Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

Movimiento Ciudadano y su lucha intestina por seguir emPANizándose

CONTEXTOS

Hasta el momento de tronarle a Juan Vázquez Ruelas el escándalo de su hijo por una serie de acusaciones por la venta de viajes a Europa y Tierra Santa había obtenido el apoyo del exgobernador Emilio González Márquez para saltar los dos al Movimiento Ciudadano y ser candidato a diputado.

González Márquez es aquel que en estado inconveniente y como gobernador y frente al cardenal Juan Sandoval Iñiguez, mentó madres a los jaliscienses. En mayo del 2015, el Partido Acción Nacional lo expulsó por “alta traición”. En la elección de 2012 apoyó desde el gobierno estatal a Enrique Alfaro Ramírez y subrepticiamente él y su grupo brindó respaldo a Alfaro en las elecciones del 2015 y en 2018.

En los últimos años, Juan Vázquez padre e hijo participaron activamente en los procesos internos del PAN y hasta se apuntó para competir por la presidencia del Comité Directivo Municipal. En septiembre pasado protestó como parte del nuevo CDM al lado de Idalia González de León.

En los últimos años Juan Vázquez hacía constantes viajes a Guadalajara y se considera que había establecido pláticas con su antiguo “amigo”. González Márquez había tomado ya la decisión de reaparecer en la política estatal incursionando abiertamente en el MC y en Puerto Vallarta. Los Vázquez serían sus “representantes”.

Juan Vázquez Ruelas había sido indiscreto al presumir tener un acuerdo con el ex gobernador y que sería candidato a una diputación, no por el PAN, sino por el MC. Esta sería apenas una de muchas posiciones en el partido naranja negociadas directamente con el gobernador Alfaro Ramírez.

A nadie deberá asombrar que González Márquez reaparezca en el MC, toda vez que desde las elecciones de 2012, el MC creció precisamente al potenciarse con el ingreso de figuras estatales que del PAN brincaron al partido de Alfaro. Fue la misma elección que acá en Puerto Vallarta el grupo de Arturo Dávalos y de Ramón Guerrero Martínez abandonaron el PAN para engrosar las filas del MC.

En realidad, han sido los panistas quienes inundaron al MC desde febrero de 2012, cuando la unidad panista se hizo añicos en la elección interna de la que surgió Fernando Guzmán Pérez Peláez candidato a gobernador. González Márquez apoyaba desde el gobierno del estado a Alfonso Petersen Farah pero se quedó en la tercera posición, atrás de Fernando Guzmán y de Hernán Cortés Berúmen, éste miembro del grupo que controlaba el partido. Miguel Ángel Monraz Ibarra, era el dirigente del CDE.

En junio del 2014, Diego Monraz Villaseñor, publicó en twitter su llamado a panistas a unirse a Alfaro. “El dilema es claro, unirnos para vencer el autoritarismo o seguir administrando las derrotas en complicidad con el PRI”. Hoy es secretario de Movilidad, mismo cargo que ocupó con Emilio González Márquez.

Hubo un tiempo que a González Márquez se le consideraba dueño de conciencia y voluntad de Alfaro. Es probable que ese papel esté invertido ahora.

Cuando Emilio era un poderoso gobernador, tanto que se atrevió lanzar mentadas, a inicios de su sexenio se propuso apoderarse de la UdeG. Para arrancarle el poder a Raúl Padilla López eligió dos vías: convenció al rector general Carlos Briseño Torres rebelarse a Padilla pero se quedó en el intento y abandonó a Briseño en momentos que libraba su batalla al interior de la UdeG y ya destituido acabó por suicidarse. La segunda vía fue su alianza con Alfaro, desde que éste fue diputado local por el PRD. En 2009, juntos llegaron al poder en Tlajomulco de Zúñiga pero su plan abortó cuando Alfaro declaró al municipio “libre de Padilla” y ordenó una purga de afines a Padilla. Éste se refugió en su feudo, se dedicó a reforzar sus controles y fortaleció su feudo.

González Márquez había sido dirigente del PAN Jalisco pero como gobernador jamás pudo doblegó a la militancia y renovó su alianza con Alfaro hasta el final de su mandato. Juntos perdieron ante el priista Aristóteles Sandoval. La aportación del equipo de González Márquez hizo crecer de un 2 % en encuestas de febrero, hasta el 34.31%, el porcentaje que le dio el 1 millón 161 mil 622 votos de la elección. Sandoval Díaz obtuvo el 38.67% y el panista, Fernando Guzmán se quedó lejos con el 19.87.

