Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

La mancuerna Bernal-Franco en plena campaña

CONTEXTOS

Este miércoles 18, Víctor Bernal Vargas anunció el arranque de un programa de limpieza en parques, plazas, jardines y áreas públicas de la ciudad. El equipo de Servicios Públicos une esfuerzos con el personal de Desarrollo Social y Diego Franco Jiménez coordina a todos y se fortalece al frente de la “campaña” del contador Bernal.

Bien, más allá de la generosidad del programa y los aplausos de los vecinos de Arboledas, Portales y Vallarta 500, nos llamó la atención que en un programa de trabajo aparezcan dos funcionarios juntos cual si se tratase de competir uno con el otro. Víctor Bernal ha puesto cuerpo y cara para la foto y su lucimiento personal.

A Bernal Vargas le viene bien liderear la talacha en los campos de las colonias y se mueve como lo que es, el “candidato” del grupo político del alcalde Arturo Dávalos Peña.

Pero algo se mueve fuera de lugar. Diego Franco está al frente del programa y pareciera asumirse como un candidato sustituto ideal. Por unanimidad se acepta que Bernal y Franco compitieron al interior del que suelen llamarse “Grupo Vallarta” antes de dilucidarse que el perfil idóneo era el titular de Desarrollo Social. La instrucción es todos juntos impulsar al bendecido del grupo.

Se acepte o no, la precampaña interna en el Movimiento Ciudadano ya empezó y cualquier actividad pública se vincula a las aspiraciones para el 2021. El programa de embellecimiento de plazas públicas es pedido a gritos y se le dio luz verde por tratarse de una oportunidad para “vender” la imagen de Víctor Bernal.

La cabeza del grupo político es Dávalos Peña y nadie lo pone en duda. En su entorno gira el grupo compacto del alcalde, “las monitas” del que son destacados asociados Guillermo Salcedo Contreras, Santiago Centeno Ulín, Ricardo René Rodríguez Ramírez, y ya el propio Diego Franco por citar algunos.

En los últimos meses hemos escuchado con insistencia que en dicho grupo se ha trata de imponer la línea dura y que inclusive hay expresiones miso genistas. En el war room davalista los espacios se le han cerrado a las mujeres y en eso mucho tiene que ver Franco. ¿Por qué? Porque aun cuando no hay nada oficial, el grupo lo designó al frente de la precampaña de Bernal Vargas.

Para ir entendiéndonos mejor, Diego Franco es el “coordinador” de la precampaña de Víctor Bernal, de tal forma que nada de raro tiene que coordine el trabajo del aseo de los parques, y jardines y plazuelas.

Desconocemos se existe algún plan de revisión, encuestas o sondeos para medir resultados y saber los avances de “precampaña”. Ignoramos si ya son más los vallartenses que conocen e identifican a Víctor Bernal después de ser el designado para convencer a los dueños del MC de ser el aspirante mejor aceptado por el electorado.

Para Bernal no es solo el diputado Luis Munguía su competidor por la candidatura. Diego Franco se mueve como el potencial “candidato sustituto” del director de Desarrollo Social. Franco trabaja para Bernal pero mueve sus piezas para estar en condiciones de mañana, reclamar la misma candidatura con argumentos y datos a la mano.

En buena medida los coordinadores de sector, casi un centenar le responden a Franco y se incluyen en el programa del aseo. Pero el titular de Servicios Municipales el que lleva la batuta y son las dependencias bajo su dirección las que realizan la chamba, se comunican y coordinan con las juntas vecinales para agendar día y llevar el programa.

Diego Franco fue alguna vez el jefe de Participación Ciudadana y segundo de abordo de Arturo Dávalos entre el 2012 y el 2015. Por lo tanto mantiene ciertos hilos en el batallón de coordinadores de sector. El equipo de trabajo en dicha área se mantiene pues han sido contados los relevos en las coordinaciones. Los que se fueron en su momento respondían a las órdenes y dictados de Ramón Guerrero.

