CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Sin aparentes razones, el equipo de César Abarca dio pasos a su costado y emprendió su aislamiento ocasionando el retiro de priistas quienes, cerrados los espacios con él, se sintieron obligados a buscar acomodo en los proyectos de Roberto González y de Violeta Becerra Osoria.

No se sabe si por instrucción y estrategia del propio César Abarca, o de sus operadores, pero a mes y medio de su campaña le dieron a su campaña un toque de “rompimiento” con el equipo del candidato a alcalde, Roberto González, y la abanderada a la diputación local, Violeta Becerra. Así, Abarca rompió con las intenciones de armonía y unidad del priismo.

Preguntamos a nuestros amigos del Partido Revolucionario Institucional si algo ocurría con César Abarca y preguntamos motivos y causas. “César se siente y se cree sobrado”, nos dijeron. Pedimos ahondar y hallamos coincidencias con anteriores opiniones y comentarios sobre el tema.

En efecto, compartimos la opinión de quienes nos han advertidos que César Abarca Gutiérrez, el candidato del PRI a la diputación federal, ha caído otra vez en actitudes y conducta propia de cualquier persona atrapada en la soberbia y arrogancia. Más o menos, se le ubica a sus tiempos del superpoderoso director general del Seapal, cuando seleccionaba finamente a quién abrirle la puerta de su oficina, por lo regular a sus más íntimos amigos y el resto, recibía el portazo. Esas quejas provinieron por varios años de priistas. Como antes, también hoy tomamos nota de quejas de quienes le marcan a su teléfono y como respuesta solo hay silencio.

César Abarca, a ojos de priistas y antipriistas, sobre todo muchos antimochilistas, parecía perfilarse a derrotar al tan odiado  Ramón Guerrero Martínez. Éste es el candidato del Movimiento Ciudadano a la diputación federal, adversario directo de Abarca. Abarca sería el elegido para ser su verdugo en esta elección. Al principio, hasta reconocidos simpatizantes y militantes del MC confesaban estar dispuestos a darle el voto con tal de derrotar al político de Ayutla y de esa forma desterrarlo de Puerto Vallarta. Hoy titubean.

Pero en el camino, y con mes y medio de campaña y a mes y medio de la elección, César Abarca se perdió y ha ido perdiendo respaldo popular. Y lo más grave, activistas del tricolor se le han alejado.

Cuando Abarca designó a Gabriel Padilla como su coordinador general de la campaña, todos supieron que cometía su primer gran error. El mejor y único talento del motejado como “el gabo” es ser amigo y subordinado del candidato. En el Seapal lo mantuvo como Jefe de Cultura del Agua. Antes, en la campaña del 2012, hizo labores en las brigadas juveniles que pedían el voto para Aristóteles Sandoval Díaz. Su gafete decía ser “coordinador de jóvenes por MAS por Jalisco. MAS era al abreviatura de Movimiento por Aristóteles Sandoval.

Los notables del PRI, militantes con experiencia y sabiduría en campañas electorales nos dicen que un coordinador de campaña debe tener estatura, liderazgo, influencia y poseer una personalidad y figura que imponga respeto. No conocemos a “el gabo” pero nos dice que es un muchacho imberbe, inexperto en cuestiones electorales, que no ayuda en nada al candidato en tareas como negociar eventuales acuerdos y alianzas.

El mal de Abarca es creerse ya diputado. Se conduce con soberbia y arrogancia pues se ve y pregunta a su espejo y escucha su eco de “ya ganaste”. Asumirse como ganador pudiera ser un error descomunal. Ha gritado a los cuatro vientos y en el tono de máxima presunción tener ya en la lona a Ramón Guerrero Martínez. Cierra oídos y ojos a sus amigos priistas que le han prevenido no dar por muerto a “el mochilas”.

En una encuesta levantada en septiembre pasado se situaba a César Abarca como el priista con mayor aceptación popular. En otra pregunta. Ramón Guerrero era el aspirante (inicialmente a la alcaldía) por el MC con mayores puntos negativos. Sin embargo, para asombro de muchos y malestar de sus seguidores, “órdenes superiores” decidieron que Abarca no sería el candidato a la alcaldía. El elegido fue González Gutiérrez y en el guadalupano 12 de diciembre, fue el único en inscribirse para una eventual precampaña. Es todo un misterio qué razones le impidieron ser el abanderado a la alcaldía. Abarca ha confiado a sus amigos que él decidió no competir “por amenazas” de los malosos. La versión más aceptada es que, trató de poner condiciones y eso encolerizó al gobernador Sandoval Díaz quien dispuso cerrarle el camino a la candidatura y unos días después, despedirlo del Seapal.

Lo ocurrido la víspera del 12 de diciembre fue consecuencia de la altivez y petulencia en la que ya estaba atrapado Cesar Abarca. Su ceguera fue tal que quiso ponerse al tu por tu con el gobernador, ser el candidato, decidir quiénes irían en la panilla y hasta proponer a Andrés González Palomera a la diputación.

Ya con el perdón del gobernador, Abarca parecía corregir sus ínfulas y con cierto entusiasmo arrancó su campaña. Las condiciones corrían a su favor. Se portó humilde. El entorno radiaba negatividad a raudales para su “enemigo”, Ramón “el mochilas” Guerrero. Sin embargo, el repudio y rechazo  natural del que los vallartenses atiborran las redes sociales no ha sido reorientado en favor de Abarca. Le falta asesoría profesional. Le falla su equipo y sus operadores.

