Tamaño de texto


Contralinea net |

Arde otra vez Tomatlán tierra de historias de “jefes de jefes”

Por: Gerardo Sandoval Ortiz

Hace un año y tres días, los pobladores de Tomatlán se sacudieron al conocer detalles de un violento y extraño choque de civiles armados con marinos. Hubo cuatro muertos, entre ellos una mujer, pero jamás se conoció la información oficial.

Un año y tres días después, los lugareños nuevamente se sobresaltan con otro suceso de similares proporciones. En la cabecera de la municipalidad amanecieron en jueves escuchando balazos por todas las calles, con camiones incendiados en los ingresos y salidas, y obligados a resguardarse en sus casas.

Tomatlán no pierde su esencia. Sus habitantes ya están curtidos y saben qué ocurre en sus calles y rancherías rurales. Hace ya muchos años se acostumbraron a la violencia y a la constante presencia de hombres armados. Sus sitios más recónditos tienen un atractivo mágico y especial para los grandes capos. Famosos varones de las drogas han convivido entre ellos, escondidos del rastro de enemigos y de la búsqueda de las autoridades.

Cuando la balacera del 19 de noviembre del año pasado, un vecino y empleado de una empresa refresquera nos comentó semanas después algunos detalles de lo que –según él y su familia- ocurría en Tomatlán y sus rancherías. Esa charla ocurrió precisamente a raíz del asesinato en diciembre del diputado local en ese momento y ex alcalde, Saúl Galindo. En Tomatlán, “hay gente pesada ahorita” nos dijo el empleado de esa firma refresquera la que por cierto perdió uno un camión repartidor en la quema de la mañana de este jueves.

De aquella balacera del año pasado, elementos de la Marina controlaron la situación y se reservaron toda la información. Los lugareños algo saben. Aunque se manejó la información de suscitarse un choque entre grupos civiles bien armados, una verdad a medias, hubo participación directa de los elementos de la armada. “El botas” y “el blas del Teocinte” eran apodos que a cuentagotas se conocieron entre los muertos.

Si en la costa hay un rancho famoso entre los malosos ese será el rancho “La Trementina”. Por esos rumbos ocurrió el encontronazo de hace un año. Al mismísimo Joaquín “el chapo” Guzmán le atribuyeron ser dueño de ese rancho fundado como empresas maderera modelo. En un libro dedicado a las andanzas de otro capo del narco, este el tamaulipeco Osiel Cárdenas Guillén, se hacen menciones de La Trementina. La historia dice que ahí “el matamigos” fraguó la traición a un tal Salvador “el chava” Gómez.

“A mediados de 1999, Osiel Cárdenas viaja a Tomatlán, Jalisco, y se instala en La Trementina, uno de sus fastuosos ranchos. Lo acompañan Eduardo Costilla, Víctor Manuel Vázquez Mireles, Arturo Guzmán Decena y Paquito, su inseparable asistente personal. Ahí pasa unos días y luego se instala en un lujoso penthouse, en la ciudad de Guadalajara(…) Osiel Cárdenas se desplaza desde Tomatlán en una camioneta Durango del año. Lo acompañan en ese trayecto Arturo Guzmán Decena y Víctor Manuel Vázquez Mireles, “Meme el Cabezón”, se lee en el libro Vida y Tragedia de un Capo, autoría del periodista Ricardo Ravelo.

Sobre Joaquín “el chapo” Guzmán, en un extracto se indica: (…) comentó a circular a finales del año pasado (2005) “el chapo anduvo de visita en el rancho La Trementina, ubicado a aproximadamente 12 kilómetros del poblado de Tomatlán”.

La historia contada pos los lugareños va mas atrás. Hace años que “el señor” compró unas 200 hectáreas y luego instaló equipo moderno para la explotación maderable. Parece ser que “el señor” referido como tal fue Rafael Caro Quintero. Éste cayó en desgracia y la propiedad cayó luego a manos de Osiel Cárdenas. Caído a su vez éste, nació la leyenda de haber pasado a manos de Guzmán Loera.

Pero hoy, Tomatlán es territorio bajo cuyo control se le atribuye a Nemesio Oceguera. Se trata del líder del llamado Cartel Jalisco Nueva Generación. Este señor tampoco necesita presentación. Lo definen como otro “jefe de jefes”. A las balaceras y matanzas en la región es aludido como quien esta atrás de cada suceso.

La marina mantiene presencia constante y cotidiana desde hace unos cuatro años en los pueblos costeros. Su presencia se amplió a las rancherías de la sierra. También se le atribuye abusos y excesos contra los lugareños. En esa zona  geográfica han sido asesinados algunos políticos, como el ex alcalde de Cabo Corrientes, Carlos Alberto Orozco Madrigal y otra persona identificada como supuesto empleado suyo. Juan Carlos Gordián Ramos era regidor cuando en 2004 fue ejecutado camino a El Tuito.

En los poblados de Cabo Corrientes y Tomatlán abundan historias de supuestos testimonios sobre “vistas” de quien identifican como jefe del CJNG. Hoy no fue la excepción. Las escenas de los narcobloqueos en los caminos que van o vienen de Tomatlán mereció rumores de la presencia del afamado “Mencho” en estas latitudes.

Así como se consideran rumores las historias que colocan en La Trementina a Caro Quintero y a Joaquín “el chapo” Guzmán, lo cierto es que nada nadie lo ha confirmado. Tampoco nadie lo ha negado. En tanto ninguna autoridad federal o estatal lo informe, niegue o confirme, las historias sobre Nemesio “el mencho” Oseguera se toman como eso, rumores y más rumores.

Es cierto, la zona serrana de Tomatlán y de Cabo Corriente es terreno codiciado por los grupos dedicados a la actividad ilícita, al cultivo y contrabando de drogas y de ciertas maderas. La presencia de la armada de México, marinos y militares puede estar dedicado al combate a los enervantes pero también pudieran estar en persecución de los varones del hampa.

Si es cierto las versiones de que “El Mencho” y Caro Quintero han dejado huellas de su presencia en esta región, lo visto hasta hoy, balaceras, narcobloqueos y muertos, no es nada. Un golpe a cualquiera de ellos, su aprehensión y abatimiento, sería de gigantescas repercusiones.

En tanto, nos quedamos en que la quema de camiones, de un autobús de pasaje, de camionetas particulares, es la socorrida treta de bloquear para retardar la acción de los militares tras una escaramuza accidental con una pandilla local. Son los vecinos de aquel poblado quienes se mantienen en ascuas en espera de saber información real. Si fue uno o tres o más los muertos, también exigen saber si hubo y quienes son los detenidos. Desconfían de la autoridad y de “la marina” como tal, pues tienen la experiencia de “desaparecer” detenidos.

REVOLCADERO

Recién notamos que don Andrés Manuel López Obrador ya está necesitado un traductor”, que más o menos haga las funciones de aquel vocero Aguilar de Fox. Ocupará que luego de don Amlo, salga este traductor a informar al pueblo “lo que don Amlo quiso decir…”. ¿Por qué? porque a este paso, antes de tomar protesta va perder más adeptos por sus dichos que contradicen sus propuestas de campaña. Lo último y más entendido fue que ya como presidente de México va a exculpar a funcionarios corrutos. Es apremiante que aclare si es cierto que ya no combatirá a la corrupción y que premiará a los corruptos. Con eso de que los de la mafia del poder, los millonetas, los dueños de Televisa, de TV Azteca, serán sus asesores, uno ya o sabe que esperar del tabasqueño.  ******Ayer por la mañana observamos a un grupo de trabajadores de Obras Públicas sudaba la gota gorda ayer en la rehabilitación del empedrado de la calle frente a la central de autobuses. Ignoramos si en el día o antes, el alcalde Arturo Dávalos Peña Dávalos acudió al lugar y grabó un video que vimos ya por la tarde. Nos llamó la atención el mensaje de que el deterioro del empedrado de dicha calle era porque la calle no había sido entregada al municipio. Es decir, que por casi 25 años el acceso a la central camionera era una vía “privada” y no pública. Y la empresa, porque al frente de dicho terminal lo administra una empresa, nunca se preocupó por darle mantenimiento a su calle, el paso obligado de sus usuarios.****** Como en pocos años, la comida del aniversario de la dotación de tierras del ejido Ixtapa transcurrió son la contaminación política. Bueno, si alguien pudo hacer política, ese hubiera sido Andrés González Palomera, el director de Seapal. En otras veces, el titular de dicha paraestatal. Hacía ya varios años, desde que Marco Antonio “el cepillo” Ortiz Fernández era el sheriff, que Andrés no se apersonaba a este festejo. Y el martes se llevó a su plana mayor. Bueno, hasta Goyito Peña se dejó saludar. El ingeniero Víctor Hugo Fernández Flores, ancla fuerte del engranaje técnico del Seapal, es de casa. Pocos anfitriones como Lino Ortiz, el número dos del ejido uno número uno de la Asociación local Ganadera. . En esa fiesta vimos a la baja los bonos de Zeferino Ramírez. A Ramón Chavarín le damos bonos extras porque se la rifó con la compra de varias botellas verdes del sello rojo para atender a sus invitados. Felipe “Macoy” Fernández se movió como pez en el agua. Chavarín es coordinador de uno de los cuatro sectores de esa demarcación y Macoy es el delegado municipal. Como en otros festejos ejidales, fue oportunidad para dar el saludo a extraordinarios amigos, como el ex comisariado de El Coapinole y delegado municipal de El Pitillal, Francisco Franco Machain. Intercambiamos comentarios y lo vimos de buena forma al hombre fuerte del ejido Puerto Vallarta, Esteban García Aréchiga. Es la figura política más influyente del Sector Campesino del PRI pues nadie como él mantiene vínculos en los niveles más altos de la CNC.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *