Back to Top

Movimiento Ciudadano, sus acuerdos y acomodos

Publicado: Viernes, 19 Octubre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Cuando Ramón Guerrero exigió él decidir el total de las candidaturas a las alcaldías del distrito, palomear a cada candidato a regidor en Puerto Vallarta, los negociadores del Morena se retiraron de la mesa de pláticas. Había medido el capital político de “el mochilas” y su propuesta de alianza resultaba ventajosa para el político de Ayutla, acabando por jugársela con Laurel Carrillo Ventura.

La fracasada negociación de Ramón Guerrero por irse del Movimiento Ciudadano para irse a Morena viene a colación por la moda actual y con tendencias a intensificarse de aquí al 2021. Se cierran y abren puertas en un determinado partido político y habrá una migración de piezas cuyas bases ya están cimentadas.

El gran padrino de Ramón Guerrero y otros cuadros del MC fue Abraham González Uyeda. Es el dueño de le lechera Sello Rojo. Fue él quien refaccionó a “el mochilas” cuando en el invierno del 2012 abandonó al Partido Acción Nacional y se tomó la aventura de irse al MC.

“El padrino” ya se fue del MC y se cobijó en las siglas de Morena. Con algo de suerte y reaparecerá en gobierno federal y en una posición de relevancia.

De aquel equipo que trajo a Puerto Vallarta de Guadalajara está Diego Franco Jiménez, actual titular de Servicios Públicos Municipales.

Franco se había enfadado de trabajar en el área de cobranza en una subdelegación del IMSS de Guadalajara. Mientras Ramón Guerrero enfrió relaciones con Uyeda, Franco las sigue cultivando. Es un puente firme del funcionario municipal con Morena.

Recién sostuvimos una larga charla con un amigo priista. Uno de los muchos temas fue ese, el éxodo que habrá de resistir su partido el Revolucionario Institucional por la supervivencia. Entre la clase priista local se impone un ambiente de resignación porque algo han percibido en la conducta y el discurso que en privado maneja su único regidor Roberto González Gutiérrez. Empiezan a creer que “ya perdimos a Roberto”.

Roberto González dio la campanada de su vida cuando el 12 de diciembre del año pasado, fue el único en registrar su precandidatura en las oficinas de PRI. Extrañamente Cesar Abarca Gutiérrez se hizo a un lado y le allanó el camino al ex director de la UNIVA y del Tecnológico de Puerto Vallarta. Todavía se sigue debatiendo cuáles y qué causas o razones pesaron en Abarca para declinar.

Bien, hoy los priistas recuerdan un comentario detallado publicado en este espacio en donde se hizo mención por primera vez de negociaciones de Roberto González con operadores del MC. Hasta hoy al autor nadie le ha negado la versión. El acuerdo consistió en, si el PRI no lo hacía candidato a alcalde, Roberto renunciaría a esa militancia para irse al MC. No ocurrió así porque el PRI lo nominó como candidato de unidad aquel día guadalupano.

El pronóstico mayoritario de que Roberto González esta más cerca del MC que del PRI. No se irá ahora, ni en las próximas semanas o meses. Pero hará trabajo, desde la regiduría priista. Nadie tampoco tendrá acceso al tamaño de sus acuerdos con los naranjas.

De los pactos en lo oscurito del pasado proceso electoral poco a poco toma forma la versión de un encuentro del Cesar Abarca con operadores políticos del MC. De acuerdo a la información disponible, el priista pretendía allegarse apoyos por todos lados y parte de su objetivo fue construir puentes con los del color naranja. El detalle es probablemente de menor relevancia pero es un intento por anticiparse a un escenario a vincular entre un priista con el MC. Rocío Cerón fue un activista del PRI, ligado estrechamente a Abarca y del PRI al MC. Por lo demás, el ex director del Seapal realiza a últimas fechas un activismo político y eso extraña y llama la atención entre los priistas.

Desde la sierra, de Talpa de Allende para ser preciso, fluyó a la costa una historia contada por el profesor Roberto Palomera Preciado. Éste se atribuye haber gestionado un encuentro de Abarca con un tipo de apodo “Kito” Palomera. Bien, de acuerdo a la versión, el abanderado del tricolor se reunió con Marco Antonio Franco Palomera, quien era en esos días candidato del MC a alcalde de Talpa. El punto fue el mismo, granjearse apoyos y acarrearle votos a la candidatura de Cesar Abarca. Kito Palomera se hizo en el PRI, fue panista y acabó por vestirse de naranja.

En todos los municipios del distrito priistas hay entendimientos entre morenos, panistas y priistas. No lo negará ni el profesor Michel, actual regidor der Morena, quien todavía a principios de éste año presumía campante su afiliación al PAN. La ex abanderada morena Laurel Carrillo fue una apasionada de las causas priistas. Toda la familia Carrillo ha sido priista aunque uno de ellos, Carlos Carrillo Santana fue un tiempo panista. Es decir, ni convencida, comprometida ni tampoco casada con el morenismo vemos a la regidora Laurel Carrillo.

Sirvan los ejemplos tratados arriba como incipientes fundamentos que podrán dar condiciones a un escenario de cruce de cuadros políticos de un partido a otro.

Acá, en Puerto Vallarta y Jalisco la moda es el MC, no Morena. El éxodo será a ese partido. El MC ofrece algo que ningún otro partido ofrece: Trabajo.

La chamba es el gran gancho naranja. Son decenas de empleos vacantes de diciembre en adelante, cuando los priistas salgan de las oficinas de la UNIRSE. Los amigos priistas también desalojarán decenas de oficinas en el Seapal. Al interior del MC se definen los retos y se finiquita las diferencias. El grupo vallartense le reclama directo al gobernador electo, Enrique Alfaro la mano y control sobre el Seapal. De cualquier forma, más allá de la cabeza en esa empresa, habrá espacios por cubrir. Ahí vamos a ver neonaranjas, personajes saltarines que se reestrenarán con ropaje nuevo.

 