En esa campaña, Andrés Manuel López Obrador apoyó a Alfaro en menoscabo del candidato del PRD a gobernador, Fernando Garza. De esos tiempos AMLO tacha de “traidor” Alfaro.

En el 2012, el hermano de Emilio, Eugenio González Márquez halló acomodo acá en el gobierno de Ramón Guerrero y a la fecha es ficha del engranaje de Dávalos. Héctor Álvarez Contreras, el que acusó a los Monraz y a González Márquez de traidores al PAN, también estaba ya en el MC. La oleada fue mayúscula, continuó hasta la última elección y todo indica que seguirá sangrando hasta secar al PAN. Por lo menos así se infiere del plan del ex gobernador de ya quitarse su máscara y jalar a Vázquez papá.

La lista de panistas idos al MC es inacabable: aquí, “el mochilas”, Dávalos, “los memos”, “las monitas”, “el peri”. El gobierno estatal de Alfaro está plagado de antiguas figuras del PAN, como el coordinador del gabinete de Seguridad Pública, Macedonio Tamez, Diego Monraz, Héctor Contreras.

Con Alfaro hubo un acomodo estratégico de panistas: Juan Carlos Márquez en la Procuraduría Social, Luis Fernando Ortega en el Code; Manuel Romo Para, quien en algún momento fue presidente del PAN en la capital; Iván Argüeyes en Pensiones; Marco Valerio Pérez Gollaz en la Agencia de Seguridad Metropolitana; Teresa Brito en la Contraloría; Adrián Talamantes Lobato en la Consejería Jurídica de la Secretaría General; Germán Ralis en la Secretaría de Turismo.

Con ellos, ya muchos otros, González Márquez y los Vázquez se propone unirse en el MC y hacer carrera con quien antes lo hicieron en el PAN. El plan se declaró en pauta porque los Vázquez primero deben enfrentar las acusaciones judiciales. Con la sospecha de ser defraudadores profesionales no los aceptarán en el MC.

Revolcadero

El diputado local, Luis Ernesto Munguía González está perdiendo seguidores en el mundo lésbicogay y trans. La noche de éste último jueves se organizó una velada para festejar la apertura del programa en la televisión de Fernando González Corona, Punto G, pero le hicieron el “fuchi caca”. El invitado ahora fue Víctor Bernal y David de la Rosa. Munguía fue antes el preferido y chiqueado de esos asiduos de la Blue Chairs pero pues el heredero de la afamada panadería de la calle Juárez los ha engañado hasta el cansancio y ya no quieren saber de él. **** El que también anda de fiesta es el ex alcalde Francisco Javier Bravo Carbajal, pues anda festejando el aniversario 44 de la Subdelegación y Hospital General de Zona número 42 del IMSS. En una ceremonia para conmemorar el arranque de operaciones del IMSS destacamos la presencia del secretario general del Ayuntamiento, Francisco Vallejo Corona. Bravo destacó un incremento del 8.52 %, equivalente a más de seis mil nuevas afiliaciones durante el 2019. También presumió un aumento del 11% en ingresos generados, igual a más de 109 millones de pesos de superávit del total de 1 mil 38 millones de pesos. Vallejo Corona, dijo en su mensaje: “más que cifras y las complicaciones administrativas, hoy es un gran momento para felicitar al corazón que mueve a este hospital, el personal que labora en todas las áreas, desde la intendencia, enfermeros, médicos y administrativos hacen una titánica tarea para dar servicio y responder a las necesidades de los vallartenses”. ***** Algo está ocurriendo entre los morenos que algunos están reaccionando con inaudita virulencia contra quienes tomaron la iniciativa de intensificar su activismo político social. Uno de los objetivos es el médico Francisco Sánchez Peña, el villano favorito de un tipo del que solo sabemos se llama Petronilo González Sinecio. Por lo menos así se presente en el feis, del que nos dicen probó suerte en el PAN y de ahí brincó a Morena. Otros morenos también critican agriamente al grupo del regidor Cecilio Fernández López y José Luis Pelayo Barraza. Y claro, el grupo de la regidora Laurel Carrillo Ventura también anda dando manotazos. Total, que los morenos todos los días andan de la greña. Como que en sus genes traen la violencia, la agresividad y no pueden tener una vida pacífica.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *