CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Ya son ocho días de la elección y aquí al otro lado del río Ameca, todavía se escucha la algarabía de los morenos por arrollar a priistas, panistas y perredistas.

Pero, ¿en Nayarit, en Bahía de Banderas, realmente ganaron los morenos?

Los vecinos de los Santana en Valle de Banderas se quedaron con los cuadrados la noche del domingo cuando atestiguaron que Héctor Santana hizo punta a los festejos. En la semana, sin ningún pudor Héctor Santana hizo público sus alegrías por el triunfo de sus amigos los morenos. Y con cierta discreción, deslizó el gran secreto: Seré yo candidato de Morena a la alcaldía.

A estas alturas ya no es ningún secreto que los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional en Nayarit responden a los intereses del ex gobernador, Roberto Sandoval Castañeda. Por la vía directa y por interpósita persona pero de cualquier modo son ex priistas y vinculados al defenestrado ex gobernador. Si acaso la excepción pudiera ser Pavel Jarero.

Mirtha Ileana Villalvazo Amaya, quien ganó el distrito III del que Bahía de Banderas es parte y tiene en Compostela su cabecera distrital, también es un cuadro formado en las filas del Partido Revolucionario Institucional. Hija de un constructor trabajó en las campañas de candidatos priistas, y una fue la de Roberto Sandoval hace siete años.

La flamante diputada federal electa, es de Bucerías justo en donde fungió alguna vez como secretaria de un juzgado civil. Nadie en ningún juzgado de Nayarit, civil o penal, escapó a la influencia hay la insubordinación de Edgar Veytia Cambero, uno de los más famosos reos en alguna cárcel de Nueva York. Preso el fiscal de Nayarit, Mirtha Villalvazo pasó a estar bajo a la tutela total de Roberto Sandoval. Cuando este negoció la “fuga” masiva de priistas y acomodarse en Morena, la joven abogada no lo dudó ni tantito. Contó con la suerte de granjearse el apoyo del “administrador” de la franquicia y se ganó la nominación.

En Bahía de Banderas, Héctor Santana es quizá el cuadro más emblemático del PRI y es otro político adoptado pro Veytia. ¿Adoptado? Quien haya conocido al motejado en un reportaje de Proceso como “el fiscal zeta” sabe perfectamente que éste abría sus brazos y puertas de su oficina a todo aquel político en desgracia. Veytia sabía atender especialmente a los amigos de Sandoval, a funcionarios o priistas, que por razones distintas se confrontaron con Roberto Sandoval. Si alguien había perdido su trabajo, Veytia les hallaba acomodo.

En algún momento Santana debió sentir el desdeño del mandatario. Allá por 2014 aspiró a ser candidato a alcalde de su natal Bahía de banderas pero José Gómez le ganó la carrera. Si el gobernador le falló, Veytia le cumpliría ese sueño tres años después. Pero José Gómez Pérez se rebeló, se opuso, le hizo contracampaña y lo hizo perder. Hoy, ya sin la presencia de Veytia, con Gómez de candidato del PRI, Santana decidió atender “la sugerencia” de Sandoval y emigró a Morena. Le han dicho que el grupo sandovalista decidirá quién será el próximo candidato a alcalde.

Dejemos de lado la reina de belleza, Geraldine Ponce. Sin gran bagaje cultura, la muchacha le ganó a la “yegua alazana” de Puente de Camotlán, Ivideliza Reyez. Wen el Distrito I, al norte del municipio, Pavel Jarero será otra vez diputado. Tendrá poder y fuero para reclamar a sus enemigos. Al muchacho le encanta batallitas de barco de papel en aguas de alberca.

Los senadores morenos de Nayarit son un dechado de forraje de mil granos. Miguel Ángel Navarro Quintero es el primero de la fórmula ganadora, en cuya posición dos, va Cora Cecilia Pinedo Alonso. Se impusieron al dúo de la alianza del Frente Gloria Núñez y Guadalupe Acosta Naranjo. La primera alcanzó a colarse al Senado pero el segundo se queda fuera. Los priistas, Jasmine Bigarín y Manuel Narváez se fueron a la tercera posición.

