Back to Top

Macrolibramiento, el sueño ‘guajiro’ de Susana Rodríguez

Publicado: Viernes, 14 Diciembre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Hace tres años y a propósito de presentar y aprobar su Plan de Trabajo de la Comisión edilicia, publicamos un escrito titulado “los caprichos de Susana Rodríguez Mejía”.

¿Por qué el título? Porque a su jefe supremo, Enrique Alfaro le pidió permiso de venir a Puerto Vallarta, pidió chamba de primer nivel en el gobierno municipal, exigió ser regidora, y lo más reciente, pidió ser la jefe de la Secretaría de Turismo del estado en los cinco municipios de la costa de Jalisco.

En aquel escrito del 30 de noviembre la dama vivía un tórrido romance con Sergio Gil Rullán, quien destacaba en la política nacional del Movimiento Ciudadano por su calidad de dirigente nacional de los jóvenes naranjas. A este muchacho le atribuyen haberse movido para impulsarla políticamente. Carecía de arraigo en la ciudad y no se acercaba al perfil para ser la publirrelacionista de Ramón Guerrero Martínez ni mucho menos para ser parte de la planilla que en el verano de 2015 compitió y ganó el MC con Arturo Dávalos Peña a la cabeza.

Bien, dejemos de momento de lado el contenido de aquel plan de Trabajo con el que seguió Susana Rodríguez los menos de tres años que fue regidora y presidente de la Comisión de Turismo. Nos interesa ahora qué trae en la carpeta de proyectos al frente de las Secturjal en Puerto Vallarta y Cabo Corrientes, Tomatlán, La Huerta y Cihuatlán.

El martes pasado un amigo turistero nos envió un breve escrito. De momento nos desentendimos del apunte por estar entretenidos en otros asuntos. Tres días después, nos insistió en el tema y le dimos una repasadita. Sin entrar en detalles, nos decía el desencanto en el sector turístico por sentirse estar representada por una dama que no es ni la sombra de José Ludwig Estrada Virgen. Parece estar más preocupada en fomentar el turismo médico, al lado de Jorge Villanueva, nos dijo en una charla personal, el amigo turistero.

Al inicio de esta semana Susana Rodríguez hizo mención de la pretendida la obra cumbre bajo su gestión: el macrolibramiento de Puerto Vallarta. Se atrevió a hablar de sus bondades y de esa antología de beneficios destacamos que será el gran detonante para Puerto Vallarta y que va ha integrar a nuestro destino con los otros cuatro municipios costeros.

Ya no habló de mas inversión ni de mayores obras. La obra de infraestructura turística es el macrolibramiento y punto.

Primero, la directora regional de la Secturjal anda totalmente perdida. El macrolibramiento tal y como lo venden en proyectos en el aire está lejos de ser infraestructura turística. El beneficio a la ciudad será liberarlo del tráfico pesado que hoy en día atraviesa a la ciudad cuán largo es la zona urbana. No se ve por dónde sea un detonante para el destino. Por sí mismo, el macrolibramiento no va a producir turistas No pasa de tratarse de una obra sueño de muchos que han sido gobernadores.

Cada seis años, desde Guillermo Cosío Vidaurri ha sido recurrente el discurso promesa de campaña de construir el macrolibramiento, del que por cierto todos debaten de sería su trazo. En campaña Enrique Alfaro también prometió la magna obra. Antes, los tres gobernadores panistas, Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Ramírez Acuña y Emilio González Márquez, juraron construirlo.

El desarrollo del destino se ha dado y se sigue dando por los inversionistas que apuestan su capital a Puerto Vallarta. Los otros municipios costeros no tienen nada que aportarnos, excepto sus atractivas y tranquilas playas que en el papel se convierten en algún tipo de competencia a nuestro destino.

El macrolibramiento no siquiera es un puente que realmente una o integre a la costa jalisciense. Es probable que “acorte” distancias y reduzca tiempos a una familia que por carretera planeó y viaja por carretera a las playas de la Costalegre.

No hay forma de considerar dicha obra como un vínculo de integración regional. Geográficamente es imposible que una carretera de estas particularidades integre cinco municipios a una distancia de 200 kilómetros. Y si es el caso, beneficiará posiblemente a la actividad agrícola pues liberará a los traileros el inmenso esfuerzo de librar los callejones urbanos en los que esta convertido algunos tramos la famosa carretera 200 en la zona urbana.

Es entendible si nos hallan del interés de trabajar en construir infraestructura para desarrollar turísticamente a los municipios del sur de la entidad. Pero ningún experto en el ramo va a recomendar la integración de los mismos para efectos como por ejemplo, las comunicaciones o la promoción. Cada municipio ofrece sus atractivos, y todos son únicos. Por ello, a cada quien se le deberá diseñar la promoción de sus potencialidades y atractivos. Y en el mismo sentido, a cada uno de le deberá atender sus demandas y peticiones de obra que muy particularmente impulse o detone ese potencial.

Si Susana Rodríguez va y se presenta con su obra prioritaria estelar, el macrolibramiento de Puerto Vallarta, como el gran detonante de Chalacatepec, Careyes, Melaque, Barra de Navidad, aquí cortito a Yelapa, corre el riesgo de que la apedreen.

Razonable será que Susana Rodríguez haga suyo el remozamiento del destino y mantenimiento de puntos atractivos que permanecen en el casi abandono. Con una mínima inversión puede convertir en atractivo para el visitante alguno de los cuatro muelles de la ciudad. Los muelles de la Marina Vallarta, que aun siendo privados, están abiertos al público. El conocido como Los Peines, no tiene restricciones. Al Muelle de los Muertos no le cae mal darle mantenimiento.

La ciudad tiene dos faros históricos. Uno se halla en el punto de unión del malecón con las calles Morelos y la calle Galeana. Es el Faro del Malecón. Por Galeana, camino a la parte alta del cerro, se localiza el Faro del Cerro, el más antiguo de la ciudad y con mucha historia.

Con en otros tiempos y con otros gobernadores, la suntuosa obra será eso, un proyecto que se mantendrá en el aire y sin aterrizar. A Enrique Alfaro ya le dijeron que no hay dinero para esa y otras obras que él presume tener como prioridades para su sexenio. Nadie se ha atrevido a sugerir siquiera cuánto costaría el macrolibramiento como han insinuado les propone. Pero, de que es costoso, lo es.

Al presidente de la república le interesa destinar obras que se traduzcan en beneficios directos e inmediatos a las clases más desprotegidas. Ya en octubre ocurrió un recorrido a varias colonias y se anunció de invertir 630 millones en obras que mejoren la calidad de vida en una treintena de colonias.

Recursos para el macrolibramiento no habrá. No al menos en el primer año de Andrés Manuel López Obrador. Todo el dinero se irá al Tren Maya. Las prioridades del gobierno federal están en el sureste del país. Para Puerto Vallarta y para Bahía de Banderas, ni siquiera presupuesto para la promoción existirá. Esos cientos de millones que se recibían cada año también se irán al Tren Maya.

La directora regional de las Secturjal anticipó que la siguiente semana vendrá el secretario del ramo, German Ralis Cumplido. Que ahí se detallarán el listado de obras a proponer. Si insisten en el macrolibramiento, nos van a ratificar que Enrique Alfaro mantiene su terquedad en venir y vender espejitos. Bien haría la directora regional de la Setujal ubicarse en la realidad. No se necesitan tener muchos sesos para concluir que el “macro” no tiene ni viabilidad financiera como para incluirlo en un paquete de proyectos de obra.

 

REVOLCADERO

En el Plan de Trabajo de la Comisión Turismo 2015-2018, como regidora, Susana Rodríguez Mejía propuso abanderar e esfuerzo de rescatar la zona arqueológica de Ixtapa. Que se sepa, si acaso una vez fue al sitio que hoy en día, es un paraje selvático en parte, y tierra agrícola en otra. Todo lo relacionado a la arqueología de Ixtapa quedó en palabras, como también de que iba a certificar el destino en materia de protección civil. Otra promesa no cumplida fue gestionar el nuevo puente sobre el río Ameca, el llamado “puente federación”, a la altura del CUC de Ixtapa. Quién sabe si cumplió eso de celebrar más convenios de amistad con otras ciudades que para eso ha demostrado calidad en exceso capaz de competirle al mismísimo Toño Lugo Morales y a don Fidel Martínez.******* Pero démosle un crédito a la sucesora de Ludwig Estrada en la Secturjal. En aquel flamante Plan de Trabajo como regidora incluyó las coloridas letras de bienvenida al destino por su ingreso carretera norte. Eso causó varios dolores de cabeza y doble gasto por rechazo de varios proyectos y mal trabajo al autor asignado. Pero las letras ahí están, el “parque del caballito” y el crédito se le atribuye más a Marcela Lepe. Ese proyectos de las letras como que alguien lo maldijo. Acordémonos que el primero en hablar del proyecto fue el mochilista, Oscar Pérez, cuando el fugaz paso de éste en Turismo Municipal al cabo de ser echado vergonzamente de la secretaría particular de presidencia. Pero bueno, Susana Rodríguez y Oscar Pérez son hermanos de color al responder los dos a los intereses de Ramón “el mochilas” Guerrero. ****** Desde aquel noviembre del 2015, supimos que la turistera es brava. Como que se guía por sus hormonas, no consideró invitar al director de Turismo Municipal, Octavio González Lomelí, quien por cierto, todavía hoy, ya hila el segundo trienio al frente de esa dependencia. La subjefa en turno para esas fechas será Leticia Vaca Holguín. Como no causar extrañeza y críticas que a la presentación de su Plan de Trabajo, la regidora comisionada de Turismo, no invite al director ni a la directora de Turismo Municipal. Demostró “la güera” su bravía porque al ver a Lety Baca ordenó de inmediato echarla del recinto. Desde aquellos tiempos, ya se desvivía por privilegiar a sus amigos, a Jorge Villanueva antes que a nadie, pero también a Guadalupe Bayardí y Evangelina Sánchez. Y sí, como buena mochilista, Susana Rodríguez mantiene distancia con personajes al MC, sobretodo de Arturo Dávalos. Su corazón lo comparte con “el mochilas” y con un grupo de empresarios, en especial con Jorge Villanueva.

Sin pies ni manos la estrategia de seguridad para México y Jalisco

Publicado: Miércoles, 12 Diciembre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Por cumplirse la primera semana de Enrique Alfaro Ramírez al frente del gobierno del Estado, la inseguridad y sus cifras no se alteran sin más bien van al alza. El fin de semana hubo 40 homicidios con la firma de la alta delincuencia y en seis días arroja un promedio de 5 asesinatos por día. A ello, súmenle delitos de naturaleza cotidiana.

Se había hecho costumbre que al asumir el cargo cada gobernador lanza promesas a los jaliscienses de combatir a la delincuencia y abatir a los maleantes. Días antes de entregar las riendas del gobierno e irse a tomarse unos tequilas, Aristóteles Sandoval Díaz acabó por aceptar que sus estrategias y que él había fallado.

Enrique Alfaro modificó el discurso tradicional. Ya sin le euforia de quienes le antecedieron fue prudente en su discurso. Que hasta enero habría estrategias y resultados porque vencieron los convenios que permitieron vida a la Fuerza Única, el llamado “mando único”. Los policías aportados por la comisaría local ya se reportaron a la tropa dirigida aquí por Misael López Muro.

En tanto se define quien está al frente del mando de las policías en la entidad, si el fracasado aspirante a gobernador de Morena y hoy superdelegado, Carlos Lomelí, o el gobernador constitucional, los malosos enseñan sus fierros en las calles de las ciudades de la zona metropolitana. Acá en la costa, más al sur, los municipios, sus policías y habitantes han sido abandonados a su suerte y a la mano de los bien armados pistoleros de la mafia. Los policías pasan por un periodo de absoluta incertidumbre y al no saber ni siquiera a qué mando prefieren desentenderse a la responsabilidad de erigirse en defensores de la ciudadanía.

En La Huerta aún lloran a sus 6 policías muertos la semana pasada en una emboscada urbana. En Tomatlán, la zozobra se apoderó de sus habitantes. Ahí, han ocurrido asesinatos y balaceras. La presencia de grupos de desconocidos bien armados les robó la tranquilidad, en Tomatlán y sus comunidades, pero también en las rancherías de Cabo Corrientes.

Los desgreños de la elite gobernante por el control de la tropa, desanima a estos. Una semana antes de la toma de posesión de Alfaro, el moreno Carlos Lomelí había convocado a representantes de dependencias del área de seguridad a una reunión. Acudieron mandos medios de las fuerzas armadas y dependencias federales. Alfaro estaba invitado peor no acudió. Los alcaldes de la zona metropolitana, todos del Movimiento Ciudadano, el partido del gobernador, también desdeñaron al Consejo Estatal de Seguridad al mando de Lomelí. Éste se presentó, a nombre del gobierno federal, como secretario técnico.

Ya como gobernador Alfaro le respondió a Lomelí con la convocatoria a instalar su propio Consejo Estatal de Seguridad. Claro, Alfaro es el secretario técnico. Ahí sí, acudieron todos, Ismael del Toro, la alcaldesa de Tlaquepaque María Elena Limón, Pablo Lemus de Zapopan, y otros, y juntos mostraron a Lomelí el músculo político naranja.

Los gobernantes que se han ido, y también los recién llegados, asumen que el hampa vive su guerra interna. Con ello aceptan que ellos, nuestros gobernantes, admiten su posición de ser meros observadores de las sangrientas escaramuzas de dos o quien sabe cuántos grupos de malosos se disputan Guadalajara, las alcaldías de su periferia y el resto del territorio de la entidad.

Macedonio Tamez Guardado es el coordinador del gabinete de Seguridad del Estado, designado por Alfaro. Desconocíamos que el médico es experto en cuestiones de seguridad. De éste personaje, supimos cuando fue presidente municipal entre el 2001 y el 2003 de Zapopan. Como otros naranjas, Macedonio se formó en el Partido Acción Nacional y de ahí saltó al MC. Los amigos de Sinaloa solían llamar a Zapopan la Sinaloa chiquita. Los chinolas compraron mansiones en los barrios residenciales y no pocos de ellos resultaron ser poderosos varones de las drogas. Como alcalde no se mostró precisamente como un alcalde efectivo al momento de combatir y bajar las estadísticas delictivas. Nos quedamos con la impresión de haber gobernado de la mano de los avecindados.

Jalisco ya cambió de colores tres veces en pocos años. Los malosos también registraron su propia alternancia. A la actualidad antecedió cambio de dueño de plaza. Pero la delincuencia no construyó ni motivó cambios de fondo y sus tácticas de regar las calles de sangre se mantienen inamovible. En este campo no hay alternancia. Es más, los malosos se han especializado en ser más crueles, causar mayor dolor al matar.

Andrés Manuel López Obrador ha sido reiterativo en sostener como estrategia perseguir a la corrupción como su fórmula invencible para combatir la inseguridad. No convence ni parece ser creíble que por decreto o por el discurso del ejecutivo federal los malosos entreguen las armas y renuncien a sus guerras. Se libran guerras en diversas regiones del país atribuidas a los hampones.

Al final, las estrategias de López Obrador, tampoco las de Enrique Alfaro, no tienen ni pies ni cabeza. Tienen claro por donde atacar, pero no lo harán. Ya sea por no atreverse a golpear a un motor que mueve la subeconomía y acabar de tajo necesariamente arruina a pueblos y regiones o por eludir confrontarse con los poderosos señores de las drogas.

López Obrador prefiere tener el respeto de los malosos a enfrentarse a ellos. No le desagrada dejarlos desangrándose en sus propias batallas y no contempla interferir en sus limpiezas de sangre. La amnistía en la campaña no fue mera puntada. Habrá para delincuentes de montaña como para los de cuello blanco.

¿Y Alfaro? Coincide con AMLO. Difieren si acaso en el discurso, pero son desavenencias políticas que en la marcha podrán alinearse. Al fin y al cabo, los dos son movidos por aspiraciones políticas. Las preocupaciones por el pueblo solo están en el discurso de ambos. El tabasqueño mide fuerzas con el jalisciense por tratarse de su peor amenaza al reino que construye.

Balaceras allá y ejecutados aquí, multihomicidios, ocho o tres jóvenes levantados y hallados en Tonalá, policías baleados en Tlaquepaque, tantos otros en La Huerta, es sangre y cultivo del crimen organizado. No. Alfaro no anima a ser optimista. Tampoco López Obrador.

¿Y Puerto Vallarta? ¿Y Bahía de Banderas? La policía de la bahía está carcomida y sirve a otros intereses muy distintos a los del ciudadano. El mesero del teibol Italia exhibió a quienes sirve la policía del capitán Dávila. A pie juntillas, se volvió a repetir la historia de Chavita Macías, un detenido entregado en las puertas de la cárcel de Valle de Banderas.

Lo del Italia historia aparte.

No. Así, con estos políticos, con esta clase de gobernantes, no hay forma para ser optimistas.

 

REVOLCADERO

De las buenas noticias nos quedamos con el reconocimiento que días atrás hizo público el Tercer Visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Aldo Iván Reynoso Cervantes en su visita a Puerto Vallarta. En la conmemoración del 70 aniversario del Día Internacional de Derechos Humanos, dio el funcionario de la CEDH: “Maestra Nicolasa, extiéndale por favor al presidente municipal, al ingeniero Dávalos, la mayor felicitación por parte de la Comisión Estatal de Derechos Humanos; nunca en la historia de la CEDHJ en Puerto Vallarta, se había avanzado tan significativamente en este rubro”. También destacó el trabajo de María Nicolasa García Reynoso por su labor inquebrantable como enlace en Derechos Humanos por parte de esta administración municipal. Se ha distinguido por su compromiso en esta materia, trabajo que se tradujo en las siguientes resultados: de 2015 al 2018, se recibieron 178 quejas, 120 se encuentran en el archivo definitivo, se le dio cumplimiento a 9 actas de investigación; se tienen 58 quejas pendientes a pronunciamiento de la CEDH y 6 están en avance de cumplimiento para recomendaciones generales. María Nicolasa fue precandidato de Morena a alcalde. Si los morenos no la quisieron, los vallartenses ganaron a una gran defensora de los derechos humanos.****** El jefe supremo de los coordinadores de Desarrollo Social, Diego Franco Jiménez, bien haría en reconvenir y ajustar el trabajo en esa área. Los coordinadores en Ixtapa están distrayendo hasta en pleitos vecinales por gallinas, gatos y perros. Y descuidan e trabajo prioritario, como por ejemplo encaminarse a tomar nota de peticiones de acciones u obras de beneficio colectivo. Eso de involucrarse en diferendos vecinales las gallinas, no es tarea de los coordinadores. No lo sabemos pero a lo mejor tienen el gusto por las paleas de gallos y gallinas. Que les gusta el palenque, pues.****** Esta semana hemos visto dos veces a un chamacón de sombrero y botas que deambula por los pasillos de la planta alta del edificio de la Unirse. Es el nieto de Efrén Calderón Arias, aquel folclórico médico que fue alcalde entre 1989 y 1992. Por ahí ocupa una oficinita en calidad de jefe de algo. ¿Quién lo apadrina? Si pensaron en Ramón “el mochilas” Guerrero Martínez, acertaron. El coordinador de la Unirse, Chalío Villaseñor y Susana Rodríguez, la nueva directora regional de la Setujal, ya lo adoptaron en la hermandad. Es hijo de Juan Calderón Ramírez, que se hizo famoso porque en su boda con una dama del clan Ibarría, se lió a golpes con uno de sus invitados. El abuelo, adquirió notoriedad por ser alcalde y ser un gran aficionado a los gallos y rudo jugador de póker. Un jugador frecuente era Fernando González Corona, el hotelero dueño del conglomerado de medios de comunicación, la CPS, que opera Tribuna de la Bahía, el Canal del Mar, la radio Radiante, y otros medios en la Baja California Sur. Es más, el edificio de CPS nació de una asociación de negocios de Calderón con González Corona y otros socios, todos ligados a la política.

Coordinadora de conciliadores, el ‘premio de consolación’ de Melisa Madero

Publicado: Lunes, 10 Diciembre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

El personal de “la Junta”, ocupados en los propios conflictos laborales, abogados y defensores, se quedaron mudos al ver a la despampanante dama. En silencio fijaron discretas vistas a la escotada blusa amarrada al busto que exhibía medio abdomen y bubis, y poco dejaba a la imaginación. Era imposible pasar inadvertido aquel pantalón tipo mallas entallado al curvilíneo y bien trabajado cuerpo de aquella desconocida.

Por ser viernes y cierre de actividades semanales, la Sexta Junta Local de Conciliación y Arbitraje estaba en ebullición. La algarabía de unos y los alegatos de las mesas guardaron silencio para distraer las atenciones al paso de quien se presentaría como Melissa Madero y que sería la nueva jefa de la oficina.

La presencia de Melissa Madero Plascencia en Conciliación y Arbitraje precedió a una breve noticia dada por Luis Reyes Brambila. Informó que Melissa Madero sería la nueva presidenta de la Junta.

Primero por aclarar, la afirmación anterior es falsa. Cuando el viernes la dama se presentó a la Junta en ningún momento presentó oficio de nombramiento ni nada parecido. Más bien dio la impresión de actuar a cabalidad el guión de las tácticas de Rosalío “chalo” Villaseñor Alvarez y Susana Rodríguez para aterrorizar a quienes ocupan las titularidades de las oficinas del gobierno estatal.

Ese viernes, el presidente de la JLCyA, Eliazar Gutiérrez Mercado había viajado a Guadalajara. Melissa no lo sabía. Y así como llegó y causó furor y miradas lascivas hacia su cuerpecito, la mujer de Las Juntas abandonó las instalaciones de Plaza Marina. Gutiérrez Mercado regresó ya este lunes con su oficio de ratificación. Ya un poco recatada, ahí estaba puntual la dama de las mil pasiones. En privado la atendió, dialogaron y pronto la despacho. Naturalmente, no hay detalles de los temas que abordaron. Es decir, lo cierto es que ahí no habrá cambio de jefe.

No es oficial pero a Melissa Madero le abren un hueco en la Junta. Ni siquiera cumple los requisitos, como el de ser licenciada en derecho, para ser presidente auxiliar y hacerse cargo de una de las mesas de trabajo. Por ende, al carecer de la licenciatura pues no puede ser Presidente Especial. El estilo Taibo III, tendrá el nombramiento “coordinador de conciliadores”.

Entre los empleados, trabajadores, casi nadie sabe de la existencia de la plaza de “coordinador de conciliadores”. Pero en el organigrama hay algo parecido lo que nadie sabe ni conoce es quién es ese “coordinador”. Al último que conocieron es a un tal Pedro. Nadie se acuerdo de otros datos personales porque ese Pedro jamás iba a trabajar y solo se aparecía en momentos especiales, como cuando visitaba la oficina el secretario del ramo y jefe superior de la oficina.

