Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

Los malos manejos de la UAN y la omisión de sus rectores

CONTEXTOS

El rector de las Universidad Autónoma de Nayarit, Jorge Ignacio Peña González supo del millonario desfalco apenas tomó las riendas de la UAN en junio de 2016. Las auditorias indicaban que su antecesor, Juan López Salazar era el principal responsable del saqueo pero ni hizo nada y el ex rector se esfumó.

Pero Nacho Peña no solo fue pasivo en su responsabilidad de acudir a la justicia para resarcir el daño el erario a la institución. Entre muchas anomalías financieras, se advirtió la existencia de transferencias a dirigentes de los sindicatos y de estudiantes, recursos que hasta el año pasado siguieron fluyeron por millones hasta ser considerados “incobrables”.

La UAN es uno de los motores que mueven la educación y también la economía del Nayarit. Desde que el gobernador Julián Gascón Mercado promulgó el decreto de su fundación y dotada de autonomía en 1975 por Roberto Gómez Reyes miles y miles de profesionistas han egresado de sus aulas.

La red de preparatorias le da presencia en casi todos los municipios. Hasta la crisis financiera que hoy la asfixia, se habían mantenida al marguen de conflictos, cuando no hubo dinero para sueldos ni aguinaldos.

De la UAN, nos acordamos de aquel panfletillo pegado en un laboratorio de fotografía que denunciaba la amenaza comunista y azuzaba a los universitarios a desterrar a los “peligrosos” comunistas, socialistas, a una izquierda que en esa época -a mediados de la década de los70- se extendía por todo Nayarit.

En los 80 nos inscribimos en dos escuelas de la UAN, la Prepa 4, “Luis Castillo Ledón”, y la hoy Escuela Nacional de Ingeniería Pesquera, en San Blas. Los estudiantes del norte de Nayarit, controlaban la cooperativa escolar y fueron de época la confrontación con el director del plantel, Salvador Villaseñor Anguiano. “El Villano” salió de ahí para ser rector en 1986. Los amigos universitarios creen que con ese rector se marcó el incierto destino de la universidad que lleva por lema “por lo nuestro a lo universal”.

Los “dueños” de la UAN lanzaron la convocatoria para marchar de la explanada universitaria al Palacio de Gobierno donde despacha Antonio Echevarría García. Contra el gobernador enfocan baterías, en reclamo por la osadía de proponer nuevas reglas, una nueva Ley Orgánica con pretensiones de frenar el saqueo, que a juicio de ellos amenaza la autonomía.

El antecedente anterior de la UAN fue el llamado Patronato de la Ciudad de la Cultura, creado en 1966 para afinar el proyecto de la UAN. Al frente del patronato estaba el gobernador en turno, un director y vocales, que representaban a organismos empresariales, asociaciones de profesionistas, clubes de servicio, e inclusive los sectores obreros y campesinos estaban representados. Hasta hace muy poco, el rector elegido por el Consejo General Universitario pasaba primero por el palomo del huésped del Palacio de Gobierno. Alberto Rivera Martínez, Francisco Javier Castellón Fonseca, por cierto ahora presidente municipal de Tepic, Omar Wicab y Juan López Salazar, se sometieron a dicho ritual. Ellos son la última camada de rectores y de alguna forma, corresponsables de la quiebra de la UAN.

Cuando en junio de 2016 Nacho Peña tomó las riendas no debió sorprenderse que el resultado reportaron por el órgano de Fiscalización Superior. Hallaron inconsistencias en el gasto de 584 millones de pesos y apenas se pudo aclarar 280 millones. En total, se auditó 865 millones de pesos. Hubo retenciones impositivas desviadas, inconsistentes en comprobación de más de 400 millones pero el “robo” se detectó en un desvío hormiga, transferencias bancarias que sumaron 185 millones de pesos. Ese dinero había dio a una cuenta bancaria de un vigilante universitario al que la justicias lo alcanzó en diciembre de 2017, al que le fincaron un desfalco por 323 millones de pesos. Juan López sigue prófugo y al actual rector se le acusa de primero tolerarle la fuga y ahora de protegerlo.

Por ser un ente que recibe financiamiento público, los órganos auditores del gobierno estatal y federal fiscalizan el gasto de la UAN. Cuando Andrés Manuel López Obrador ganó la presidencia de la república ordenó una minuciosa revisión para saber el estado que guardan las universidades del país. La UAN se colocó entre las diez instituciones con graves problemas estructurales y la quinta más endeudada, con un total de 870 millones de pesos. Es una cifra muy parecida a los 865 millones de pesos con inconsistentes en la auditoria de 2016.

En el último año ha sido una lucha de cifras manipuladas de uno y otro lado. Hay quienes intentan colocar al actual rector como el último iluminado y salvador de la UAN. Es una afirmación temeraria. El rector Nacho Peña pudo pero no quiso rescatar a la institución. Sabía de la quiebra, supo de los montos e identificó a una larga lista de saqueadores pero no actuó. Como otros rectores lo han hecho, más allá de establecer candados y frenar el saqueo prefirió por reanudar la entrega de partidas a dirigentes sindicales, a los dirigentes estudiantiles, a la elite y a las castas de notables.

No conocemos el expediente de la última auditoria pero hay cifras y montos de financiamiento, de becas, sueldos y sobresueldos, asignados a discreción desde la Rectoría. Mantener a los aliados le sale caro al rector.

El Sindicato de Empleados y Trabajadores, el Setuan, ha sido beneficiario con entregas anuales que van de los 63 a los 70 millones de pesos por año en los últimos cuatro años. El Sindicato del Personal Académico, el Spauan, también le ha dado jugosas mordidas al pastel. El Sindicato Unitario de Trabajadores, el SUNTUAN, también recibe financiamiento.

A todos los anteriores se le suma la Federación de Estudiantes, la FEUAN, que por años ha controlado un grupo de fósiles que con alegría carroñean el dinero de los universitarios.
En Nayarit es público que los sindicatos de la UAN y la Federación de Estudiantes mueven la maquinaria que protege a las mafias y son parte de la misma. Son ellos, los privilegiados, los opositores a la iniciativa del gobierno que propone establecer candados al gasto discrecional de los recursos de las UAN. Son esas castas quienes promueven la marcha de este lunes 20 contra el gobernador Echevarría García. Todos ellos rechazan reglas que tienen por propósito taponear los hoyos por donde se fuga el dinero.

Revolcadero

El amigo Lino Ortiz Muñoz ofreció una comida los socios de la Asociación Ganadera Local y en su mensaje pidió el apoyo de los ganaderos para lograr ser reelecto al frente de la Presidencia. El encuentro se celebró en el rancho de don Benito Cuevas, en las inmediaciones de El Colorado, comunidad donde tiene seguidores. Para este sábado 19 hará el viaje a El Jorullo para reunirse con ganaderos de aquella región del municipio. La elección de la Asociación Ganadera se celebrará el domingo primero de febrero. No hemos podido confirmar la participación de Gustavo Buenrostro López aunque hay quienes dicen que se apuntó a la contienda. Si se anima Gustavo, tiene el apoyo del grupo que hasta antes de ser desplazados por el médico ixtapense Lino Ortiz, tenía el control de los ganaderos. Eso sí, de animarse capaz y lo impugnan porque ya no tiene ganado y las reses que tenía, se las vendió a Zeferino “el chéfero” Ramírez Colmenares Entre ellos podemos mencionar a Armando Villaseñor, el contador Santiago Flores y Rafael “el orejón” Rodríguez Herrera. En la comida de este viernes en El Colorado, se confirmó que el ex presidente del ejido Ixtapa, “el chéfero” Ramírez será inscrito en la planilla el espacio de presidente del Consejo de Vigilancia, posición que ocupaba Enrique Herrera fallecido a fines del año pasado.****** Vaya, con abrumadora mayoría el Congreso del Estado aprobó la extinción del Seapal como organismo dependiente del gobierno del Estado. Es una buena noticia pues técnicamente implica el aval del Congreso para darle forma a la municipalización del organismo operador del agua potable en Puerto Vallarta. Asimismo se ratificó como fecha fatal para la entrega del organismo al municipio el 15 de marzo.******* El pasado lunes 14, poco antes de las nueve de la noche, los clientes de la farmacia Guadalajara, al ingreso al centro de Ixtapa, se asustaron al ver la discusión de policías municipales con unos chamacos identificados con el negocio del “menudeo”. Contemos la historia en breve: Hace poco más de un mes, los tripulantes de dos automóviles, casi todos armados, despojaron de una motocicleta a un jovencito vecino de la misma demarcación. Pues bien, el muchacho identificó su moto en el estacionamiento de la Farmacia y llamó a la policía. Los acusados se sacaron una argumentación fantástica: “No, no le robamos la moto. Se la retuvimos porque andaba recio”. Tan agresiva fue la defensa de los ladrones de la moto que los policías estaban convencidos de dejarlos ir. Hubo dos llamadas, una a un empleado de la Fiscalía Regional y la otra para el jefe de la policía Misael López Muro. Se trataba de alentarlos a no dejar ir a los delincuentes. Al final, al estilo Don Santo Amlo, para distender el momento, surgió la propuesta de permitir la ida de los robamotos, retener la unidad y a través de la Fiscalía, regresarla al siguiente día a su dueño. Sin duda que es una historia corta pero digna de contarle.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *