* Cualquier proceso a partir de ahora se debe someter a la Norma NMX-AA-120-SCFI- 2016

José Fernando Ortega

Las dos certificaciones que obtuvo Puerto Vallarta la semana pasada fueron las últimas que se apegaron a lo que establecía la norma federal de la versión 2006, ya que a partir de ahora los procesos se rigen por la Norma NMX-AA-120-SCFI- 2016, que es más completa, de acuerdo a Ricardo González Gómez, auditor del Instituto Mexicano de Normalización y Certificación, A.C.

Refirió que la Norma Mexicana NMX-AA-120-SCFI-2016 permite a todas las personas físicas y morales interesadas evaluar la calidad de una playa en particular. La certificación de playas, constituye un instrumento útil que genera confianza en la sociedad.

Una playa certificada tiene una bandera izada que indica el cumplimiento de dicha norma, ésta se debe bajar cuando se presenta un fenómeno natural tal como marea roja, huracán o tormenta tropical, indicando que no existen condiciones de seguridad.

Desde 2006, fecha en que se publicó la norma, las playas sólo recibían un certificado y un reconocimiento del Instituto Mexicano de Normalización y Certificación, A.C.

En junio pasado, la Semarnat empezó a entregar además el distintivo “Playa limpia sustentable”, a fin de brindar ventajas competitivas a las playas que han logrado la excelencia en calidad ambiental, sanitaria, de seguridad y de servicios, para posicionarlas frente a otros destinos turísticos.

La NOM NMX-AA-120-SCFI-2016 incluye medidas ambientales para la protección al ambiente, en las playas turísticas de México, en materia de calidad de agua, residuos sólidos, infraestructura costera, biodiversidad, seguridad y servicios, educación ambiental y contaminación por ruido.

La aplicación de los requisitos que establece la presente norma mexicana comprende las dos modalidades de playa: Para uso recreativo y Prioritaria para la conservación.

Además, para que los usuarios de las playas recreativas puedan utilizarlas sin riesgo para su salud, diversas instancias gubernamentales realizan acciones para garantizar la calidad del agua.

Las autoridades estatales de salud monitorean, cuando menos una vez al mes, la calidad del agua de las playas que le corresponden, cuyos resultados los envían al Comité de Playas Limpias, el cual a su vez, difunde la información y señaliza las playas para que el bañista sepa si está contaminada y de ser necesario instrumenta programas de saneamiento.

Mientras que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) evalúa los criterios de calidad del agua y difunde a través de su página www.cofepris.gob.mx los resultados.

La Secretaría de Marina por su parte, vigila, monitorea, controla desechos y apoya cuaado se presentan derrames accidentales de sustancias contaminantes e imparte educación ambiental.

Sin embargo, no sólo a las autoridades les corresponde mantener las playas en óptimas condiciones, sino también la participación de los turistas es importante:

Por ello, se recomienda a los bañistas: no contaminar la playa con basura, utilizar las instalaciones sanitarias del lugar donde te encuentres.

En caso de llevar alimentos o bebidas a la playa no dejar los envases y desperdicios tirados o enterrados en la arena ni aventarlos al mar; es mejor recogerlos porque puede ser que el mismo mar, otros turistas, la lluvia o hasta los perros dispersen la basura en la playa.