Vamos, para ser más explícito. Si se cumple y se hace oficial el nombramiento de “coordinador de conciliadores”, la chamba de Melissa Madero será de la una auténtica “aviadora”. Es más, hasta hay quienes creen que la dama pudiera ser hasta “asistente” o secretario del jefe. Atributos, los tiene.

Ya tiene fama, una fama bien hecha y mejor labrada en apenas dos trienios del gobierno municipal. Ramón Guerrero no pudo quitársela de encima. Los del equipo de Arturo Dávalos lo intentaron muchas veces pero picaba en donde más fuerza tenía. Le hablaba a Enrique Alfaro y éste le daba el levantón, le pedía a Dávalos Peña o a Santiago Centeno, y estos desistían. A lo sumo pudieron hacerla a un lado de la oficina de Relaciones Públicas y la condenaron a un oscuro rincón de esquina del edificio del malecón. Le sirvió pues todo ese lapso se especializo en aviaduría y demás “oficios” propio de una dama en la política.

Hasta hoy el personal de Conciliación y Arbitraje se mantenía en la total incertidumbre. Ya superaron esos momentos con la ratificación de Eliazar Gutiérrez. Se quedaron con una impresión nada grata de la dama del cuerpecito del viernes.

Bien, la Sexta Junta se compone del presidente especial en este caso Eliazar Gutiérrez y cuatro presidentes auxiliares. Todos son profesionistas, abogados en derecho por requisito de ley y capacitados para la responsabilidad. Por ley, ahí no caben recomendados políticos.

En detrimento de la función y naturaleza de la dependencia que hoy nos atrae la atención, aquí se ha visto la grosera mano negra de los políticos. En las últimas dos décadas, pasaron cinco presidentes especiales: Félix Vázquez Lizárraga, Agustín Gerardo Ortiz, Sofía Esther Jurado Galaz, María del Rosario Sánchez Rodríguez y Eliazar Gutiérrez. De los citados, nadie como el primero y último. Los mejor preparados, apoyando, trabajando, solucionando y resolviendo, haciendo equipo.

La sola presencia de Melissa Madero se interpretó como una amenaza y la posibilidad de repetirse el infame experimento del ya finado Agustín Ortiz. Esto ocurrió en los tiempos panistas. El hijo de doña Juana Ortiz Armenta había hecho campaña para Emilio González Márquez y al ser gobernador éste, permite el nombramiento de Agustín Ortiz. Ernesto Espinosa Guarro, Secretario del Trabajo y Previsión Social, avaló el a tropello a la ley. Los registran indican que todo esto ocurrió en febrero del 2007.

El muchacho había asistido a clases en la carrera de derecho en el centro Universitario de la Costa. En esa década de los 90, el notario Carlos Castro Segundo reinaba en el CUC y se identificada por ser muy poco tolerante con alumnos de tendencia opositora al PRI. Agustín fue un alumno que no soportó agobios del notario y se ausentó de clases. No se sabe a ciencia cierta si retomó estudios pero Fernando González Corona le financió estudios en Europa. (Años después, ya retirado el hotelero de la política, lo echó vergonzosamente de una oficina en su hotel Villas del Palmar en donde lo empleada).

Agustín Ortiz fue Presidente Especial de la Junta cargando la sombra de la sospecha de no tener título ni cédula profesional que lo acreditara como licenciado en derecho. Eso no fue lo grave. Fue la época negra de la Junta. Los negocios estaban a la orden del día. De ahí “salió” dinero como para comprarle a Rodolfo Meda la costosa camioneta negra Lincoln. Al mismo contador traído de Mazatlán por González Corona, Ortiz le rentó, Agustín le rentó su residencia en la zona residencial frente a Plaza Caracol.

Defensores de oficio, representantes de las empresas, abogados de los trabajadores, empleados de la dependencia, sabían que sentencias y arreglos o acuerdos conciliatorios se decidían en oficinas alternas, donde despachaban primos y allegados al “Presidente Especial”.

La Sexta Junta local es feudo bajo un rígido control del jerarca obrero Rafael Yerena Zambrano. Este es otro grave de dolor que azota a empresarios y trabajadores caídos en desgracia. Lo sufren los trabajadores porque pese a la influencia de la CTM no necesariamente se garantiza influencia positiva para el trabajador. Con cierta frecuencia, el representante obrero ahí, el abogado Alvaro Cuauhtémoc  Rolón Alcaraz, se inclina en favor de la empresa demandada, equivalente ello procurar sentencias en contra de sus propios representados.

El abogado Rolón Alcaraz, como representante obrero en la Junta se dedica a ejercer influencia y presión contra los presidentes auxiliares y también ahora con el actual presidente especial. Tiene fuerza en igual medida que Eliazar Gutiérrez. Éste último es el representante del gobierno. A dos de los cuatro presidentes auxiliares, hoy mismo los trae de bajada. Los quiere correr por ley de sus tanates. Con la ratificación de Eliazar fracasó la intentona de Rolón, como también se estrelló la aspiración de Melissa Madero por colocarse en la oficina principal.

El caso de la Sexta Junta Local de Conciliación y Arbitraje ilustra la bandera de los críticos al sistema, pues refleja el grado y modo que oficinas del gobierno han sido secuestradas por políticos de moda para saciar su voracidad. Ahí nomás los chicharrones de don Rafael Yerena truenan y con cierta regularidad, este choca contra el gobernante en turno. Uno y otro a veces suelen ponerse de acuerdo y consecuencia de esos alineamientos, el ciudadano común y corriente quedan en el desamparo.

Así como en su momento ocurrió el ignominioso nombramiento de Agustín Ortiz, igual de bochornoso fue el abortado intento por imponer ahí a Melissa Madero Plascencia. En la Junta rumoran que la dama “es novia” de un político importante. No se dispone de información para afirmar ni sostener la versión. Pero hasta allá ha llegado la fama de la dama del cuerpecito que arrancó murmuros en silencio el viernes pasado.

 

REVOLCADERO

Hace dos o tres meses se publicó en este espacio el caso del juicio laboral de 27 trabajadores despedidos sin justificación legal y sin finiquitar por la empresa Operadora de Empresas Turísticas S.A. de C.V. es la administradora que arrendó el hotel Meza del Mar, propiedad de la familia heredera de la tienda Lans. La sentencia está por reconfirmarse en favor de los empleados por un monto que ya supera los 30 millones de pesos. Pues bien, el abogado Alvaro Rolón fustigó por todos lados a quienes en la Junta de Conciliación y Arbitraje correspondió analizar el expediente 485/2010-E. A base de amparos indirectos la representación patronal llevó el caso a una instancia superior y hasta en tres veces ha sido confirmada la sentencia local. Ni Alejandro Meza jr ni los codemandados tienen voluntad de pagar. Sobre todo los Meza han ejercido presiones como el tonto cancelación de créditos de Lans. Ahí Rolón perdió. Cuando Salió la condena, no pudo condenar su enojo. De algunas forma le falló al abogado Paco González, el defensor de Juan Aponte, otro de los demandados en el mismo millonario juicio. Rolón también le entregó malas cuentas a su protegido, Luis Aranda, quien en el campo legal, perdió el juicio y ya luego se quejó de que le falló Rolón. ¿Y los trabajadores? No, a ellos no los defiende ni la CTM ni su abogado en la Junta.******* Por cierto, los que andan igual o peor, son los naranjas ligados a Ramón Guerrero Martínez. Como que es cierto, que el coordinador de la Unirse, Rosalío Villaseñor llegó “hambriento”. No sabemos si hambre de la barriga o hambre de poder político. Porque en una de esas y trata de seguir las huellas del “mochilas” y desde la alcaldía de Atenguillo aspire a ser alcalde de Puerto Vallarta. “El mochilas” de la alcaldía de Ayutla saltó a Puerto Vallarta. Ya detallamos antes sus tácticas gansteriles exigiendo desalojar la oficina de la Coordinación Regional de Finanzas. Nos dicen que lo mismo intentó aplicar en la oficina local del Instituto de Pensiones del Estado. Se presentó y ordenó le dieran llave y desocupar la oficina. Cuando le pidieron el respectivo oficio, resultó que no traía nada en manos. Así, como por guapo. O está tonto ese amigo o de a de veras es un ignorante y peca de ingenio. No se le puede entregar ninguna oficina si no acredita por escrito tener el nombramiento del nuevo jefe o de menor oficio de comisión para la entrega-recepción. Aquí no se hacen las cosas como en su rancho. ****** Por cierto, a la oficina de Coordinación Regional de Finanzas ya no regresó el tal Chalío ni “la güera”, Susana Rodríguez Mejía. Nos reportaron ayer que en la oficina sigue despachando Enrique García Encarnación. El viernes, éste les dijo que con gusto les entrega pero que deben tener el respectivo oficio del nuevo Secretario de Finanzas o en su defecto del Director General de Ingresos. Fue ahí cuando la espontánea expresión de “traen hambre” dicha quedito por un empleado de una oficina del segundo piso del edificio de la Unirse.

