* A nivel mundial la demanda se ha incrementado 68 por ciento la última década

José Fernando Ortega

Los últimos años, el sector de cruceros turísticos internacionales de Puerto Vallarta si bien ha venido en ascenso, no ha sido un crecimiento espectacular, incluso este año por diversas cancelaciones ni siquiera alcanzará las cifras del 2017, lo cual contrasta con lo que ocurre a nivel mundial, la que la demanda para viajar en un barco de crucero registró un crecimiento de 68 por ciento en esta década.

Eso lo hace uno de los sectores turísticos más dinámicos y donde cada vez más personas y familias descubren que el costo-beneficio es mayor respecto a los viajes por tierra.

En cuanto al panorama mundial, la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA por sus siglas en inglés) destacó que el crecimiento de la demanda para esta industria está asociado a los mejores precios y promociones, así como algunas regiones donde el gusto por viajar en crucero se ha desatado, como es el caso de Asia.

Es en esta región donde se registra un crecimiento acumulado del 140 por ciento de 2014 a la fecha, mientras que la región del Caribe, donde se incluyen puertos mexicanos como Cozumel, ocupa el 35 por ciento de todos los viajes por el mundo.

A nivel nacional, destaca el incremento en la recepción de pasajeros en los últimos cinco años, de 4.3 en 2013, a 7.2 millones en 2017; y se espera que al cierre de 2018 se llegue a 8.37 millones de pasajeros que arribarán en tres mil cruceros, pero esto se da principalmente por lo que aporta el Caribe Mexicano.

En la ruta de la Riviera Mexicana del Pacífico, los movimientos siguen siendo más reducidos, sin embargo, para el 2019 por ahora se prevé un aumento verdaderamente significativo, pues en el caso de Puerto Vallarta el programa preliminar señala 229 arribos, que comparado con los cerca de 150 que se tendrán al término de este año, se tendría un avance ligeramente superior al 44 por ciento, es decir, muy por arriba de lo que ha venido ocurriendo en la década.

La industria está “viento en popa” en cuanto al crecimiento de la flota mundial de barcos de esparcimiento pues de los 328 que hay en la actualidad, las solicitudes de 2017 y este año suman 113 embarcaciones, que serán entregadas de forma escalonada en los próximos diez años por parte de diferentes astilleros.

Las inversiones en nuevos barcos sumarán alrededor de 58 mil 600 millones de euros, de acuerdo con estimaciones de la CLIA, cantidad de solicitudes que marcan un récord histórico para el sector.