Navarro Quintero es el clásico priista que al no ver cumplido su sueño de ser candidato a algo, renuncia al PRI pero sin destetarse de sus padrinos. Casi al final de la campaña, una abogada y periodista presentó una denuncia en donde narró la historia de supuesto financiamiento millonario de Veytia a la campaña de Navarro Quintero en las elecciones del año pasado. Aracely Beltrán es la denunciante. Nos dicen nuestros amigos que no es una persona digna de fiar pues es hasta ahijada del ex fiscal y la familia. Le negaron ciertas propiedades, se enojó acabó por acercarse a dirigentes del PRD y por una paga, declaro lo que se sabe. Sin embargo, hasta la propia reportera de la mano de Veytia probó ser priista y recibió financiamiento del “padrino”. El señor le pagó viajes a la capital del país para capacitarse como “cuadro político del PRI. Por aire y tierra, luego en las aulas de la familia Escuela de Cuadros del PRI, Aracely Beltrán se gastó dinero de Veytia.

Ahora, es absolutamente cierto que Navarro Quintero es otro priista en fuga. Un priista pues revestido de moreno. También son públicos sus íntimos vínculos, su cercanía y la confianza que lo une con Veytia. Aun en cárcel se les ha ingeniado para mantener comunicación con el reo de Nueva York.

En la campaña de 2017, Navarro Quintero fue candidato a gobernador. De acuerdo a la reportera varis millones salieron de la oficina de Veytia para la campaña del abanderado de Morena. Los de la alanza PAN y PRD ganar con la gubernatura con Antonio Echevarría García. A la mera hora, los millones del “padrino” dejaron de fluir con su aprehensión en San Diego.

Ya en esta campaña, de la que aún falta por concluir el cómputo total, el padrino se llamó Roberto Sandoval. De cualquier forma, las ligas de Navarro Quintero lo llevaron al PRI. No se saber en qué momento, pero se supone que en la capital del país, se concretó el gran acuerdo político entre el ex gobernador Roberto Sandoval y Andrés Manuel López Obrador. Apenas concluyó la elección del año pasado cuando hubo los primeros acercamientos. Para abrir y llevar a buen puerto las negociaciones, también jugó papel importante la ex dirigente del magisterio, Elba Esther Gordillo. A ella, AMLO le dio la segunda senaduría, honor dado a la ex alcaldesa interina de Tepic, Cora Cecilia Pinedo Alonso. Cuando Sandoval pidió licencia para buscar la candidatura del PRI a gobernador, la ahora senadora electa ocupó el interinado de la alcaldía. Es maestra y es hechura de la no menos famosa Gordillo.

Es sabido en la capital del país que López Obrador forjó una alianza con Elba Esther Gordillo quien acomodó a varios de su familia y a muchos de su grupo político en candidaturas distintos y en varias entidades del país. El nieto René Fujiwara Montelongo y el yerno, Fernando González Sánchez del PANAL se fueron a Morena. El primero trabajó en la campaña acercándole votos de jóvenes a Obrador y el segundo cumplió tareas en organizar foros de debates dirigidos a intelectuales. El ex dirigente nacional del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, pieza del mismo engranaje también fue de mucha valía para Morena. Todos los señalados, la maestra, su familia y operadores, tienen un pasado priista.

Una cosa es cierto. En la antesala de la imponente oficina de Edgar Veytia con asombrosa frecuencia fueron vistos esperar audiencia a personajes como Héctor Santana, José Gómez, Pavel Jarero, el Layín Ramírez. Hacían fila en la oficina del “padrino”. Naturalmente, si fueron por dinero, no hay constancia sin evidencias. Se supo de algunos millones para Navarro Quintero por la denuncia de la reportera.

Veytia fue el padrino de los incomprendidos, de políticos locales en desgracia por caer de la gracia del gobernador Sandoval. A Veytia se le daba con mucha facilidad calmar los ánimos de quienes iban a él a echar pestes contra Sandoval. Los arropaba y los convertía en leales a él. Cuando él fue detenido, Sandoval arropó a todos por parejo y los llevó a Morena.

Con los acarreos de su manada a Morena Sandoval cree estar en breve de regreso a Nayarit. Un amigo común nos confió que Roberto está feliz. Y como no estarlo. Será uno de los primeros beneficiarios de la prometida amnistía a imputados por delitos menores. La promesa es tendrá impunidad total.  Se le van a borrar todo su negro historial, su historial en el pintarrón de la política.

Entonces, ¿quién ganó en Nayarit?

Revolcadero

Vaya, Laurel Carrillo Ventura convocó este lunes a los reporteros para darles información. La química fue la abanderada de Morena en la elección pasada y en el transcurso de la semana anterior amenazó con pedir el recuento de votos y también amagó con impugnar todo el proceso. Por ley no se pudo solicitar “el voto por voto casilla por casilla” debido a la amplia ventaja con la que la derrotó el candidato del MC, Arturo Dávalos Peña. Asume que son evidencias de un fraude, de que le robaron la elección, por haber hallado inconsistencias que se repite en cada elección por la falta de capacitación de funcionarios de casillas. Eso de que algunos metan la boleta a urna distinta, boletas extras que aparecen el conteo “votadas” por funcionarios de casillas, son eso, inconsistencias y no evidencias de mapacherías.****** Que el Consejo General del Instituto Electoral y de Participación Ciudadano, continuaría este martes 10 sus sesiones de la calificación de la elección y la asignación de diputaciones plurinominales. Acá en Puerto Vallarta Corina Naranjo, del Partido del Trabajo se registró en la primera posición de la lista plurinominal y se esperaba con ansias este momento. Nos habían dicho que tenía amarrada la diputación pero no fue certero el dato. Se quedó en el camino pues con sus votos, el PT no alcanzó a meter diputado pluri. Como anécdota les platicamos que a Claudia Díaz de Sandi, Corina le prometió convertirle en candidata a la diputación por la alianza Morena-PT-PES por el distrito 5. Hubo algunos gastos. Se habilitó una oficina. Se armó el equipo de campaña. Todo en el entendido de que al PT le correspondía postular al candidato. Total, que Bruno Blancas les comió el mandado, se registró y la Díaz de Sandi quedó vestida y alborotada. Hay rumores, solo rumores, que Corina negoció, que desistió de su propuesta de impulsar a Claudia para ir en la lista de pluris.***** Que ya el Congreso local quedó integrado y de ahí destacamos las seis diputaciones asignadas al PAN. De ahí destacamos a tres vacas sagradas del panismo jaliscienses y son José Hernán Cortés Berúmen, Gustavo Macías Zambrano e Irma de Anda Licea. Atinó usted, único lector, llegaron por la vía plurinominal. Al PRI le corresponden cinco diputaciones y son para Mariana Fernández Ramírez, la número dos del PRI Jalisco, Héctor Pizano Ramos, otro pez gordo tricolor, Jesús Zúñiga Mendoza, Sofía Berenice Mosqueda y Manuel Alfaro Lozano. María Esther López Chávez será la única del PT pero lo será por mayoría. Ya consignamos arriba que nuestra Corina Naranjo se quedó corto. El PVEM obtuvo porcentaje para ganar un espacio y su diputada será Rosa Angélica Fregoso Franco. Morena tendrá a siete diputados en el Congreso de Jalisco y entre ellos ya es oficial que va Bruno Blancas Mercado. No ganó. Va por la vía del llamado repechaje, de los derrotados por menor margen. Los otros morenos son: Normas Valenzuela Álvarez, Ismael Espanta Tejeda, Erika Pérez García, Oscar Arturo Herrera Estrada Arturo Lemus Herrera y María Patricia Meza Núñez. Son 14 los diputados electos del Movimiento Ciudadano. Entre ellos destaca Salvador Caro Cabrera, Mara Robles Villaseñor, Héctor Alejandro Hermosillo González, Mirza Flores Gómez, Martha Patricia Martínez.