Zopiloteo en Unirse sobre el hueso en Coordinación de Finanzas

Publicado: Viernes, 07 Diciembre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Nos reportaron que Rosalío Villaseñor Álvarez hasta se hizo acompañar de Susana Rodríguez Mejía para impresionar en modo que rayó en lo gansteril al personal de la oficina de la Coordinación Regional de Finanzas del Estado.

“Traen mucha hambre”, balbuceó en voz baja un empleado a distancia y desde una oficina contigua de la planta alta del edificio de la Unidad Regional de Servicios del Estado, la Unirse.

Del edificio que alberga las oficinas locales y regionales del Gobierno del Estado, Chalío Villaseñor ha sido designado coordinador. Susana Rodríguez Mejía es la directora regional de la Secretaría de Turismo. Los dos son considerados piezas del engranaje político del ex alcalde y ex diputado local, Ramón Guerrero Martínez.

En la Coordinación Regional de Finanzas del estado despacha Enrique García Encarnación. Como otros jefes locales de las dependencias estatales, Ludwig Estrada Virgen por ejemplo, hace seis años abrió las puertas de la oficina al recién gobernador y al cabo de tensas pláticas convencieron a la nueva clase gobernante de permanecer en el cargo. Eso ha sido un reconocimiento a la capacidad y experiencia de servidores ya mencionados.

García Encarnación, nativo de San Juan de Abajo, ha podido sumar al día 29 años y seis meses. En seis meses debería sujeto merecedor de una jubilación total. Ludwid Estrada, alcanzó su jubilación apenas el mismo día de los relevos en el gobierno estatal empero desde semanas antes, ya en su oficina sentía el zopiloteo de Susana Rodríguez.

La noche del miércoles, Chalío Villaseñor le avisó a Enrique García que debería presentarse en Guadalajara. Acudió puntual. Allá le soltaron lo que él presentía. Le pidieron renunciar y entregar la oficina. Le dieron el nombre de una idama pero a Enrique García no le decía nada ese nombre. Ni siquiera lo grabó en su memoria. Él tampoco eludió el punto. Mantuvo firme su posición: que mi directora, que mi jefa, me ordene y entrego la oficina. Y respecto a lo suyo, solo pidió el pago de ley, el finiquito.

Pero no solo sobre él se dejó sentir la presión ese jueves. A la misma hora el personal de la Coordinación Regional de Finanzas era exigido a entregar la oficina. Querían entrar a la oficina. Exigían llaves. Exigían abrir la puerta y tomar posesión del despacho.

Los empleados reconocieron a Susana Rodríguez entre los que hacían punta. Es la dama que llegó de Guadalajara hace seis años y con la sola carta de presentación de ser amiga de Enrique Alfaro se abrió puertas y pudo ser regidora entre el 2015 y 2018. Pero era Chalío Villaseñor quien más presión ejercía. Se le percibió una prisa desmesurada por desalojar la oficina y sentar ahí a una segunda dama que la hizo acompañar.

La misteriosa dama del jueves regresó este viernes a ejercer presión ya directo sobre el coordinador Regional de Finanzas. Ya también ella despedía hasta en su caminar tener prisas por ocupar la oficina. A ella la arreaba Chalío, Villaseñor, el personaje llegado de Atenguillo, de la mano de Ramón Guerrero “el infumable, “mochilas”.

No sabemos si la dama presentó sus credenciales, oficio por escrito de su nombramiento, pero Chalío les dijo que ella sería la nueva jefa de la oficina. Se trata de, Susana Olivia Reyes Olivares, de quien solo alcanzamos a saber que trabajó un tiempo en el despacho de Carlos Nacinovich, ahí por Aramara.

Preguntamos a no menos de media docena de amigos, contadores, naranjas, priistas y apenas uno comentó haber visto desayunar este viernes en Los Alcatraces a Carlos Nacinovich. De la contadora Reyes Olivares nadie supo darnos señas. Es desconocida entre los naranjas. Los mochilistas también andan desorientados.

Si nadie conoce a la propuesta para ser Coordinadora de Finanzas en la Costa, cabe la posibilidad de tratarse de solo la dama consentida de Chalío Villaseñor. O bien, que en realidad es una amiga del círculo íntimo del neogobernador Enrique Alfaro Ramírez. Tratándose de un empleo estatal todo puede ser.

El caso del zopiloteo en Finanzas nos obliga trasladarnos a la no menos “atractiva” dirección general del Seapal. Nos ha sido confirmado que el ingeniero, Francisco Javier Rojas Gómez asumirá las riendas de la paraestatal en sustitución de Andrés González Palomera. La entrega física de la oficina se oficializará hasta el lunes. Se puspuso en dos ocasiones esta semana.

Hay una diferencia y no es menor. El ingeniero Rojas es un experto conocedor en el tema del agua, los drenajes y el alcantarillado de la ciudad. Su perfil no es político. Es técnico. Es una curiosa concesión del gobernador Alfaro a la iniciativa privada vallartense. Se diferencia de la contadora Reyes Olivares precisamente por eso, por la experiencia de uno, y la inexperiencia de la dama.

Además, Javier Roja no anda desbocado no ha exhibido prisas. Un amigo en común nos comentó haberle preguntado sobre el asunto del Seapal y que Rojas García evadió afirmarle, pero tampoco, negar, la versión de ir al Seapal.

Por conocer a Javier Rojas podemos sostener que él no se  mueve por intereses políticos. Del 2001 al 2007 fue director general de dicho organismo. Le recibió al profesor Jorge Carlos García Chavira, quien a su vez ocupó esa responsabilidad de 1995 al 2001. Fue quizá la época de la despolitización total del Seapal.

Con el ejemplo de Javier Rojas intentamos exponer la no descartable posibilidad de que la desconocida contadora Reyes Olivares sea en realidad una carta recomendada por el sector empresarial local. Eso implicaría la voluntad del gobernador Alfaro en colocar a una profesionista dedicada en cuerpo y alma a la nada fácil misión de recaudar más y más para las arcas estatales.

Sin embargo, no hallamos nada que empañe el trabajo realizado por Enrique García Encarnación por casi tres décadas en esa dependencia. Aún está en veremos, o mejor dicho, en negociaciones, y cabe la opción de darle el derecho a cumplir los restantes seis meses y cumplir el requisito de los 30 años para disfrutar de una jubilación.

El actual coordinador se integró a esa dependencia cuando don Guillermo Cosío Vidaurri fungía como gobernador. Ha visto pasar a Carlos Rivera Aceves, Alberto Cárdenas Jiménez, Francisco Ramírez Acuña, Emilio González Márquez y Aristóteles Sandoval Díaz. Todos le reconocieron su trabajo pero el equipo mochilista se muestra voraz y reclama la plaza.

Leímos por ahí que Rosalío Villaseñor declaró que él no viene a hacer una “limpia”. No será  necesario la limpia en dependencias como la oficina de Finanzas. Ahí no hay basura. La “limpia” del coordinador de la oficina de la Unirse tampoco tiene que ver con “limpia de priistas. A eso se refirió en su declaración. No. La chamba de Chalío es desocupar todas las oficinas y sentar ahí a todos los amigos y recomendados de Ramón Guerrero “el mochilas”. De paso abrirá espacios a alguno de sus amigos y parientes, y a quienes le leguen con carta de presentación firmada por Luis Munguía.

Revolcadero

En su toma de protesta, el nuevo gobernador, Enrique Alfaro Ramírez solicitó recursos para tres grandes proyectos estratégicos. Uno tiene que ver con Puerto Vallarta y se trata del macrolibramiento. Éste es un magno proyecto que ya varios años en proyectos del gobernador en turno. Ningún presidente municipal se ha encariñado con esta obra por la simple razón de ser un sueño imposible de aterrizar. Con un Andrés Manuel López Obrador empeñado en rascarle al presupuesto para estados y municipios (ahí están las partidas a la promoción turística que se irán al Tren Maya), Alfaro más bien trata de lucirse con proyectos fuera de la realidad. Que se de por bien servido si le mandan dinero para construir el puente de la avenida Federación, ahí por el fraccionamiento Verde Vallarta. Las otras dos grandes obras es la conclusión de la Presa El Ahogado y el saneamiento del río Santiago. ******  Y en la antología de compromisos alfaristas, por ningún lado se observa esté en sus prioridades obras de infraestructura para Puerto Vallarta. Más bien, apuesta a una nueva constitución, o que entendemos como su base para la cacareada refundación. Muy al estilo moreno, pero distanciado de don amlo, promete le entrará por un trabajo serio  y “no por decreto de un gobernante”.  ¿Qué más prometió Alfaro? Y a contracorriente de los morenos, que seguirá la evaluación  de oso maestros pero sin persecución, con el objetivo de imponer un modelo educativo único y nuevo con evaluación estandarizada; internet de alta velocidad en los 125 municipios; inversión en infraestructura, conectividad y equipamientos en las escuelas; doctores y medicinas en todos los hospitales y centros de salud las 24 horas. Algo más y con dedicatoria a los morenos, ni se duplicarán programas sociales que opere el gobierno federal. Una última y no la cumplirá. Que implementará un Sistema Estatal Anticorrupción, con autonomía plena, suficiencia presupuestal y articulación constitucional. Nuestros gobernantes o se da cuenta que las campañas electorales terminaron hace ya varios meses.****** Y a manera se resumen, Alfaro se propone gobernar con cuatro ejes: agenda social, crecimiento y desarrollo económico; desarrollo territorial, y seguridad y estado de derecho. Para lograr un avance mínimo, en el último eje, le va a sudar. Ahí están listos los mañoso para responder a sus retos. Quién sabe porque anda muy envalentonado Alfaro. Ese doble mensaje, a don Amlo y a los malosos, el de que “en Jalisco no habrá ni acuerdo ni tregua con los delincuentes, o el de que “aquí no habrá ni perdón ni olvido” tiene doble destinatarios, es de adorno personal.             Que actuará sin miedo y con determinación simplemente no se le puede creer.

 

 

 

Mochilistas se rompen las vestiduras por Seapal

Publicado: Jueves, 06 Diciembre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Se programó para este miércoles 4 el arribo y “destape” del nuevo director del Seapal pero se pospuso por dos días. Pero el relevo ya inició y las riendas de la administración ya las tiene Magdalena Báez Jiménez, aquella subtesorera municipal con Ramón Guerrero Martínez.

En espera del sucesor de Andrés González Palomera está una turba de personajes locales ligados e incondicionales al político de Ayutla motejado como “el mochilas”. Al presidente municipal, Arturo Dávalos Peña no se la ha tomado en cuenta.

El organismo operador del agua potable, drenaje y alcantarillado, el Seapal, entre todas las plazas estatales es la joya de la corona en Puerto Vallarta. Los mochilistas asumen que es una plaza para ellos y hasta entre ellos se abrió la disputa por ocupar chambitas de quinta.

En el anterior escrito ya mencionamos que el ex regidor y ahora presidente del ejido Las Palmas, Oscar Avalos Bernal anda desesperado tratando de conseguir un certificado de preparatoria y otro se secundaria para acreditar haber ido a la escuela. Quienes lo conocen, sobre todo sus vecinos nos afirman que ni siquiera cursó los seis años de primaria. Aun así, aspira a ocupar alguna gerencia, una jefatura o coordinación. Sin primaria pero se cree capaz de jefaturar alguna cuadrilla de calle.

A Ramón Guerrero la interesa asumir el control del Seapal y desde fuera Guadalajara meter mano al cajón. Con esas intenciones revivió a Magdalena Báez Jiménez y la colocó en la gerencia administrativa. Nos reportan que ha sido celosa en revisar las cuentas que le entrega Gilberto Fernández Cuevas quien ocupa dicha gerencia desde los tiempos de Cesar Abarca Gutiérrez.

Allá a finales de 2012, justo en el transcurso del mes de diciembre, llegó una dama pelirroja y pecosita para ocupar la oficina de Subtesorera Municipal. Hizo mancuerna con Gabriela del Carmen Reyes Hernández, quien a su vez, de ser subtesorera, saltó a la Tesorería. Las damas no hicieron huesos viejos y el 3 de enero, “renunció” Gaby Reyes.

Magdalena Báez corrió con mejor suerte que Gaby Reyes. Se consolidó como la subtesorera y supo hacer equipo con el tesorero, Samuel Pelayo Paz. Los dos juntos se convirtieron en los ojos y manos de Ramón Guerrero en el manejo del dinero. Aquella unión concluyó cuando Arturo Dávalos llegó a la alcaldía.

¿A quién responde esa dama que en los hechos ya asume la gerencia administrativa del Seapal? Bien, quienes la conocen la asocian con Francisco Javier Altamirano González, aquel ingeniero de estrechas confianzas a “el mochilas” que le sirvió de director de Planeación Urbana. Desde esta última oficina se cuajan “buenos” negocios entre funcionarios y constructores en la etapa de trámites y expedición  de permisos y licencias de construcción. Por eso y con instrucciones precisas de Ramón Guerrero a mediados de marzo del 2014, Magdalena Báez dejó la subtesorería para controlar el área administrativa de Planeación Urbana.

En el transcurso del gobierno mochilista, Magdalena Báez supo granjearse la confianza de Ramón Guerrero y hasta el último momento le cumplió a cabalidad. Precisamente con esa garantía, de una confianza y lealtad a toda prueba, “el mochilas” la manda a la gerencia administrativa del Seapal.  Ahora ahí se convertirá en ojos y manos del ex alcalde.

Cuando el lunes vino Jorge Gastó González Alcerreca a participar en la reunión ordinaria del Consejo de Administración del Seapal, en calidad de futuro director de la Comisión Estatal del Agua, el CEAS, se guardó toda información relacionada al relevo en la dirección general de la paraestatal. Nadie atina a saber quién será el sucesor de Andrés González Palomera.

El nombre y presencia de la gerente administrativa, la enmochilada Magdalena Báez ha sido motivo de interpretaciones ocultas. Entre González Alcerreca y la futura administradora del Seapal existe una coincidencia. Al titular del CEAS, Jorge Gastón y a Javier Altamirano los une una vieja y estrecha amistad. No falta quien considera que la carta mochilista para consumar el control total del Seapal es su antiguo director de Planeación Urbana, el ingeniero Altamirano.

El centro de la disputa en el Seapal, está primero los salarios. El sueldo a la gerencia de Calificación y Catastro es de 39 mil pesos en  números redondos. A la gerencia administrativa se le asignó para este año por concluir, un salario del orden de los 44 mil pesos. No hay una tabla uniforme salarial pues el gerente de operación devenga un sueldo poco arriba de los 56 mil pesos. Jorge Luis García Delgado, Gilberto Fernández y Manuel Acosta Padilla, son los gerentes de dichas áreas. El director general, para este caso Andrés González Palomera tiene un salario de 80 mil pesos.

Es probable que lo “atractivo” en el Seapal estén más allá de los sueldos. Más allá de los sueldos, que no son nada despreciables, están los dividendos políticos. Claro, también se trata de una oportunidad para obtener ingresos “extras”.

En los 18 años que los panistas controlaron al organismo hubo un manejo político discreto. Por la oficina principal pasaron verdaderos técnicos y profesionistas que despolitizaron al Seapal. Cuando los priistas recuperaron el gobierno estatal, en hace seis años, también hubo un  regreso en el manejo de la empresa. Hubo abundante críticas, muchos señalamientos, a Cesar Abarca señalado de usar al Seapal como su plataforma para construir su candidatura a alcalde.

Desde el primer año de su primera gestión, Arturo Dávalos Peña dio luz verde al abogado Francisco Vallejo Corona y éste se ha empeñado en lograr la municipalización de la paraestatal. En camino legal ha sido tortuoso y tortugo. El gobernador hasta hoy jueves, Aristóteles Sandoval ha combatido el proceso de Paco Vallejo. Al priista se le unió Enrique Alfaro Ramírez y juntos bloquearon el trámite en la Suprema parte de Justicia de la nación. Por tratarse de un servicio de competencia municipal, la sentencia de la corte  deberá ser en favor de Puerto Vallarta y solo es cuestión de tiempo para el resolutivo.

Entonces, exhibido el interés personal y político de Enrique Alfaro, nada de raro es la abierta injerencia de su personero Ramón Guerrero. Las condiciones están dadas para que Alfaro y Ramón Guerrero  tomen el timón y conviertan al Seapal en un instrumento para saciar intereses, políticos y económicos. A ellos dos, a Alfaro y a “el mochilas” no les importa Puerto Vallarta. Se mueven por su insaciable voracidad y si pueden y los vallartenses les permiten, se van a tragar a la ciudad.

 

Revolcadero

 

Por cierto, el que demostró prisa es Rosalío Villaseñor Alvarez, otro miembro del Movimiento Ciudadano ligado a Ramón Guerrero, y de los que perdieron la elección de julio pasado. Es el coordinador de la Unidad Regional de Servicios del Estado, la Unirse, una especie de jefe de todos los “delegados” que despachan en las oficinas del gobierno del estado. Lo primero que revisó son los bienes muebles de cada oficina pues “el mochilas” lo instruyó para eso y asume que todos los funcionarios estatales son corruptos y ladrones. Pero quedó claro que eso es solamente el discurso mochilista porque el propio político de Atenguillo dijo que no hay faltante. En otras palabras, que los priistas no se robaron nada. ******Y para muestras de que Enrique Alfaro es un gobernador enmochilado también está el ejemplo de la nueva directora regional de la Secretaría de Turismo, Susana Rodríguez Mejía. La ex regidora, íntima de Alfaro y alineada a Ramón Guerrero y su pandilla, a quien le rinde cuentas políticas, ya también apuró a Ludwig Estrada Virgen para desalojar la oficina de la parte alta del edificio UNIRSE. Que nadie se extraña. De todos los nombres sabidos y pero saber, el requisito de ser mochilistas los identifica. Ya mañana vendrá la tal Melissa Madero, Pancho “el chuletas”, Oscar “el canitas” Avalos, y demás impresentables mochilistas.****** Vaya, la Dirección de Seguridad Ciudadana y Vialidad lanzó para conocimiento de los vallartenses un compendió de recomendaciones y acciones para su seguridad en esta temporada vacacional. La seguridad se reforzó en zonas comerciales, bancos y colonias de la ciudad. Recomendaciones: si cobra cheque o retira dinero, pida compañía; fíjese si  hay sospechosos al hacer sus operaciones e informe a la policía; guarde el efectivo rápidamente; del banco vaya a un destino fijo; evita platicar con desconocidos; rechace si alguna persona le ofrece compartir una paca de dinero y también rechace si le ofrece un desconocido cambiar dólares o cheque bajo la promesa de compartir el dinero; si en la calle lo aborda una persona que dice tener el billete ganador de lotería y otro sorteo y se lo vende, no lo haga, ya que le pedirán dinero o joyas a cambio de ese billete que es falso. Si va a retirar o depositar una cantidad fuerte, o manda a un empleado, puede solicitar el apoyo de la policía para ser escoltados hasta el banco. La corporación pone a disposición de la ciudadanía el 911 y en la comandancia los números 114-29-78 y 11-44- 471.

 

Oscar ‘el patito’ Ávalos Bernal busca chamba, otros ya amarraron

Publicado: Lunes, 03 Diciembre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Oscar Avalos Bernal, el comisariado de Las Palmas anda apurado tratando de conseguir algún certificado con el cual acreditar haber cursado estudios de prepa y acomodarse en el Seapal. También busca el papelito de secundaria. En Tebelchía sostienen que jamás concluyó su primaria pues de aquel plantel lo corrieron a medio curso.

Oscar Avalos, de apodo “el canitas”, fue regidor en el trienio de Ramón “el mochilas” Guerrero Martínez por el Movimiento Ciudadano (2012-2015). En la elección pasada quiso repetir y, decepcionado cuando “el mochilas” no fue el candidato, a media campaña se declaró moreno.

En la zona rural todos lo asocian como seguidor del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena. Los militantes del MC se refieren de él como un “traidor” al partido e inclusive al propio Ramón Guerrero. Las tribus morenas vallartenses le dijeron que ni se acerque a ellos, que no es bienvenido. Lo tacharon de oportunista.

La mañana de este lunes vino a presentarse en la reunión del Consejo de Administración del Seapal, el ingeniero Jorge Gastón González Alcerreca. Desde el arranque de la gestión de Enrique Alfaro Ramírez en el gobierno del estado, este Jorge Gastón se perfila para hacerse cargo de la Comisión Estatal del Agua, el CEA. Cumple con el perfil de ser un “técnico” capaz y preparado para esa tarea.

A Oscar Avalos le debieron decir que el requisito para obtener chamba en el Seapal es ser “técnico”. Así es que con cualquier certificado de bachillerato, de un Conalep, Cecitej, Cebetis, alguna escuelita patito se podrá presentarse como “técnico en…”. Pero enfrenta serias dificultades para hacerse de un certificado patito.

El caso del amigo de “el mochilas” y actual presidente del ejido Las Palmas ilustra lo acomodaticio que suelen ser personajes ya cebados en las nóminas públicas. Nadie nos pudo confirmar haber terminado estudios de primaria y todos nos afirman que no tiene estudios de secundaria ni mucho menos de prepa.

Ramón Guerrero y el diputado local, Luis Munguía le tienen consideraciones y le ofrecen chamba en el Seapal. Para ellos dos es una pieza política de su grupo y ya le perdonaron el haberlos traicionado en la campaña pasada. Si a alguien debería reclamar Guerrero Martínez por su derrota electoral es al “canitas”. Enrique Alfaro perdió en Puerto Vallarta y quiere premiar a quien le hizo contracampaña.

Corredores, constructores y desarrolladores dan como hecho consumado que el próximo titular de la oficina local del Registro Público de la Propiedad será el ex regidor Gonzalo Delgado Guzmán. Si Oscar Avalos antes de vestirse de naranja fue identificado como priista, Gonzalo Delgado fue panista. De hecho, fue regidor en el trienio 2015-2018 por el Partido Acción Nacional, partido al que traicionó para irse al MC.

Ignoramos si Gonzalo Guzman Delgado es experto en la materia relacionado al Registro de la Propiedad. Le han dicho que en esa oficina los biznes llegan de los constructores y la recomendación es tratarlos bien y darles atención personalizada. Ya se ha asesorado con el actual jefe de esa oficina, el priista Héctor Ortiz Godínez. Sin duda llegará bien entrenado el abogado.

Ya se han dado pormenores del entronizamiento de la también ex regidora Susana Rodríguez Mejía. Con ella se reafirma el regreso de los mochilistas de la mano de Alfaro. Estos no acaban de entender de que, si bien es cierto que as decisiones son políticas, las soluciones deberán ser técnicas. Los vallartenses repudian a esta clase de políticos y estos, necios y tercos, insisten en ganarse el rechazo generalizado.

De Susana Rodríguez solo sabemos que un día llegó a despachar en la oficina de Relaciones Públicas. Alguna vez alguien publicó que en realidad la dama fue una escort de medio ver y ahí fue cuando conoció a Alfaro. Presumía que de Tlajomulco de Zúñiga la había mandado su amigo Enrique Alfaro. Si vio a hacer punta para e proyecto del lanzamiento de la candidatura a gobernador de Alfaro fracasó sin duda. Ya decíamos líneas arriba que Alfaro perdió la elección en Puerto Vallarta. Le ganó el moreno Carlos Lomelí.

Con los nombramientos de este tipo de perfiles que despiden ciertos rechazos en la sociedad local, Enrique Alfaro solamente cosecha enemistades entre los vallartenses. Selecciona a sus incondicionales y hasta parece que el requisito único es la antipatía personal.

Alfaro no está obligado a consultar por ejemplo al presidente municipal para hacer sus nombramientos. La lógica del entendimiento político, por ser gobernador y alcalde del mismo color de partido, sugiere la previa consulta a quien se agenció el  mayor número de votos en la elección de hace cinco meses. Quizá eso le duele a Alfaro.

La semana el que será a desde este fin de semana, lanzó un posicionamiento y reclamo a Andrés Manuel López Obrador y a su gobierno federal. Acá en Puerto Vallarta resonó un punto, el relacionado a que él sí combatirá a la corrupción, que meterá a la cárcel a funcionarios corruptos. Los vallartenses le exigen dejar de hablar y actuar, ser coherente y contradecirse en eso de erigirse como el paladín de la justicia.

Alfaro se muerde la lengua. Fue el más entusiasta promotor de la malograda campaña de “El Mochilas”. No acepta que cuando abrazó su causa en aquel cierre de campaña de La Lija, él mismo, Alfaro, perdió simpatías entre los vallartenses. No quiso escuchar los gritos de desaprobación a él.

En las imágenes públicas del reto de Alfaro al gobierno López Obrador, al superdelegado, Carlos Lomelí, buscamos al alcalde Arturo Dávalos. Hasta hoy no sabemos si fue invitado por Alfaro y por ocupaciones o agenda previa, se disculpó. Lo cierto es que no lo vimos aplaudir un discurso de abierta confrontación, quizá legítimo, pero de alto contenido político.

Los asesores de Alfaro le han dicho que políticamente será redituable asumirse como el gobernador antiamlo. La pretensión es usar el gobierno de Jalisco como una plataforma que lo catapulte a las grandes ligas de la política nacional y colocarse en la línea sucesoria para el presidencial del 2014. Para esos fines, piezas como Carlos Lomelí, e inclusive Arturo Dávalos le hacen sombra. Alfaro quiere porristas, insubordinados fáciles de someter. Quien le haga sombra, lo considera potencial competencia y enemigo político.

REVOLCADERO 

Hagamos un compendió de las antologías escuchadas en el largo y cansado sábado 1 de diciembre guardadas en la memoria. Nos llamó la atención el anuncio de Andrés Manuel López Obrador de someterse a la revocación de mandato. No por experimentar el voto intermedio sino que este ejercicio se haría el primer domingo de julio de 2021. ¿Por qué? Porque en esa misma fecha se realizarán las elecciones federales intermedias. Bueno, también en varios estados habrá elecciones concurrentes. ¿Y eso qué? Pues que parece tratarse de algo finamente pensado. Se concibe un ejercicio electoral alterno a la elección constitucional y eso implica echarle la manita a los candidatos afines, a los morenos.****** Ha, y por supuesto, las reculadas de López Obrador ya están a la orden del día. El más sonado, al cabo del festivo fin de semana y ahora que arrancó la chamba semanal, es la noticia de que los trabajos de la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México no se cancelan. Algo de raro hay aquí. Que quieren tiempo para recomprar abonos. Habían dicho que se detenía todo el primero de diciembre. Son varias reculadas y ya sus seguidores empiezan a desencantarse. Eso del perdón y olvido, de perdonar a los corruptos, de amnistía a ciertos ladrones ya empiezan a cansar a los chairos pues los deja sin defensa. ****** De la elite mundial, a destacar el “llegas tarde, comes y te vas” que los morenos le aplicaron al venezolano, Nicolás Maduro. Fue algo muy parecido al “comes y te vas”, que Vicente Fox  hizo al ya fallecido líder cubano, Fidel Castro. López Obrador y los suyos, solo le pidieron a Maduro retrasar su llegada a México y no presentarse el recinto legislativo para eludir el escándalo que la oposición preparaba. A Maduro lo mandaron al Palacio Nacional, en donde el Bronx panista, no tenía presencia, le dieron sus enchiladas, se tomaron las fotos, o lo mandaron de regreso a su país. ******* ¿Qué más? Ha, la quema de yerbas y los polvos y humos que se levantaron del planchón del gran Zócalo de la capital del país. Que los jefes de casi dos centenares de grupos étnicos realizaron sus ceremonias y entregaron el bastón de mando a López Obrador. Por ahí leí que un seguidor del presidente de la república confesaba haber llorado en ese momento. Creo fue Oscar Pérez Ortiz, legendario líder de la izquierda locales, primero en el PRD y luego en Morena, a quien le negaron ser el abanderado a alcalde en 2015. Los sagrados momentos de dioses y chamanes deben respetarse y son respetable. Pero como lo sagrado va de la mano a las deidades, como que no alcanzamos a entender si esto se contrapone con la promesa de separar a la política de las creencias divinas, de dioses y deidades. Pero bueno, solo es una complicación y quizá errónea interpretación de lo que es en realidad la cuarta transformación. Si las reformas de don Benito Juárez es una de esas tres pasadas transformación pues ésta tuvo como bandera separar iglesias y creencias del gobierno.***** Una última revolcadita de pilón. Si es cierto que don Amlo camina con la reversa, acá el gobernador Enrique Alfaro, también reculó dos décadas y años. Los legisladores naranjas, que son mayoría en el Congreso del Estado, se alistan para convertir en fiscal general, a maestro Gerardo Octavio Solís Gómez. Solo es cuestión de trámite para regresarnos al primer lustro de la década de los 90. Solís Gómez tiene una larga trayectoria en este campo. Algunos se acordarán que fue el segundo Subprocurador Regional de Justicia, el antecedente de la hoy Fiscalía Regional, donde hasta hace unos días despacho Francisco Sandoval Rodríguez. Este señor, luego fue procurador general de justicia, secretario general de gobierno y hasta gobernador interino por unas semanas. Eso le permitió construir un grupo de amigos y subordinados quienes controlan la impartición de justicia, de tal forma que nadie se atreverá a hacerle sombra a su propuesta.