Ya entrada la noche del lunes, cientos de vallartenses vieron peregrinar a Cesar Abarca por la calle Juárez rumbo a la iglesia de Guadalupe. Cumplió al lado del personal del Seapal y familias y se retiró a su casa. Amaneció en Guadalajara para cumplir el llamado de su partido el PRI. Sin rodeos le ordenaron no acudir a registrar su precandidatura y por atención le avisaron que Roberto González Gutiérrez sería el abanderado.

Los amigos de Abarca Gutiérrez nos cuentan que hasta la noche del lunes todo estaba igual. Si bien no hicieron planes, todo el equipo de colaboradores en la paraestatal esperaban indicaciones de su registro. Por la tarde, todos estaban en shock.

Pero no solamente los amigos de Cesar han sido impactados por la decisión de los dueños del partido de cerrarle la puerta a quien a vista de media ciudad es catalogado el priista mejor posicionado del momento. La clase política local busca explicaciones del por qué el PRI hizo a un lado al director del Seapal. También se pregunta qué poderosas razones llevaron a la virtual nominación de Roberto González. Las respuestas están lejos, en las oficina del partido allá en Guadalajara. Acá, en la calle Colombia y Nicaragua, en la oficina central del edificio de la CTM, el jerarca obrero Rafael Yerena Zambrano, también tiene sus explicaciones.

Apenas había pasado las diez de la mañana, ayer martes, cuando don Rafael Yerena habló por teléfono a sus principales operadores políticos y les dio instrucciones precisas: “Hablen con Roberto y pónganse a sus órdenes para su registro. Él va a ser el candidato, Cesar no”.

Nadie desobedeció al viejo líder cetemista y cumplieron a cabalidad sus órdenes. Roberto González a esa hora seguí en un restaurante. Contestó cada una de las llamadas, los escuchó y con educación también se puso a sus órdenes. No había necesidad de discutir tantos detalles para el registro de su precandidatura. Todos los priistas con descendencia cetemista, alegados a “Don Rafa” estaban puntuales en el único registro en la Comisión Municipal Electoral.

Preguntamos a dos amigos priistas, cetemistas de cepa, si supieron en donde estaba Yerena cuando los llamó. Nadie supo a ciencia cierta si el dirigente regional y estatal de la CTM, el diputado local, estaba la ciudad o cumplía sus tareas legislativas. Uno de ellos nos dijo no saberlo pero que probablemente estaba en Guadalajara.

En el rastreo del camino andado en las horas previo de Cesar Abarca se buscan respuestas a la interrogante de qué ocurrió en el PRI. En su peregrinar de las instalaciones del Seapal al recinto guadalupano todos lo vieron alegre y del mejor semblante. Nadie notó nada raro posiblemente por lo mismo, ni siquiera Cesar sabía la ordenanza que le tenían guardada en las oficinas estatales del partido. Lo llamaron para decirle que el no sería el candidato. Le pidieron disciplinarse y entender que el PRI así es. Le dieron las consabidas promesas de abrirle la puerta que hoy le cierran en un futuro corto. También le insistieron en regresar a Puerto Vallarta y ponerse a las órdenes de Roberto González. Así lo hizo. Llegó a la ciudad y se fue derecho a las oficinas del partido. ahí en las puertas lo esperaba Roberto González y también Gustavo González Villaseñor. De Guadalajara le habían pedido  al ex alcalde no soltar a Cesar y “trabajarlo”. Muy pocos como Gustavo tienen la experiencia en eso de disciplinarse. Contestó algunas preguntas de reporteros. En los escalones habló Cesar y también Roberto. Subieron al tercer piso “para saber lo del dictamen” invitó el virtual abanderado tricolor. A esa hora ya se había cerrado el registro pues las manecillas del reloj ya se acercaban a las dos de la tarde. Adentro los esperaban otros priistas que algún momento soñaron en ser candidato. Todos disciplinaditos y sonrientes. Ni modo que un Ramón Ruelas pataleara. Ha sido uno de los chiqueados de toda la vida de Rafael Yerena. El jerarca obrero había hablado con uno de los hermanos González Reséndiz y estos le ordenaron al Cheo Aréchiga sentarse y aceptar la decisión del partido.

¿Y que con Roberto González? Primero, sin duda alguna sorprendió a media ciudad al ser el único en registrase. Ya decíamos que la pregunta número uno fue el por qué Cesar Abarca se hizo a un lado. Cesar desde chamaco incursionó en la política partidista, en el Frente Juvenil Revolucionario. Roberto González confesó sus inquietudes políticas allá por el 2004. Trató de abrirse espacios en el equipo de Javier Bravo Carbajal. Luego se acercó a Gustavo González Villaseñor, cuando éste era alcalde, y éste lo acomodó con Juan Carlos Castro Almaguer. Convirtió la Univa, de la cual era director, en un cuartel de Castro Almaguer. El proyecto fracasó. Castro Almaguer declinó y puso todas sus canicas, incluyendo a Roberto González al servicio de Andrés González Palomera, otra pieza del equipo de González Villaseñor.

Desde el proceso interno del 2005, Roberto González fue una especie de “monita” del PRI. Cada tres años se apuntaba y cada tres años declinaba, negociando alguna posición. Así fue director de Servicios Públicos ya en la administración de Salvador González Reséndiz. Hace seis años negoció una posición en el gobierno estatal y halló refugió en el Tecnológico de Puerto Vallarta. Desde ahí inició la reconstrucción su proyecto.

Sin embargo, hay quienes lo recuerdan muchos años atrás, cuando en la prepa hacia equipo con los hermanos Gómez Pérez. A los hijos de aquel legendario dirigente del Sector Popular del PRI, Guillermo Gómez les apodaban “los patos”. Decían que eran violentos y de armas tomar. De aquella pandilla era casi abanderado del PRI a la alcaldía. Inclusive, alguna vez fue presidente de la Canacope, la Cámara del Comercio en Pequeño. Nada de aquello se le nota. Lo consideran buen muchacho, educado, respetuoso, “una damita” como alguien escribió ayer en redes sociales.

A Roberto González ya lo agobiaba ese lastre de ser “la mona” cada tres años. Emisarios del Movimiento se le acercaron y le insistieron en una “propuesta indecorosa”. Le dejaron firme la invitación de saltar al MC. Hubo un acuerdo, el mismo que ha quedado trunco ahora que será el candidato. No hace ni una semana que refrendó el susodicho pacto. Tal consistió en buscar él la candidatura por el PRI y si le volvían a darle el portón, renunciaba a su partido y se vestía de naranja. La única condición que puso, además de no ser candidato él del PRI, fue que Arturo Dávalos fuera el abanderado del MC.

A estas alturas no se sabe si Dávalos sea el candidato naranja. Tiene altas posibilidades pero se le cruzó Ramón Guerrero. “El peri” no cuenta. Pero al ser el único registrado en el PRI, el compromiso se rompe y Roberto González queda en absoluta libertad política. Si pasada la elección, gana el MC y Roberto es regidor, que nadie se diga sorprendido si el virtual abanderado priista emula a Juan “el peri” José Cuevas y se viste de naranja.

Revolcadero

Lo siguiente ni es ni por asomo un boletín del equipo de Cesar Abarca Gutiérrez pero se apega a la versión real y cierta. Nos informaron que todo es decisión del partido; “viendo las circunstancias decidieron que el candidato fuera Roberto y Cesar aceptó la decisión y apoyará institucionalmente. Sin embargo, nuestro informante no eludió revelar la identidad de quién habló con Cesar Abarca. Lo oficial es “fue el partido”. Lo extraoficial apunta al derrotado en Nayarit en la última elección para gobernador, el senador Manuel Cota Montaño. Es el flamante nuevo delegado del Comité Ejecutivo Nacional priista para el proceso electoral en marcha. Claro, también estaba entre quienes le hicieron bola el dirigente estatal Héctor Pizano. Acordaron con Rafael Yerena y tantán, asunto arreglado.****** Es en Guadalajara en donde no pudieron meter orden, disciplinar a los priistas ni sacar la candidatura de unidad. Se inscribieron cuatro aspirantes a la alcaldía. Entre ellos Eduardo Almaguer, el que primero le doraron la píldora para declinar en su aspiración a ser candidato  a gobernador y dejarle el camino libre a Miguel Castro. El ex dirigente de la CNOP, Juan Carlos de la Torres González es otro apuntado. Las otras, son dos damas, las dos diputadas, Claudia Delgadillo y Rocío Corona Nakamura. Ésta última, sí que es monita del PRI, pues cuando no quiere ser alcaldesa de Guadalajara, de Zapopan, de donde sea, quiere ser diputada, local o federal y pide ser senadora. Nos enteramos  que en Zapopan al senador Jesús Casillas, el bicicletero, le respetaron sus tiempos y le dejaron libre el camino para buscar su sueño adorado, ser presidente municipal de la ex villa maicera.****** El ex alcalde y ex diputado federal y local, Javier Bravo Carbajal ahí está para lo que se ocupe. Contempló la posibilidad de registrarse a la diputación local. Exploró los otros dos carriles, la diputación federal e inclusive la alcaldía. Viejo zorro de la política y sabedor de cómo se mueven las piezas del tablero le bastó una viaje a Guadalajara y charlas con la clase política estatal para concluir que o existían condiciones ni siquiera para apuntarse. No quiso hacer el ridículo y ni se acercó a atestiguar el registro de la talpeña, Violeta Becerra Osorio. Si no nos equivocamos esta señora es la actual alcaldesa de Talpa de Allende. En el PRI, todo el tamal llegó amarrado de Guadalajara y ni modo que a Javier Bravo lo chamaquen. Naturalmente, aun cabe esperar la oportunidad de la diputación federal.

 

 

Entra tercero en la discordia por candidature del MC

Publicado: Lunes, 11 Diciembre 2017

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

En la clandestinidad, y es literal, a la última hora del sábado pasado solicitó Juan José Cuevas García ser precandidato a la alcaldía del Movimiento Ciudadano. No hubo bandas ni porras como en el PAN estaba acostumbrado; en todo caso, elevó oraciones para que nadie de Puerto Vallarta lo supiera.

Si, para sorpresa de todos “El Peri” es el tercer aspirante del MC. El lunes 4 lo hizo Ramón Guerrero y el sábado 9 el alcalde Arturo Dávalos Peña. En el registro del último, hubo transmisiones en vivo en donde inclusive apareció el regidor Cuevas, Dávalos lo saludó un segundo antes de sentarse en la mesa de registros. Nos dicen que con mucha paciencia espero que esas decenas de vallartenses abandonaran la sede del MC Jalisco para sacar de su maleta de mano la carpeta con su documentación personal.

Arturo Dávalos apoyo y hasta le coordinó las dos campañas que por el Partido Acción Nacional hizo Juan José Cuevas por la diputación federal y local. Se puede sostener que “el cepillo” apadrinó la incursión de “el peri” en la política. Recordamos a Cuevas cuando discreto y hasta temeroso acudió a una asamblea municipal del PAN y lo presentó a los amigos y entre ellos a  Guillermo Salcedo Contreras. Lo siguiente fue ayudarle a la presidencia de la junta vecinal de la colonia. En Lomas del Coapinole fue la primera de dos elecciones ganadas. Para ello contaron con el decidido apoyo de Mónico Cervantes. Le tomaron la idea de armar grilla con la propuesta de crear la quinta delegación pero a cambo recibieron palos y palos.

Pero, si Dávalos y “el peri” son amigos de muchos años, que ocurrió? Ocurre de lo que por muchos años se quejan quienes han sido sus “asesores” y los propios hermanos Cuevas García. En sus pininos, preguntamos una vez a su hermano mayor, David Cuevas pero éste realmente lo tacho de locuaz e imberbe; “ayúdale, está loco pero trae ganas y quiere ser político” nos platicó el ahora flamante director de radio y televisión del emporio de Fernando González Corona.

Con esos antecedentes no nos asombra que Juan José Cuevas le juegue rudo a su amigo Arturo Dávalos. Preguntamos y nos recomendaron preguntar en Guadalajara si hay algún compromiso reclamado por el muchacho nacido en El Monteón, Nayarit. Resulta que en un acto de berrinche, tramitó papeles personales para irse a inscribir. Primero intentó hablar con Enrique Alfaro y se enojó porque nadie tomó sus llamadas. A sus amigos confió que Enrique Alfaro el prometió quien sabe que tantas cosas, sobre todo en convertirlo diputado. Es ese su reclamo a Alfaro y busca hacerlo valer con su registro.

En realidad, a nadie preocupa “el peri” con su registro. Cuando fue diputado, federal y local, no se recuerda haber hecho algo trascendente para Puerto Vallarta. Más bien los deportistas lo recuerdan por sus mentiras, embustes y agandalles personales. Ahora mismo como regidor suele gestionar apoyos para él y sus amigos pero se desentiende cada vez que le solicitan apoyos distintos. Es decir, aprovecha su posición para solventarse viajes, de último, un torneo en un país europeo. De gobernar no sabe nada pues su experiencia es cero; no sabe que es un aseador o jardinero, contralor o tesorero, director o jefe de nada. Su vida laboral ha sido cargar sacos de cemento y varillas, tomarse y subir selfies y cobrar sus quincenas en los congresos y en el ayuntamiento. Su foja curricular se limita a eso ya presidente de su colonia pero nada de experiencia en tareas de gobernar.

Juan José Cuevas la halló a vivir de la política. Es regidor por el PAN pero cree haber olfateado a tiempo que el MC gobernarás Jalisco y retendrá la alcaldía y apenas meses después de ser regidor azul se convirtió a naranja. No será diputado, él lo sabe, pero tratar de negociar al menos quedarse como regidor. Su inscripción es esa, una forma de extorsión y chantaje político pero su posición es tan débil que si nadie le hace caso y se desviste la naranja nadie lo notará y su daño será nada.

Las preocupaciones en el MC son otras. Sin duda el proceso interno impactará la unidad del MC. Sino en partes iguales, la militancia está dividida y los electores fieles al MC también envían mensajes de confusión. Habrá división y algunos cuadros empacarán maletas. Ha, y habrá lágrimas cuando se sepa quién será el abanderado. Los fans de Ramón Guerrero han advertido que de ser Dávalos el candidato votarán en su contra. Y es también seguro que los seguidores de Dávalos no aceptarán al de Ayutla. En otras palabras, de cualquier lado, el temor es a los actos de revanchismos. Un sector de naranjas leales al color apoyarán incondicionalmente a quien sea elegido candidato pero se siente más cómodos y prefieren a Dávalos por sentir en él la mayor confianza de refrendar el triunfo en Puerto Vallarta.

Cuando Ramón Guerrero se inscribió, él y dos o tres simpatizantes de su proyecto acudieron al registro. Al registro de Dávalos varias decenas de vallartense, muchos empleados municipales y media docena de regidores  hicieron el viaje para refrendarle su respaldo. Pudo ser un mensaje la presencia al lado de Dávalos del aun dirigente local, Gustavo Fong Patiño. Cuatro días antes le había hecho el fuchi a “el mochilas”. Nos dicen que el dirigente estatal, Guillermo Medrano estaba al pendiente de los pasos de Dávalos en su oficina y se hizo ojo de hormiga cuando fue “el mochilas”.

En la semana, Memo Medrano reiteró en un entrevistas lo que antes ya había dicho Enrique Alfaro: “La convocatoria es clara, será a través de encuestas, a través de valoraciones políticas y por supuesto muchos de los casos a través de acuerdos, no hay mejores candidatos que los que salen de unidad, pero es muy clara la convocatoria será a través de encuestas y aprobaciones políticas”.