Su engreimiento en grado exagerado arrastra a Roberto González y a la maestra Violeta Becerra. Cree erróneamente que está por encima de Ramón Guerrero y también de Roberto González y Violeta Becerra. Está en un error pensar que a él lo dañan. Los hace a un lado. Han sido casos raros cuando acepta hacer campaña juntos. Sus “asesores” le han convencido que es contracampaña para él dejarse tomar una foto al lado de Roberto González.

Desde el fin de semana aparecieron dos videos puestos en circulación en las redes sociales en donde se destacan los pecadillos de Ramón Guerrero. Éste respondió con una denuncia electoral y se quejó de ser víctima de guerra sucia de sus adversarios. No queda claro la identidad de los autores. Hay quienes presumen se trata de “los morenos”. Pero también se sospecha de tener origen en los priistas, concretamente del equipo de César Abarca.

Ya veremos si los sabuesos de la Fiscalía Especial de Delitos Electorales logran dar con los responsables. Si descifran el enredo sería una hombrada.

La retahíla de pecadillos del adversario de Abarca narradas en esos videos son los negativos de “el mochilas”. Nada era desconocido. Habrá por conocerse nuevos videos.

Hurgar en las debilidades del adversario no creemos se localice la fórmula para erigirse en el victorioso de la lucha por la diputación federal. Pudiera ser un error de graves consecuencias hacer uso de la guerra sucia. Ni siquiera se puede descartar que se trate de un yerro de Abarca y sus asesores que se traduzca en allanar el camino a un tercer candidato, en este caso, beneficiar a la maestra Lorena Jiménez, quien pretende la misma diputación federal por la vía de Morena.

Revolcadero

Las fiestas patronales de Las Palmas, las ofrecidas a San Isidro Labrador, tienen su broche de oro este martes 15. Quienes han asistido nos dicen que no son precisamente las mejor organizadas ni las más lucidas. Los actuales encargados de la delegación municipal, los hermanos Erick Valdez Peña y Jorge Pérez, nomás no la hacen ni para organizar fiestas. No fueron buenos ni para reportar fallas de una luminaria del foro de la plaza principal, el corazón y centro de las fiestas. Bueno, nomás por comparar, quienes asisten a las fiestas de Mojoneras, nos dicen que está mejor el ambiente en esta agencia municipal conurbada. Por lo menos hubo mayor variedad y más eventos y que la revelación en estos fiestas es la anfitriona, Nadia Soriano, “la morena de fuego”. Y para que todos asistan, nos informó ya entrada la tarde lunes que contrató al “ciclón del pacífico” en una presentación gratuita para todo el público. Quién sabe quién es ese “ciclón” pero nos lo pintó como un estrella entre las bandas. ****** Por cierto, de la agenda del candidato del Movimiento Ciudadano a la alcaldía, Arturo Dávalos Peña rescatamos que éste tiene su primera visita a Las Palmas un día después del cierre de las fiestas patronales. Va el miércoles. Al coordinador en Las Palmas por el MC de la campaña local, David de la Rosa se le ha pedido que garantice atiborrar la cancha de usos múltiples. Que ahí, nuestro más fino el amigo, el orgullo de Tebelchía, Andrés Ponce Peña acudirá y en público va a declarar sus simpatizas a Arturo Dávalos, que le dará el voto, el suyo, el de su familia, de sus compadres y amigos. ******* El domingo se organizó una cabalgata de La Desembocada a Santa Cruz de Quelitán. El lunes anterior, el lunes 7, Zeferino Ramírez nos había comentado e invitado al mismo. Es candidato suplente a regidor por el MC. De ese evento hubo videos promocionales del abanderado priista, Roberto González. Cabalgó a su lado Lino Ortiz Muñoz, candidato a regidor. Ellos iban al frente y en la parte posterior se pudo ver banderolas del MC. Ese mismo domingo, Roberto visitó Las Palmas. Fue una vista triste pues apenas pudo acompañarse de unos cuantos priistas, sobre todo una de las pocas activistas que le quedan al PRI, Betsy Celis. Y como el mismo candidato es un auténtico desconocido en la zona rural, hasta Las Palmas debió trasladarse Lino Ortiz, quien por cubrir más terreno descuida su plaza Ixtapa. Asi de algo le sirve el dato a Lino, el MC se ha reforzado  en Ixtapa comisionando a Alicia Briones, candidata ella a regidora, para que le ayude a “Lalo Croc”, quien rinde reportes satisfactorios de su trabajo.****** La revolcadita de pilón. Que el MC arrasará en la zona rural. Ni Heriberto Sánchez Ruiz, quien es oriundo de Las Palmas le verá el polvo a los naranjas. Y para asombro de los vallartenses, el propio Ramón Guerrero le dará una tunda al priista Cesar Abarca Gutiérrez. Ojalá y el ex director del Seapal se baje de su nube pues todavía tiene tiempo para despojarse de su endiosamiento. Es más, Máximo Martínez Aguirre, candidato independiente a la alcaldía, tiene más amigos y conocidos en las rancherías que Roberto González y Cesar Abarca juntos. En una de esas y Máximo arrolla a Roberto pues en su planilla sumó a Patricia González y Oscar Villaseñor, naturalitos de Las Palmas. Son varias voces escuchadas hablar en el mismo tono.