REVOLCADERO

La que anda desatada es la famosa “Nena”, Ariadna Luquín, la dueña de los supermercados Juan Carlos de Las Juntas. Como que el jueves amaneció de malas pues ordenó hacer una quemadera de sus clientes y darle difusión en el feis. Pero no creemos se trate de una mala noche pues esa lista negra con fondo color verde la encabeza su comadre Osiris Sagrero quien para mayores señas personales se trata de la mera subdelegada municipal de aquella demarcación municipal. La tal Osiris se incorporó a media campaña y tal parece que hubo buena vibra en el equipo coordinado por Lupita Guerrero. Ésta es la actual regidora. En Las Juntas le atribuyen la maniobra de convencer a Orisis Sagrero y piratearla a la Nena Luquín. ¿Como la convenció de unirse al equipo? Le dijo que eran paisanas, bueno, casi paisanas pues Lupita Guerrero se asume como oriunda de La Cruz de Loreto y la señora Sagrero de Bobadilla, nació en Gargantillo. Para cuando terminó la campaña la dueña del abarrotes sepultó su comadrazgo con la Osiris y era tal su enojo que puso primero en la lista de la quemada.******Otro de la lista negra de los primeros diez deudores, es “el Paquillo” Arreola, hijo del profe jubilado, el coordinador de delegados municipales, Francisco “Paco” Arreola García. Este segundo nombre parece confirmar que lo de la Nena Luquín sí parece comportarse como un signo de malestar hacia sus hermanos de color naranja. “La Nena” no quiere saber nada que no sea de Luis Munguía y de Ramón Guerrero y todo lo que huela a Arturo Dávalos la mata. Sin embargo, nos han dicho que la Nena trata de mandarle su mensajito al mochilas y a Luis Munguía diciéndoles que ahí tiene una larga lista de lo que les ha “fiado” a manera de cooperacha o financiamiento para el proyecto Mochilas-Munguía en fiestas y reuniones del grupo. Hace ya varios meses consignamos en este espacio que la Nena tiene perfectamente anotados cada pepino y repollo, cada coca y refrescos, bolsas de hielo y varios etcéteras. Si uno de éstos le juega chueco a la madrina, ese día aparecerán en la lista negra. La Nena no tiene remordimientos, y ya sea por represalias o por venganza, ella dice que actuará. Y trae porra. La más mochilista de Las Juntas, Olivia Arteaga Montoya, le aplaudió a rabiar. Escribió: “No que no pagaban, jajaja”. Osiris y el Paquillo Arreola, también Concha Espinosa, mandaron pagar la deuda y exigieron ser borrados de la lista.****** Los usuarios de Telmex con residencia en poblados de la zona rural, particularmente los de Las Palmas están molestos por el pésimo servicio. Se quejan de que las fallas son recurrentes. Hasta por días padecen la “caída” del servicio y se quedan incomunicados. Ellos pagan por un servicio de 24 horas, ya sea por contrato o plan, y a cambio reciben un servicio mocho y de baja calidad.******* Casi logran su cometido de venir a Puerto Vallarta y recorrer el cinturón de la miseria a fin de ponerse de acuerdo y juntos elaborar los proyectos para aprovechar los 667 millones de pesos que el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador prometió para mejorar las condiciones de vida de colonias populares. Esos distinguidos visitantes son, por orden de importancia, el próximo titular de la Secretaria de Desarrollo Territorial, y Urbano, la Sedatu, Román Meyer Falcón; el gobernador electo, Enrique Alfaro y Carlos Lomelí Bolaños, el elegido para ser “superdelegado” federal en Jalisco. Los dos, Alfaro y el señor de la ‘cuarta transformación’ en Jalisco, promulgan la transparencia pero se mueven en las oscuras tinieblas pero trataron de que nadie se entere de la visita. Ya de retirada, Carlos Lomelí fue el único en publicar “Me reuní con Enrique Alfaro Ramírez y abordados asuntos de interés para Jalisco. Trabajamos de forma coordinada en la búsqueda del desarrollo del estado”. Sin embargo, omitió que dicho encuentro fue en Puerto Vallarta.

Ni con ‘bendiciones’ se salva el Centro de Maestros de la delincuencia

Publicado: Miércoles, 17 Octubre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

Cuando la mañana del pasado miércoles llegaron a la “oficina” de trabajo y hallaron afuera del edificio algunos muebles, los empleados del Centro de Maestros Costa-Sierra Occidental captaron aquella sabia recomendación de sus superiores. “Échenle la bendición cada vez que salgan”, fue la encomienda.

La escena del miércoles 10 de octubre causó rabia y coraje. Afuera y en el pasillo de ingreso había sillas y otros muebles menores de oficina. Como que el sol sorprendió a los ladrones y desistieron de seguir con su acarreo y se largaron con la carga ya arriba de algún automotor de carga pesada. Eran las ocho y media de la mañana. “Como que las encaminaron”, nos contó un testigo visual.

La del miércoles fue la séptima visita de los bandidos en cinco meses al Centro de Maestros. Ese conteo inicia el lunes 7 de mayo. El fin de semana anterior a ese día marcó la racha negativa. Ya antes, en el lejano 2011 sufrieron un primer robo. Siempre ha sido de su preferencia el equipo de computación y tanto es el saqueo, que ya vaciaron todo y el equipo habilitado son los teléfonos personales. Ese aparato en miniatura es el equipo de trabajo.

El Centro de Maestros Regional de Puerto Vallarta se localiza a espaldas del Cecytej y la Escuela Secundaria 132, a un costado del Instituto Tecnológico, allá en la escondida colonia El Mangal. Depende de la Dirección General de Formación Continua, de la Secretaría de Educación de Jalisco. La oficina sirve a todos los docentes de educación básica en la Región Costa Sierra Occidental. En total son unos 4 mil 500 profesores. La función principal es capacitar y actualizar a los docentes por medio de Cursos Presenciales. Es decir, se trata de capacitar a través de cursos a los maestros en donde su asistencia es obligatoria, no vía “en línea” o a través de computadora. Dicha capacitación se cortó de tajo al desaparecer el Programa de Carrera Magisterial al implementarse la Nueva Reforma Educativa.

Tiene lógica suponer que la tan socorrida reforma educativa es la explicación y causa del deterioro del Centro de Maestros y la condena a permanecer en el abandono a los tres empleados de planta. La única actividad registrada en dicha oficina regional es la capacitación a los docentes en espera de ser sujetos a algún tipo de evaluación, ya sea por ingreso, promoción o permanencia. Aplaudirán que Andrés Manuel López Obrador se anime a echar atrás la reforma de Enrique Peña Nieto pues por ahí hallarán una vía de escape y dejar atrás sus predicamentos.

El edificio dispone de un terreno extenso. Se diferencía parcialmente en del Cecytej y la secundaria 132 por una barda perimetral. En una parte existe malla ciclónica. Dicha malla colindante registra un deterioro que no puede ser peor y sin duda anima a incursionar más allá del arroyo del callejón sin salida que divide con el Tecnológico. Es esta parte, que da frente a la colonia San Esteban al punto conocido como “La Posta”, el punto justo de los allanamientos.

Bien, entonces quedamos que el 7 de mayo se reportó el primero de siete robos ocurridos en cinco meses y tres días. Levantado el inventario, se anotó la pérdida de gran parte del equipo de cómputo. Desaparecieron también dos pantallas de 32 pulgadas. Se notificó a Guadalajara y la instrucción fue limitarse al trámite de la denuncia correspondiente.

Hubo indignación entre los pocos empleados. Uno de ellos recurrió al Twitter y Facebook para pedir apoyo al secretario de educación y en menos de diez minutos le legó la respuesta. No era el titular de la SEJ. Hablaron de la Dirección General de Formación Continua y la orden superior fue “bajar todo de las redes” de inmediato.

En palabras llanas, le ordenaron checar el inventario, lo existente y lo robado, levantar la denuncia cada vez que entren y dejarse de grillas. Fue la vez de la recomendación de echar la bendición cada vez que salgan de la oficina.

El problema es que nadie en la SEJ asume la responsabilidad. El responsable directo del centro de Maestros Regional es el titular de la Dirección General de Formación Continua para Profesionales de la Educación. Ahí despacha Alonso Soto Zavala. A partir del 2016 se hizo cargo de todos los centros de Maestros en Jalisco. A él le enviaron un primer escrito los trabajadores. Nunca contestó. A la insistencia, Soto Zavala canalizó la queja a la Coordinación de Centro de Maestros. El jefe de ésta oficina, muy orondo y pies en el escritorio, le habló a sus asistente y le dijo se hiciera cargo del asunto. Con esas maniobras todos eludieron su responsabilidad.

Ni con la frase de batalla de “al cabo ya se van” se atreven a hablar los empleados del Centro de Maestros. Temen a sus superiores. Prefieren conservar la chamba. Estan molestos pero se guardan todo.

En el transcurso del mes de julio registraron dos robos. En agosto uno y en septiembre otros dos. El último fue el 11 de octubre. Saquearon en esas visitas todo el equipo de cómputo, reguladores, ventiladores, sillas, mesas. Traducidos en pesos, tales bienes quizá sumen más de 150 mil pesos en valor. Más allá del valor, esos robos son un insulto y un atentado a la educación, a los propios hijos, por qué no, de los ladrones. Despojan de las herramientas de trabajo y capacitación de un profesor que a la vuelta de la esquina se apostará frente a sus hijos a compartirle sus conocimientos. 

El edificio está equipado con 5 aulas en la parte alta. El piso superior se mantiene inmaculado, virgen. Los malechores han respetado, quizá por haber solo sillas, muebles mucho volumen y poco de valor. En la parte de abajo hay oficina de una dirección, un aula de usos múltiples, bodegas y baños. El mobiliario, ya sin computadoras ni esas cosas de la tecnología tan preciadas por los cuatreros del Mangal, no va allá de algunas sillas y mesas. Quedan las abandonadas afuera y en el pasillo de salida.

Sin duda los ladrones ven un atractivo, una invitación a ingresar por algo de valor. El edificio muestra signos de deterioro a simple vista. Parece abandonado. Ya no se imparten cursos Ya no se le brinda mantenimiento. Las puertas son tienen chapas. “Pues “como que le hace falta uso”, nos platicó un empleado con dejo de nostalgia.

Hay un clamor por el urgente rescate del Centro de Maestros. A ese paso, los ladrones acabarán por llevarse puertas, techos y ladrillos. Hubo un convenio con el Tec y cambio de preparar aulas, había mantenimiento y seguridad  privada. Llegó Alonso Soto a Formación Continua y disolvió el acuerdo “porque no quería a nadie ajeno en su edificio, que él lo iba a ocupar”.

Hoy el abandono y el desinterés, la malla ciclónica tirada, puertas sin chapas es una invitación pública a robar. Para los jefes superiores en Guadalajara no existe ni edificio ni trabajadores. Con pagar a un velador pudo mantenerse el equipo de capacitación pero prefirieron encomendarse a dios. Ahí, en ese rincón de la alta educación en Puerto Vallarta priva el dios de los bandidos, el enemigo de los maestros. Ninguno de los otros tres planteles, incluyendo el tecnológico con su seguridad privada, ha escapado de los allanamientos de los amantes de lo ajeno.

 

REVOLCADERO

Se llevó a cabo una reunión de trabajo en donde los actores principales fueron los presidentes municipales de Puerto Vallarta y Bahía de Banderas, Arturo Dávalos Peña y Jaime Cuevas Tello. Vaya que tienen mucho trabajo por hacer alrededor de toda la zona conurbada. Tienen proyectos pendientes de equipamiento urbano por ejecutar. El puente Federación es acaso la mayor deuda de estos y ex alcaldes de ambas municipalidades. La obra del puente esta inconclusa desde la administración acá de Salvador González Reséndiz, y en Bahía de Banderas, los cuñados Rafael Cervantes Padilla y José Gómez Pérez. Ninguno de éstos cumplió su parte. Tampoco Ramón Guerrero Martínez. El único avance de Chavita, fue unir la avenida Federación con la avenida México y tirar cemento hasta el monte en el punto del viejo callejón Ixtapa Mojoneras. Entre esos dos puntos, que cruzan la carretera a Las Palmas, a 50 metros del ingreso al CUC, los hermanos González Reséndiz, Chavita y Rafita, se dieron gallo con la compra a precio de gangas de tierras. Ahí tienen tierra de reserva, grandes bodegas, un fraccionamiento exclusivo y algo más.******  Y los que también andan bien chambeadores son los regidores. Son los tiempos de instalar las comisiones de trabajo y nos llama la atención el esmero por difundir este tipo de trabajo. Más allá de notarse que los regidores e rodean de un equipo de prensa propio para tareas de propaganda, destacamos lo siguiente por tratarse de un ejemplo de pluralidad en los equipos de trabajo, particularmente la Comisión de Seguridad Pública y Tránsito. Al frente de la misma está el regidor José Adolfo López Solorio y son miembros colegiados, Laurel Carrillo Ventura y Cecilio López Fernández, los dos del Morena, y el panista, Saúl López Orozco. Hablamos de pluralidad porque entre los invitados destacamos al diputado local electo del MC, Luis Munguía, a la regidora del Partido del Trabajo, Carmina Palacios Ibarra, y las naranjas, Cuquita Pulido y Alicia Briones. Ha, y otros honorables invitados, lo fueron el comisario de la Policía Municipal, Misael López muro, el número dos y jefe operativo de la policía, René Méndez Vázquez, el subdirector de Tránsito Municipal, Everardo Rubio Avalos y el subdirector de la Academia, Héctor Vázquez Valencia.******* Los vecinos del centro de Ixtapa ya empiezan a reclamar por la lenta pero consistente invasión de sus calles y banquetas. En aquella demarcación se instala desde hace ya varios años cada miércoles un tianguis y cada semana son más los comerciantes que a temprana hora instalan sus puestos de vendimia. Al principio, el tianguis tenía el orden de instalar sus puestos a dos cuadras al este de la plaza principal. Poco a poco se recorrieron por la calle Independencia hasta cubrir hoy el frente de la primaria Emancipación, justo frente a la plaza. Ya empezaron ya a invadir banquetas de las calles contiguas a la plaza y los primeros puestos aparecieron en calles atrás de la iglesia. No hay consignas no fobias a los tianguistas pero reclamen de menos dejen libre paso a la plaza, a la escuela, el centro de la delegación.

Las ‘mujeres’ de El Mochilas que ponen en jaque al gobierno de Dávalos

Publicado: Martes, 16 Octubre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

“Qué perro, la verdad. Con el simple hecho de meter a Oscar nos tumbaría muchisísimos votos”, nos dijo un militante del Movimiento Ciudadano en las horas que en Guadalajara se finiquitaban las negociaciones del reparto de regidurías.

Ramón Guerrero Martínez no daba tregua y si le vetaban un nombre, él se sacaba de la manga dos, tres nombres más. Uno de esos nombres fue el de María Inés Díaz Romero, la dama que tiene en jaque a todo el MC y amenaza la imagen del partido, del gobierno municipal y también atenta contra la credibilidad y liderazgo del alcalde Arturo Dávalos.

María Inés Díaz es una de las tres damas que por obra y gracia del motejado de “el mochilas” son ahora regidoras. Causa asombro el número de mujeres alineadas al mochilismo. Cuando aquellas cansadas negociaciones en Guadalajara, se mencionó el nombre de Olivia Arteaga, quien en el gobierno mochilista se desempeñó como administradora de los mercados municipales.

Mas damas enmochiladas: las ex regidores Bellani Fong y Susana Rodríguez; Ariadne “la nena” Luquín, Iris Ulloa Godínez.

Cuando la infame fama pública del ex secretario particular de Ramón Guerrero, Oscar Ernesto Pérez lo puso fuera de la jugada, ofreció más nombres pero a todos los reprobaron. El único aprobado fue Adolfo “el grinch” López Solorio.

Al cuarto para las doce, de Guadalajara llegó el borrador de la planilla del MC. Tres damas vinculadas al mochilismo aparecieron. Además de María Inés Díaz, ocupando la décima y última posición, Alicia Briones Mercado y María del Refugio Pulido Cruz. Las últimas, se registraron en la posición número dos y sexta respectivamente.

El perfil de María Inés Díaz, Alicia Briones y Cuquita Pulido parecía más atractivo y convenció a los negociadores. En las pláticas, invariablemente participaron el propio Enrique Alfaro, el dirigente estatal del MC, Guillermo Medrano, Jorge Vizcarra (en calidad de delegado especial del MC en Puerto Vallarta), Ismael del Toro Castro (ex alcalde de Tlajomulco y ahora alcalde de Guadalajara), Ramón Guerrero y Arturo Dávalos.

Desde aquellos momentos se supo que las tres damas representaban intereses perfectamente definidos; primero los de Ramón Guerrero y su grupo, y luego los de la familia. Aquí y en Guadalajara, habían sido vetados los aferrados operadores de la corriente mochilista y entre éstos estaba Oscar Pérez, el esposo de María Inés. La esposa de Dagoberto Alarcón mereció mayor atención cuando “el mochilas” puso su nombre en la mesa. Es familiar del Víctor Bernal y también prima de los hermanos Escobedo Pulido, Pedro, Toño “el pirata” y Rodolfo, aquel contador pillado, al arranque de la administración Fernando González Corona, con la mano en el cajón.

Quién sabe si los dueños del MC creyeron que inscribiendo en la planilla a Cuquita Pulido tendrían el apoyo de los primos Escobedo Pulido. Los hechos lo niegan. Es más, en realidad, no siquiera Cuquita Pulido trabajó en la búsqueda del voto. Prefería irse al cerro y jamás ocultó su desdén a Dávalos y a toda la planilla naranja.

Entonces, si en plena campaña electoral, las tres damas enmochiladas no mostraron interés ni realizaron trabajo electoral no debería asombrarnos el desinterés a la responsabilidad de ser regidor. A las damas no les costó ni una sola gota de sudor. Creemos que tampoco les costó un peso.

María Inés armó la gorda desde la primera semana. Un sector de la sociedad vallartense, sobre todo animadores de la política, se indignaron cuando la dama prefirió despachar en su empleo de ejecutiva en la agencia de autos nuevos Ford. Ella no se desbocó por el salario de 70 mil pesos, el salario de un regidor. Simplemente le agrada la comodidad y el confort de su empleo.

Está claro que María Inés en ningún momento buscó un cargo de representación popular. Está en posición y en su derecho de reclamarle, primero a su esposo Oscar Pérez y luego a Ramón Guerrero. Uno de ellos, o los dos, la metieron en un embrollo y si no atina a dar una decisión acertada, los vallartense no se la van a perdonar.

Ni se observa pecadillo criminal el de la mujer de Oscar Pérez. Puede cobrar el cheque completo con su sola asistencia a las sesiones convocadas al pleno del Ayuntamiento. Dijo que será regidora de medio tiempo. Eso es ambiguo. Que no se preocupe por cuatro horas al día. Que no asista ningún día, a excepción de cantar “presente” en cada sesión edilicia.

Eso, cobrar sin “trabajar” en la oficina, los vallartenses no le van a perdonar porque no votaran por Dávalos y su planilla. Ahí está María Inés. No es una representación honorífica. Se le paga y bien pagado. Será una regidora de medio tiempo amoral. En estricto sentido legal, no roba al pueblo pero en el sentir popular, comete un “atraco” si reta al pueblo con su indecisión de mantener los dos trabajos.

El caso de las tres damas regidoras enmochiladas representa un duro golpe al MC. El alcalde Arturo Dávalos pagará el costo. Ramón Guerrero no planea dar la cara. Él es el mayor responsable de éste pasteleo político.

No es necesario consultar a Dávalos ni a nadie de su equipo para verificar que ellos son los primeros indignados con la atrabancada posición de la esposa del ex secretario del “mochilas”. Dávalos mantendrá un silencio cómplice porque se asume como un político de la alta escuela, políticos graduados en donde el compromiso y la palabra se honra, no se traiciona.

Al principio citamos algunos episodios de las negociaciones para la planilla de munícipes, cuando desde la posición de “candidato”, Dávalos pataleó, discutió, rechazó, se opuso a las propuestas de “el mochilas”. Debió enfadar que apenas le echaba para atrás un nombre, Ramón Guerrero le salía con una retahíla de nombres de esposas de algún colaborador suyo. No fue un día. Fueron por lo menos tres semanas de fastidiosas, engorrosas y chinchorreras pláticas en Guadalajara. Como para acabar agotado una madrugada, y ya desganado soltar un “ya pues, ándale, pon a tu mami”.

Las tres regidoras enmochiladas son por sí mismo un atentado a la política en su esencia. Por excesos y abusos de esta naturaleza, los electores vallartenses, de Jalisco y de todo el país, han echado del poder a priistas y panistas.

El reclamo ciudadano es a la regidora María Inés pero de sus yerros es corresponsable su partido el MC y la propia administración municipal.

Ahora, también hay un daño irreparable de la empresa que emplea a la regidora. Un empleado de tiempo compartido no rendirá jamás resultados de cualquier trabajador de tiempo completo. Si la agencia Ford le aceptó María Inés trabajar media tiempo y mantenerle inalterable el sueldo no hay ningún problema. Por nosotros que el dupliquen el salario y estimulen a la doña. Estaríamos ante el caso de una empresa privada modelo, única en Puerto Vallarta. Pero no, la iniciativa privada vallartense no se distingue por ser así de generosa con sus trabajadores.

Pagarle tiempo completo a un servidor público por trabajar medio tiempo, si motiva el cuestionamiento ciudadano. Las lagunas jurídicas de los entramados legales juegan en favor de cualquier regidor, en este caso regidora, que pique a viborilla pretende cobrar su jugosa quincena con solo ir y hacer sombra a las sesiones del Ayuntamiento. También el ciudadano tiene derecho a recriminarle el sueldo a su “representante” popular. También pueden “castigarla” y castigar a su empresa, la agencia Ford.

REVOLCADERO

Vaya. Que el regidor relecto por el Movimiento Ciudadano, Eduardo Martínez Martínez se sirvió con la cuchara grande y en Ixtapa designó él a los cuatro coordinadores de sector. En honor a la verdad, nos dieron los cuatro nombres y como tres de los cuatro nos resultaron ser totalmente desconocidos nuestra memoria a solo pudo retener uno de los cuatro nombres. Se trata de Ramón Chavarín, un viejo conocido por muchos años que nos llamó la atención cuando vimos por primera vez su rostro al lado de Arturo Dávalos y otros funcionarios. Eso sí, en campaña Chavarin se ganó la chamba pues fue uno de los pocos promotores del MC que trabajó de noche y de día en su camioneta nueva estaquitas repitiendo en su bocina la cancioncita del ya afamado morrillo huichol. El otro nombre retenido en nuestra decadente memoria es Jesús Manuel Fonseca, quien ya había trabajado en el sector 4 (Banús, Verde Vallarta, Tamarindos, Costas Dorada, Villas Ixtapa). Totas, que ni para coordinar uno de esos sectores consideró al Chéfero Ramírez.****** A últimas fechas, las miradas de atención están hacia el desarrollo del Grupo Vidanta a orillas de la desembocadura del Río Ameca. ¿Por qué? Porque la creencia popular cree hallar en los trabajos de ampliación la respuesta al aparente éxodo de cocodrilos de su hábitat natural. Los saurios han invadido rincones de los ríos y alarman a quienes los considera una amenaza. De vez en ves se observan ejemplares a nado libre en las aguas de la bahía. Deducen que los cocodrilos son ahuyentados por las pesadas máquinas que escarban en las aguas del río para ganar terreno. La invasión humana es la causa por la que esos animales abandonan su hábitat. Son afirmaciones temerarias, sin mucho sustento. Lo cierto es que la convivencia humanos-cocodrilos no se logrará de la noche a la mañana. Hace falta mucha información. Entonces, lo urgente es implementar un plan, uno que haga más cordial, amigable y placentera la relación de estos seres.****** Por cierto, mientras eso sucede, el Grupo Vidanta de Daniel Chávez ya tiene avanzada su proyecto de aterrizar en Puerto Vallarta su Home Port. Es decir, convertir las instalaciones portuarias en una terminal desde donde parten y regresen los monumentales cruceros a un recorrido que tentativamente pudiera ser Mazatlán, Puerto Peñasco, Los Cabos, al norte, y al sur, Manzanillo y Acapulco. El parque de diversiones tematizado Cirque du Soleil encuadra en este ambicioso proyecto, el que por cierto, es un sueño largamente acariciado por los prestadores de servicios en toda la Bahía.

¿Cuál es el afán de separar a dos menores por pleito de sus padres?

Publicado: Viernes, 12 Octubre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

El vía crucis de Gloria inició luego de una tenue discusión con el padre de sus dos pequeñas. Se negó compartir su hogar con hija y yerno de su pareja, disgusto que aprovechó para visitar a su madre y viajar a Guadalajara. Regresó en una semana y halló la puerta cerrada de casa.

En solamente los últimos diez días de julio pasado, el mundo de la enfermera de IMSS se derrumbaba. En cuestión de días se desencadenó una serie de discusiones, de juicios y litigios, el fin de sueños e ilusiones.

Es la historia en breve de Gloria Nínive Haro Robles y Alejandro Rosales Medina, enfermera y doctor en el Hospital de Zona 42 del Instituto Mexicano del Seguro Social. Papel protagónico juega Susana Real, una maestra de profesión, que irrumpió en la relación de los dos primeros, cuando abrió las puertas de su guardería, la Estancia Infantil “Mi Escuelita” y le confiaron a una Diana Marisol, niña de apenas cuatro años de edad.

Fue en diciembre de 2009, recién egresada de sus estudios de enfermería, cuando Gloria Haro llegó a Puerto Vallarta. Con ropa básica y muchas ilusiones en su maleta se instaló en casa de una amiga en Rincón del Cielo y se puso al servicio de pacientes de la clínica 42 sus conocimientos de medicina. Casi nueve años después, admite su estatus de vulnerable en aquellos días. Fue esa condición que aprovechó en grado de abuso su compañero de trabajo, el doctor Alejandro Rosales Medina. Éste mayor a ella con diez años de diferencia.

Del 2010 hasta julio pasado, fue un continuo disfrutar de la vida para Gloria Nínive. Aceptó los cortejos del doctor y desde el primer trimestre de ese año ya vivían juntos. Hasta hoy analiza los apuros del padre de sus dos hijas, de irse a vivir con ella a Rincón del Cielo. Dos años vivieron en el exclusivo coto de Valle Dorado. En ese ínterin se enteró que en realidad no estaba divorciado como le había jurado. La esposa entabló un juicio contra su pareja. Ello no fue obstáculo para vivir el amor. Luego se fueron a la casa del médico, una finca en la calle Cracatoa de la colonia Linda Vista Oceano. Nada en el horizonte amenazaba la relación.

Hace cuatro años nació la primera de dos hijas de la relación de Gloria y Alejandro Rosales. La pequeña es de brazos, de apenas unos cuantos meses de edad.

Como la canción de Gloria Trevi, ahora en el recuentro de los daños, es probable que el ocaso de la relación se originó cuando confiaron a Diana Marisol a la guardería Mi Escuelita. Se ha identificado a “la maestra”, Susana Real como la responsable de haber “terciado” en la pareja y propiciar el rompimiento.

En marzo pasado ocurrió algo inesperado. El médico Rosales sufrió una hemorrogia cerebral y es de tanta gravedad que literalmente ha sido declarado en incapacidad médica y física. A la fecha no se reincorpora a su trabajo en el IMSS. Quienes lo buscan pueden hallarlo en la Unidad de Medicina Familiar Arcos. Esta es una clínica privada que se presume es de su propiedad.

El Evento Cerebro Vascular (ECV), la hemorragia cerebral, que atacó al doctor Rosales deterioró su salud y entre otras consecuencias, le ocasiona convulsiones, mareos, pérdida parcial de lenguaje, movilidad motriz. Inclusive, suele sufrir pérdida de conocimiento.

En la “nota inicial de urgencias” médica fechada el 9 de marzo, se indica el motivo de la consulta: “crisis convulsiva”. Se advierte de la malformación arteriovenosa, con huellas de sangrado en boca y laceraciones en el labio inferior. Cuatro días después, se confirma el diagnóstico catastrofista, pero con pronóstico optimista: Hay hemorragia intercerebral.

Destacamos las precarías condiciones de salud del doctor Alejandro Rosales por lo siguiente. Una semana después del 20 de julio, la enfermera Gloria Haro regresó de visitar a su madre pero no pudo ingresar a su hogar. Las chapas habían sido cambiadas y lo confirmó en una llamada telefónica. Rosales le había dado el cortón y, lo supo semanas después, había iniciado una demanda reclamando la potestad de la mayor de la mayor de las niñas.

En tanto resolvía su situación personal buscó para rentar una casa y retomar su trabajo en el IMSS. Gloria advirtió que algo grave ocurría. Hasta el 20 de julio, no existía problemas con el padre de sus hijas. No discutían. Hoy se siente tranquila pues exigió su privacidad al oponerse compartir su casa con otra familia desconocida para ella. Rosales exigió sin tregua recibir a una hija mayor casada y con una hija, y al yerno. “Yo no estaba preparada para eso. Estaba en mi derecho”, se sostiene la enfermera.

En realidad los problemas empezaron cuando acordó de manera verbal compartir convivencia con la niña de 4 años. Cierto día acudió a la estancia Mi Escuelita y le avisaron haber instrucciones “del padre” de prohibir verla. Reclamó. La decisión la había tomado el médico Rosales. Ella se atrevió luego a solicitar el apoyo de “la patrulla rosa” y así ver a su hija. Ahí supo por primera vez de un “emplazamiento” a ella, de la existencia de un litigio por la custodia de la menor. Siempre vía verbal, le notificaron del mandato judicial precautorio de una juez. Los elementos de “la patrulla rosa” se declararon imposibilitados de intervenir. Ella, se propuso organizar su defensa y recurrir a la asesoría jurídica profesional. “Estoy dispuesta a todo. No voy a permitir que dividan mi familia a mis dos hijas”, subrayó.

Un detalle no cuadra en la inteligencia de Gloria Haro Robles. No alcanza a asimilar qué poderosas razones motivan al padre de sus dos hijas pretender arrebatarla solo a una de las dos niñas. Lo razonable sería un reclamo legal por las dos menores.

Ha sido el médico Rosales quien acudió a los “tribunales”. En efecto, fue llamada a la oficina de la Procuraduría Social del gobierno del estado en el edificio de la UNIRSE. No hubo acuerdo de ninguna naturaleza. Dicha Procuraduría tiene limitaciones legales y su campo solo llega al orden conciliatorio. Como madre, no acepta separarse y separar a su hija de cuatro años de su hija menor.

El recurso de Rosales Medina es una “demanda de guarda y custodia” de la menor Diana Marisol. El expediente está en el Juzgado Quinto en materia civil. Firmado por una funcionaria menor, no por la jueza titular, se resolvió la medida de prohibirle a la madre ver a la niña. La notificación por escrito fue muy posterior al “aviso verbal” dado por el padre y ejecutado a cabalidad por el personal de la guardería “La Escuelita”.

El martes 25 de septiembre, la secretaria de acuerdo del Juzgado en mención Karla Lizett Cortes Pérez firmó el oficio concediendo la “custodia provisional y definitiva” en favor de Alejandro Rosales Medina. Esa fue su demanda “vía sumaria civil”. Tres días después, el viernes 28, el médico le avisa a Gloria que podía ir a recoger sus pertenencias a la casa de la calle Cracatoa. Ahí estaban “mis garras arrumbadas en un rincón”, contó.

Aquel viernes le dijo algo más, en tono mandón: “Ya no vas a ver a tu hija”. Sería el lunes 1 de octubre cuando recibió el escrito de la custodia dada al padre.

Preguntamos cual fue la argumentación, motivación, las razones que convencieron al Juzgado Quinto Civil arrebatar a la madre y entregarla, padre a una menor de 4 años de edad. Fue luego de plantear la pregunta cuando revisamos la motivación que se valoró para fundamentar la resolución. Es simple y sencilla: la madre ya pidió su cambio de (hospital) trabajo; niña tiene apego a su medio hermano, Julio de 14 años. La menor “no era muy afín a ella por lo contrario siempre ha preferido estar con el de la voz (el padre); a pesar de su corta edad ella me ha externado que está feliz viviendo en mi casa…”. No disponemos nada de la defensa de la contraparte que por su lado mantiene su dicho no haber sido condenada, todavía cinco días después de firmar la custodia, a un estado de indefensión.

Dejamos al final un dado. En el periodo del 20 de julio a la disputa por la custodia de la menor un informante anónimo confió a la enfermera al “motivo” de la conducta de su expareja. Había entre ellos una mujer. Le dijeron que era “la maestra” de la guardería. Hubo nombres. Ahora ya entiende los constantes regalos de la maestra Susana Real a Diana Marisol, el solidario apoyo en agosto y los últimos diez día de julio, que la alentaba y aconsejaba la separación (la regla dice que una maestra procura la integración familiar, no la desunión).

La maestra de la discordia posee una personalidad manipuladora. Por lo menos, así la define una profesional de la psicología consultada para el escrito. Le atribuye la autoría del plan maquinado y ejecutado por el doctor Rosales.

Entonces, respecto a la responsabilidad del Juzgado Quinto de lo Civil su resolvieron y otorgaron la custodia sin considerar los argumentos de la madre y movidos oscuras razones no sería nada extraordinaria combatirlo en una segunda instancia. No cuadra que un juzgador resuelva separar a una menor de 4 años de su madre y de una hermana de meses de edad. A menos que se rijan por valores trumpianos, donde lo común es dividir a las familias latinas.

Nos resulta muy poco convincente se arrebate del hogar materno y otorgue la custodia de una niña de 4 años a una persona inhabilitada física y profesionalmente, incapacitado de su empleo desde marzo pasado, hace ya siete meses. Lo menos que debería aplicar es revisar la salud de la parte demandante. Si se consideró que el médico Rosales Medina padece de convulsiones, de mareos, tiene perdida de movilidad corporal, de leguaje, de vista, y aun así es apto para brindar total atención a una niña, entonces, la disculpa por anticipado a los impartidores de justicia del Juzgado Quinto. En tanto, nosotros acá vamos a sostener las dudas y sospechas. Si las evidencias sustituyen las sombras de las sospechas, el asunto trascenderá más allá.

 

REVOLCADERO

Algo ocurre con nuestra clase política, en todos sus niveles y de todos los partidos. O no entendieron el discurso de Don Amlo o simplemente no lo respetan ni nadie le hace caso al futuro presidente de la república. El discurso tiene que ver la honestidad y eso implica ajustarse el cinturón y ser el ejemplo de la austeridad. Es decir, en el discurso todos, y más los morenos, deberían sentirse obligados a cuidar cada peso bajo su custodia. ¿Eso qué? pues que deberían por ejemplo reducir sus sueldotes y prefieren ir a contrasentido, subirse sus emolumentos, sus dietas y hasta sus sueldos. Ya hasta se autorizaron por adelantado autocobrar más de 200 mil pesos en diciembre. Es su aguinaldo y algo más. También se subieron su tajada para pagar gasolinas, casetas de peaje etc. La presión social los hará recular. ****** Del tema sugerido arribita, el periódico Excelsior publicó la tarde de este viernes: Se aprueban bono líderes del San Lázaro: al mes, disponen de 151 mil 500 extras. Cada uno de los partidos tiene un líder, un representante, el líder de fracción o bancada. De ellos habla la nota: Mario Delgado, líder de Morena, cuenta con 30 mil pesos de fondo revolvente y nueve mil 500 del fijo. Juan Carlos Romero, del PAN, tiene 20 mil y 7 mil. René Juárez, del PRI, 15 mil y 5 mil. Los líderes del PES, PT, MC, PRD y PVEM disponen, cada uno, de 10 mil pesos de fondo revolvente y 3 mil de fijo. Si en campaña se pelearon, a todos ellos el dinero los une ya en el poder. Así es que chairos y contrachairos, no se enojen.***** Por cierto, acá en Puerto Vallarta se palpa un ambiente enrarecido. Si es temporada de frutas, diríamos que se está comiendo mucho pico de gallo pues por todos lados brota la camorra. Supimos a media semana que una periodista abordó a metros de ingresar a su oficina a la regidora morena Laurel Carrillo y le sonó un agresivo reclamo que por haber tachado a la periodista de chayotera y esas cosillas en un grupo cerrado de whatsapp. La regidora morena deberá aprender la lección de los riesgos de no confiarle ni a su asistente manipular sus teclas. La periodista ya debe saber quién realmente la bautizó de chayotera en el grupo de morenos. Y por otro lado, dos personajes de la prensa libran su propia batalla mediática como regidos por una regla donde saldrá airoso quien luzca mayor dominio y repertorio del castellano más folclórico de los regionalismos mexicanos. Ahora entendemos por qué la campaña mortal contra los pobres saurios. De que anda bravos, andan bravos. Acá no hay lío, dijera el ilustre ixtapense, Manuel “Cañadas”. Ojalá y no se les ocurra traer sus riñas por estos barrios. Mi amigo “el túngüiri” está preparado y les atora a todos.

Arma Dávalos equipo de mandos intermedios pluralista y sobresalen de extracción priista

Publicado: Miércoles, 10 Octubre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Ortiz

De la montaña de nuevos nombramientos de funcionarios municipales, nivel “mandos intermedios”, nos atraen la atención algunos por su pasado inmediato priista que han dado un paso y se visten de naranjas.

Ya se hizo público semanas atrás que la regidora por el Partido Revolucionario Institucional hasta hace diez días, Paula Celina Lomelí Ramírez, ya forma parte de las filas del MC. Ella ha sido invitada al equipo del ingeniero Arturo Dávalos Peña para asumir la subdirección de Educación Municipal.

El caso de Celina Lomelí, su regiduría por el tricolor es más circunstancial, de beneficios mutuos del momento. Que se diga priista, la dama no lo ha sido. Es la esposa del ejecutivo de una radiodifusora local, Paco Pérez, con quien los dueños del PRI procuraron granjearse su apoyo con el ofrecimiento de su regiduría. Paco Pérez no se ha apartado de su posición de directivo de una empresa y lo suyo ha sido dar resultados a su empresa. Eso lo ha acercado con políticos de todos los partidos, de ahí que no se le puede reclamar deslealtad al tricolor, ni suya ni de su esposa.

Pero sí más de algún priista se sintió indignado por el caso de Celina Lomelí, hallamos razonables los disgustos provocados por una decisión igual de Rocío Cerón Fregoso.  Ella se formó desde abajo en el activismo del PRI. Ocupó cargos menores en las administraciones priistas del 2003 al 2012, siempre de la  mano del cacique de los locutores, el ex alcalde Gustavo González Villaseñor. Con César Abarca Gutiérrez en la dirección general del Seapal, ella se desempeñó como jefa del departamento de Atención a Usuarios. Cuando Andrés González Palomera pidió licencia para relevar a Abarca al frente del Seapal, Rocío Cerón tomó protesta como regidora. En ese periodo, de febrero a septiembre, fue cortejada y convencida por los naranjas.

A diferencia de Celina Lomelí, a Rocío Cerón sí se la consideró cuadro hecho y comprometido con las causas del tricolor. De ahí que su nombramiento de jefe de coordinadores de la Zona Norte se sintió en la clase priista.

El gobernador electo, Enrique Alfaro Ramírez, el franquisitario y el gurú del Movimiento Ciudadano en la entidad, difundió el fin de semana un video corto en donde anuncia y da la bienvenida al ex dirigente estatal del PRI y diputado local electo, Carlos Pizano Ramos.

Pizano es el último reclutamiento priista ejecutado por el MC en Jalisco. Alfaro, como Arturo Dávalos y sus operadores en Puerto Vallarta, se muestran insaciables en su inacabable tarea de devorar a los contrarios y consolidar su fuerza política.

Este martes nos ocupamos de darle una revisadita al equipo de trabajo que rodea al director Diego Franco Jiménez en la Dirección de Desarrollo Social. El exdelegado municipal de Ixtapa, David de la Rosa Flores es el subdirector. César Magaña Ayvar estará al frente de Participación Ciudadana. Éste último, de la coordinación en el Sector 15, donde se localiza la colonia La Floresta, Rancho Alegre, Loma Bonita y los fraccionamientos Hipódromo y Lisboa, recibió la invitación de ser coordinador de Participación Ciudadano allá a finales de febrero pasado, cuando la licencia de Dávalos provocó ajustes y reajustes en la estructura de gobierno.