Cuando le preguntaron de Puerto Vallarta contestó: se registró el actual diputado Ramón Guerrero, se registró Arturo Dávalos, ambos están en su derecho, tendremos que hacer la valoración con madurez de todos, donde al que le favorezca tendrá que tener la apertura de construir con el que no, pero creemos que las cosas van a caminar en orden, creemos y sabemos que más allá de cuestiones personales está el proyecto que estamos construyendo desde 2012, sin obsesiones, necesitamos jugar con el que más traiga soporte social, político, moral, ético, es como lo jugaremos con nuestros candidatos.

Si nos atenemos al discurso de Alfaro y del dirigente del partido, Memo Medrano, Juan José Cuevas no tiene nada que hacer. Ramón Guerrero tampoco tiene armas con que competirlo a Dávalos. En cualquier encuesta ha salido arriba de Guerrero Dávalos. Acá hay encuestas. El MC Jalisco también tiene sus propias encuestas y en todas aparece en la punta Dávalos. No ha habido nadie con mediana sensatez ni con un poco de argumentos que siquiera hagan pensar que las encuestas muestran tendencias a favorecer a Guerrero.

Ya los propios promotores del político de Ayutla lo han dicho, “el mochilas” apuesta al dedazo como única vía que le favorezca. Su razonamiento es inamovible: Puerto Vallarta es mío, yo lo conquisté”.

Revolcadero

Días atrás algún colega periodista publicó el gran hallazgo: Ramón Guerrero “se chingó” a los taxistas” tituló un portal cuyo nombre no recordamos. Dieron pormenores menores del nuevo trabajo del ex delegado municipal de Ixtapa Víctor Manuel “el cachis” Aréchiga y el ex secretario particular de Ramón Guerrero Martínez cuando fue alcalde, Oscar Pérez. El gran descubrimiento fue que esos dos personajes son  choferes de taxis ejecutivos. De taxis Uber pues. En la misma notita deslizaron la versión de que Oscar Pérez y “el cachis” son simples choferes de taxista Uber propiedad del diputado mochilas. Y, “se chingó a los taxistas”, cupo en el texto porque “el mochilas” fue el primero en juramentar que él estaba en contra de los taxis Uber y que iba a ser el defensor de los taxista samarillos. Y sí, hay incongruencia y contradicciones pues o cuadra eso de que los principales operadores del “mochilas” le hagan competencia con taxis Uber a los taxistas. La semana pasada, como para burlarse de los amarillos, “el cachis armó su fiestita cuando supo que Uber ya tenía luz verde de para operar en Jalisco. ****** La elección en el ejido Ixtapa está prácticamente lista y los pronósticos se inclinan a favor de Carlos “el serranito” Álvarez. La convocatoria establece que las campañas deben tener puto final el lunes 17 pues la asamblea electiva se desarrollará el miércoles 18 de este mes de diciembre. El adversario de “el serranito” es el abogado Marco Antonio Ortiz Fernández, quien ya dos veces fue comisariado pero a últimas fechas ha perdido apoyo entre los ejidatarios.*****La última o nos vamos. Cuando consultamos a los que todo saben de política y nos recordaron que Juan José “el peri” Cuevas se inició en la grilla vecinal de la mano de Mónico Cervantes, nos preguntaron si sabíamos que “el peri” ya apuntaba a irse al Movimiento de Regeneración Nacional, la Morena de AMLO.  Nos dijeron que es muy amigo de Héctor Gallegos de Santiago, desde que los dos militaron en el PAN. Acuérdate que a lo apoyo cuando Cuevas fue candidato del Pan a la alcaldía, nos añadieron. Preguntamos y nos hicieron la aclaración: “el peri y Mónico ya no mastican a Gallegos” nos dijeron. Total, que nos quedamos con la idea de que “el peri” es hábil y bueno para venderse. Si su hermano David una vez del PAN lo aceptó y saltó al PRD, nada de raro sería que su hermano menor aparezca abrazando a los de Morena. Ya en el MC no lo quieren, no la gente de Dávalos ni mucho menos los mochilistas.

 

 

Página 1 de 18