* El candidato independiente a la presidencia municipal

Martha Ramírez Ruiz

Con renovados bríos se encuentra Máximo Martínez Aguirre en plena campaña rumbo a la presidencia municipal, contendiendo por la vía independiente en donde asegura que “llego la hora de los ciudadanos” para decidir la ruta del gobierno de Puerto Vallarta.

“No soy un improvisado”, afirma al subrayar que le respalda un proyecto ciudadano que comenzó a gestarse desde hace tiempo cuando se creó la asociación civil “Vallarta es mi familia”.

En un espacio que abre en los recorridos que viene realizado desde que arrancó la campaña, por las diferentes colonias y delegaciones del municipio, Máximo Martínez, charla desde los tiempos estudiantiles cuando logró que la entonces secundaria ETI consiguiera un autobús escolar “sumando voluntades”.

Así con esa suma de voluntades de los vallartenses, dice que se pueden superar las problemáticas que enfrenta este destino turístico, para “dejar a tras a los gobiernos ineficaces”.

Sostiene que su experiencia como legislador federal, así como funcionario público, además de su profesión de licenciado en economía le dan las bases para plantear las propuestas que viene haciendo a los electores, “que vean que representamos la mejor opción”.

“Siempre he buscado ayudar a los demás”, dice que así lo hizo desde la Oficina Federal de Pesca cuando se constituyeron cooperativas de pescadores, y en su paso por la Oficialía Mayor de Padrón y Licencias, al subrayar “no di ni un permiso para el malecón”, contrario a las críticas que enfrentó en su momento de inundar a Vallarta de vendedores ambulantes.

La gran mayoría fueron para las colonias de personas que de bajos recursos buscaban una manera licita de ganarse el sustento, manifiesta sobre el último cargo público hace más de una década.

Se enorgullece de se ser parte de la cultura del esfuerzo que pertenece a esa generación de Vallartenses que para poder cursar estudios superiores fundaron la casa del estudiante vallartense en el Distrito Federal (hoy la Ciudad de México).

En este punto, lamenta que la comuna haya perdido ese inmueble que forma parte de las propiedades que el ex alcalde, Ramón Guerrero “El Mochilas” diera en dación de pego, mermando el patrimonio municipal, “pero esa falta de visión es criticable también debió ser una sede de representación de Vallarta para la promoción turística en la capital del país”, puntualizó.

Contra gobiernos ineficaces “y corruptos” como ese, fue de los motivos que salió del retiro político y abandonó la zona de confort del despacho jurídico que lleva los apellidos de Aguirre-Estrada y donde ya ejerce la abogacía uno de sus hijos.

De su trayectoria de más de 30 años en las filas del PRI, dice que no le va a pesar en la campaña de independiente ya que “lo que siempre hice fue ayudar a la gente”.

Relata que uno de sus amigos de toda la vida, el fallecido Dustano, le decía que ese era su defecto “ser priista” y cuando le contó hace un par de años que renunció a su militancia priista, el poeta y escritor Dustano le dijo “ahora si eres integro”.