Un primo de los Domínguez Monroy, por el linaje maternal, estará a cargo de Programas Sociales, y María de la Luz Dávalos, va a jefaturara los coordinadores en la zona sur. A la ex regidora, Edelmira Orizaga se le consideró para ocupar una de las áreas pero no apareció. Debió parecerle poca cosa y esperar un mejor ofrecimiento.

Bien, quien conozca a Los Monroy de Compostela no tendrá dudas de asociarlos con el PRI. De esta familia es el ingeniero de Sonido Monroy, que aparecerá “administración” de los Programas Sociales. En esta misma área estará  trabajando el ixtapense, Luis Enrique Rico. Quien conozca a Luis Rico, sabe también de su pasado priista. Marilú Dávalos ha sido torpedeada insistentemente y en ese fuego amigo naranja, es tachada de “priista”.

Podemos citar al ex presidente del ejido Ixtapa, Zeferino Ramírez Colmenares como otro cuadro priista reclutado por los operadores del MC. Él es regidor suplente y por ahí aparecerá en un cargo de medio nivel.

Se escuchan algunos rumores respecto a la invitación y coqueteos con Yesica Yerena, dama a la que no le desagrada ir más allá de la invitación.

Si no todos, la inmensa mayoría de los nombres dados líneas arriba fueron promotores del PRI. No es necesario entrar en detalles.

En otras áreas de la administración pública se observan nombres de personajes asociados al PRI, al PAN  y al menos a un tercer partido político. Todo ello es prueba fehaciente de haber cimientos de la construcción de una base social pluripolítica que explica el irreclamable triunfo electoral de Dávalos en julio pasado.

El proyecto naranja no acaba con ganar la gubernatura ni lograr hilar dos triunfos en la presidencia municipal. Atrás de Arturo Dávalos se abren paso las aspiraciones de otros perfiles asociados a él. Ya hemos oreado en este espacio los nombres de Víctor Bernal Vargas, de Diego Franco, y más reciente añadimos el apodo de “el chino” Juan José Velázquez. El alcalde interino hasta hace dos semanas, Rodolfo Domínguez Monroy también persigue su sueño de ser presidente constitucional, “alcalde de tres años”.

Al reto de cualquier alcalde, de un grupo político es construir alianzas con la sociedad pero también con otras fuerzas políticopartidistas y juntos cogobernar la ciudad. El requisito de toda alianza es anteponer a cualquier interés personal o de grupo, los intereses comunes.

Lo que sucede pues, es la competencia eterna de un partido político contra los otros. Estamos frente a la competencia electoral del 2021 y todos se acomodan para llegar en óptimas condiciones e imponerse a los demás. La suma de cuadros priistas al MC fortalecen el capital naranja fuerzas. La sola permanencia en el gobierno estatal y municipal les permite sacar ventaja a sus adversarios. Indigno o no, al fin y al cabo es apenas una treta, de la que ni siquiera el novato Morena se puede sustraer. Ahí andan los activistas morenos casa por casa ofreciendo becas, mucho apoyo social, a niños, a adultos mayores, a estudiantes, toman nota y alistan sus censos. Son censos y listas de beneficiarios, un primer bosquejo de una potencial lista clientelar, de votos en la elección intermediaria. En su momento y donde gobernaron, lo mismo ha hecho el PAN, el PRD, todos los demás partidos políticos.

Revolcadero

Hace poco más de un mes nos enteramos que María Inés Díaz Romero les advirtió a todos que ni de tonta estaba pensando en renunciar a su chamba en una agencia de automóviles nuevos. Que ahí le va muy bien. El comentario aquella vez incluyó la duda de que la esposa del ex secretario particular de Ramón “el mochilas” Guerrero cumpliera su palabra. Ya van para dos semanas y el cheque quincenal está listo para cobrar pero la dama ni siquiera ha ido a presentarse con el personal que le asiste en la regiduría. Está decidido, la recomendada del “mochilas” no trabajará. Ésta sí que es una auténtica “juanita”, la “juanita del mochilas”. Esta asesorada. Sabe que nadie a puede obligar asistir todos los días a ocupar su oficina. La única obligación es gritar presente en los plenos del Ayuntamiento y presentar por ahí alguna iniciativa. ¿Es una sinvergüenzada? Lo es, sin duda. Ojalá y sea el último de los muchos abusos atribuidos a “el mochilas” en su paso por Puerto Vallarta. Y todavía se pregunta por qué los vallartenses no le dieron el voto.******Vaya, son repetidas las veces que usuarios del Seapal nos reportan la ausencia de Susana “Sussy” Ortega de la oficina de Ixtapa. Cuando la dama se pierde, ni a sus jefes superiores les contesta el teléfono. El abandono del trabajo es en pleno día. Los ixtapenses extrañan a Víctor García. estan molestos por la desatención del personal que despacha en la oficina. Son tan absurdas las órdenes que hace dos semanas, un usuario nos llamó para quejarse de haber sido “secuestrado” en dichas oficina. Que cuando hacia su pago en ventanilla, llegó un camión de custodia de valores y se cerró la puerta, nadie entraba no salía. ****** ¿Alguien conoce y sabe del doctor Alejandro Rosales Medina?  Que tiene plaza en el IMSS pero que desde marzo pasado tiene incapacidad médica. Por ahí trae un escandalito, un lío en un juzgado civil. Su abogado y asesor es un tal Cesar Fregoso del que nos dicen presume ser un intocable y que lo es gracias negras relaciones. ¿Será cierto?

 

 

AMLO, de la austeridad a la frivolidad en un ¡Hola!

Publicado: Lunes, 08 Octubre 2018

CONTEXTOS

Gerardo Sandoval Díaz

La revista ¡Hola! es sinónimo del periodismo rosa tan gustado por la aristocrática y adinerada clase política mexicana. Enrique Peña Nieto, su esposa y sus hijas, aparecieron en siete ediciones tras su arribao a Los Pinos. El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, los Salinas de Gortari, los Fox-Sahagún, el senador panista, Javier Lozano y hasta la misma Margarita Zavala cumplieron el sueño de verse en las coloridas páginas de tan afamada revista de corazones.

En fotografías de la revista española apareció la primera huella de la llamada “Casa Blanca”, la tormentosa historia que puso de rodillas a Peña Nieto, el origen del deterioro de su imagen pública de la cual no pudo recuperarse. Aquel reportaje titulado “la primera dama en la intimidad” se originó cuando una avezada periodista del equipo de Carmen Aristegui hojeó la revista en la fila de un supermercado y frente a las fotos, se le ocurrió averiguar sobre la residencia de tan finos acabados donde posaba la primera dama.

El nuevo escándalo asociado a la revista ¡Hola¡ y otro político mexicano no se trata ni por asomo de alguna sospecha de corrupción ni desvío de dinero público. Sí en cambio exhibe la corrosión de una clase política, ya no priista sino la morenista, que se desvive por hacer público un acto privado que pudo trascender sin sobresalto alguno.

Por ahí alguien escribió una frase ad hoc y puntual para el caso; “una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones”. Cesar Yáñez, acaso el más leal de quienes por más de dos décadas han seguido a la sombra de Andrés Manuel López Obrador, ha manejado la prensa del tabasqueño. Le atribuyen ser el creador de la imagen de un político de costumbres austeras. Ahora es el responsable de poner en duda el discurso que los llevó a Los Pinos: La austeridad.

López Obrador y sus colaboradores tomarán el gobierno dentro de ocho semanas, el primero de diciembre. A cada crítica, sus seguidores se han encargado de recordar esa fecha, cual más efectiva recurso para eludir culpas y acusaciones. Es cierto (que AMLO todavía no es gobierno), como también es cierto la preocupante suma de tropiezos cometidos por el equipo y legisladores morenos. Lo que bien pudieran ser considerados llamados de alerta, los leales a la causa lo asumen que la respuesta de enemigos y oportunistas. La boda puede ser momento para reflexionar a fondo.

Este fin de semana se reportó violencia en algunos foros ciudadanos organizados por el equipo lopezobradorista en algunas ciudades del país. La violencia obligó cancelar foros educativos y foros por la Pacificación y reconciliación. Pareciera asomarse una andanada de crisis en los trabajos preparativos.

Es sin duda la boda de Cesar Yáñez el mayor golpe a un “gobierno” que todavía no gobierna. El líder había implorado a sus colaboradores someterse a un régimen de vida austera. Lo extraño es que su jefe de prensa, ya nombrado como el futuro coordinador general de Política y Gobierno no lo entendió así y el antepasado fin de semana cuyo dispendio fue narrado a media semana en 19 páginas a todo color de la revista española.

Y no. No es ningún debate en función de si se gastó dinero público. Quién sabe si la boda se financió con dinero ahorrado por Yáñez en los tiempos que fue funcionario en el gobierno de la ciudad de México cuando su líder fue jefe de la ciudad. La novia y ahora esposa de Yáñez tiene fama de ser dama adinerada. Ella, Dulce María, la empresaria Silva Hernández, se dio a conocer cuando fue encarcelada en marzo de 2016 por acusaciones relacionadas a “operaciones con recursos de procedencia ilícita”. Si permanencia en la cárcel fue de 15 meses. Si se gastó dinero de la novia y es sucio, corre en favor de Yáñez.

Algo tiene la política que atrapa a personas a tal grado de transformar conductas y modos. Cuando los fastuosos reportajes de los Peña Nieto, los Velasco y Anahí de Chiapas, nuestros amigos los morenos se daban gallo al escribir sus opiniones. Hoy, no defienden la boda de Yáñez pero se guardan sus opiniones.

Las 19 páginas dedicadas por el Hola al evento es un exceso y eso es lo que más daña la propuesta de la austeridad. El viejo vocero de López Obrador ha sido la cadena más débil del eslabón moreno. Experto y hábil en el manejo de medios, no pudo advertir el daño al proyecto. No se le exige haber cancelado ni posponer su boda. No. Nadie le sugiere ocultar su sociedad conyugal. Pero pudo ser prudente y mesurado en muchos y los más diversos aspectos. La grosería y el insulto está en el despilfarro de una fiesta privada convertirá en un suceso público precisamente para presumir la capacidad de dispendio en el gasto. Es como presumir riqueza, poder de gasto, frente a millones de mexicanos que a duras penas tienen un peso para comer.

López Obrador ha pedido a futuros secretarios y a legisladores de Morena ser mesurados al momento de gastar el dinero público. En las primeras semanas perdió el control de sus diputados pues estos se mueven en sentido contrario. Días atrás aprobaron asignarse más de 200 mil pesos, dinero de dietas, aguinaldos y otros “derechos”. Tampoco hay control en la organización de los foros ciudadanos. En el último foro educativo en Acapulco las diferencias de los maestros se resolvieron a sillazos y cubetazos.

Lo inexplicable es el escándalo de la boda. Es un escándalo mediático justo el ámbito en el que se supone se mueve como pez en el agua Cesar Yáñez. Más allá de dilapidar una fortuna en langostas y demás botanas, dinero lícito o ilícito, lo revelador e indignante fue el abuso mostrado en las 19 páginas de la revista ¡Hola! dedicadas a la crónica del evento.

Nosotros acá supimos de la existencia de la opulenta revista rosa por ser la preferida de Eva Contreras Sandoval. El matrimonio Fernando González Corona-Eva Conteras ya nadaban en la abundancia. Ignoramos si el matrimonio alguna vez pudo tener acceso a publicar ahí sus eventos sociales. Era uno de los sueños.

Si no es por el escándalo ya internacional provocado por la publicación de la revista rosa muy poco se supiera de la boda del asesor de AMLO. López Obrador aparece en la portada y ni modo que eso no haga público un evento privado.

Uno de los eslabones más débiles de la república austera ha sido roto por la frivolidad de la prensa rosa. No fue un golpe a la corrupción como le ocurrió a Peña Nieto que de un reportaje de las páginas del ¡Hola! se desprendió el tufo de la corrupción de la Casa Blanca.

El último de las siete apariciones de una dama del clan Peña Nieto apenas ocurrió tres semanas antes. Fue la Paulina y su último deseo de vivir sus últimas fiestas patrias, ataviada a la alta moda desde el Palacio Nacional. La última imagen de la familia presidencial priista será esa, la vista en la prensa rosa. Y la primera imagen de la nueva familia presidencial, la de López Obrador y sus amigos ya circula en 19 páginas a todo color.

Uno de los debates más apasionados de chairos y contrachairos apunta precisamente a cuestiones como el que nos atañen es este espacio. Quizá Yáñez quiso vender el mensaje de ser él un apasionado de la república amorosa, también parte del discurso presidencialista de AMLO. Esa duda estarás por disiparse. Más bien, la condición humana coloca al periodista en posición de ser un tipo irresistible a los defectos de la frivolidad y la vanidad. Y como la frivolidad y vanidad va de la mano del narcisismo y los egos, ni AMLO ni Yáñez advirtieron que el mundo se les venía encima.

Así las cosas, una boda ha puesto en jaque la proclama de la austeridad de la nueva república. Cuántas veces López Obrador repitió el discurso de poner ellos en casa el ejemplo de vivir con la austeridad del pueblo empobrecido. “Un pueblo pobre no puede tener un gobierno rico” es una de las frases más repetida por el lopezobradorismo. Todo indica que tal vez se imponga una política austera. Pero de que vamos a tener gobernantes ricos, millonarios, con el gusto de presumir la opulencia y vivir en la frivolidad, los vamos a tener.

 

REVOLCADERO

Por cierto, la pregunta del millón de todo vallartense apunta hacia la diputada federal del Movimiento de Regeneración Nacional, Lorena Jiménez Andrade. Quieren saber si la maestra rechazará tomar ese “aguinaldo” navideño de más de 200 mil pesos que se le entregará en diciembre próximo cuando apenas sume cuatro meses de trabajo legislativo. Los apostadores de casino se inclinan en favor de que la maestra agarrará el dinero. Total, lo aprobó la mayoría de los diputados y la maestra Lorena es parte de esa mayoría. Los apostadores juegan a la segura.******  Y el que se fue a la pesca este fin de semana fue el gobernador electo, éste del Movimiento Ciudadano, Enrique Alfaro. En un video dominguero presentó a Carlos Pizano Ramos. Sí, es el mismísimo priista que a principios del año pasado fue elegido presidente estatal del ex poderoso PRI y que cuando se trató de asignar las candidaturas plurinominales, fue el primero en autoapuntarse. No deja de impresionarnos que dado el palo al PRI salen muchos a decir que ya se sabía de esa complicidad del diputado local. De ese tamaño ha de ser la disciplina tricolor, autoimpuesta que les impide aceptar, señalar y denunciar traiciones y traidores.******La tormenta del domingo hizo aguas las fiestas patronales de Las Juntas. Antes del inicio de esa novenario festivo ocurrió una rebatinga entre el cura del lugar y autoridades delegacionales. Las partes peleaban el derecho de otorgar los permisos a interesados en vender las espirituales aguas espumosas, cantaritos y botellones de alcohol. La famosa Nena Luquín pedía su permiso para vender en su tienda de abarrotes “Juan Carlos”, negocio situado a una cuadra de la plaza. El representante de la iglesia exigía el ingreso por ese y otros permisos, a sus sagradas arcas. Del otro lado, Paco Arreola y Jaime Pérez también querían su última entradita. Total, que en Las Juntas, otra vez se consagró esa bebida espiritual y al final todos felices.