El trabajo diario en Servicios Públicos y en Desarrollo Social permite una constante interacción de funcionarios con el ciudadano común y corriente. Diego Franco esta en esa posición como lo es Víctor Bernal, de tal forma que la competencia entre ellos ocurre con naturaleza.

Aquí la cuestión es que el crecimiento de Bernal depende de Franco. Si éste diseña la agenda del trabajo político y social, también el quehacer municipal, y el ejemplo es el programa del aseo, fácil le sería conducirlo a un tropezón y hacerlo caer. En un extraordinario momento el beneficiario del colapso de Bernal seria Franco y al colocarse en la posición de “candidato sustituto”, él pasaría a relevar a Bernal.

Entre los duros del grupo de “las monitas” está precisamente Diego Franco. Preocupa que elementos como Memo Salcedo y su hijo Cristián se le unan al coro franquista. Cristián Salcedo dejó la secretaria particular de presidencia para irse a realizar un trabajo muy parecido al de asistente y asesor de Bernal. Las instrucciones fueron precisas para el hijo de  Memo Salcedo: Trabajar por y para Víctor Bernal.

Entre simpatizantes del proyecto no ha caído bien las inclinaciones de los Salcedo por arropar a Diego Franco. En el grupo creen que son ellos, aliados de Franco quienes mantienen de rehén al candidato con el que Arturo Dávalos se propone enfrentar a Enrique Alfaro y Ramón Guerrero, quienes intentan imponer a Luis Munguía.

Al día, ignoramos si existen mediciones de índices de popularidad de Víctor Bernal y otros aspirantes. Pero las habrá más adelante y será una encuesta decisiva para las definiciones, decisiones y bendiciones del 2021. Para quienes manejan los hilos de la precampaña de Bernal, Franco y los memos, sería como quitarle un dulce a un niño  sacarse de la manga un estudio en donde el mismo Franco este por encima de Bernal en la  tabla de popularidad.

Revolcadero

Por ahí un amigo nos preguntó sobre el tema de Alan Yamil y su separación  de la chamba de asesor-asistente del regidor panista, Saúl López Orozco. Todo porque el fotógrafo David Díaz de había presentado como nuevo empleado y subordinado del regidor. A través de una de sus empresas, López Orozco lo contrato para fotógrafo y hasta para chofer a partir del 15 de este mes.  Ocurre que para hacer el trabajo de Alan Yamil, López Orozco se ve en la necesidad de contratar a dos personas, uno de su bolsillo y el otro, con sueldo cubierto por el ayuntamiento. “El árabe” Yamil escribía boletines de prensa, mantenía en orden y actualizada las redes sociales, personal y la de gobierno, tomaba las fotografías y se daba tiempo hasta para redactar las pocas iniciativas llevadas al pleno del Ayuntamiento por el regidor panista. David Díaz es fotógrafo y algo sabe de redacción opero no se le iguala a Alan Yamil. De Flor María Jiménez Chávez, pues nos dicen que todavía anda aprendiendo la chamba de una encargada de la oficina y esos menesteres. Que esta aprueba, ha dicho el regidor a sus amigos.******El miércoles se reportó la muerte de Don Salvador Castañeda O´Connor. Fue un político a de la izquierda de Nayarit, miembro de aquel extraordinario grupo de amigos de los que se rodeó Alejandro Gascón Mercado, el que alguna vez se definió frente al autor como “el último comunista de México”. La biografía oficial de Don Salvador Castañeda lo identifica como miembro del Partido Popular Socialista, “un pepino”, pues, y también del PSUM. Cuando aquel conflicto de las elecciones para gobernador de 1975, en donde intervino Porfirio Muñoz Ledo en su era de priista, Gascón Mercado y sus amigos acusaron a su partido de “vender” la gubernatura y abandonaron al PPS y fundaron el PPSM, Partido Popular Socialista Mayoritario. En las elecciones de 1993, Castañeda O´Connor fue candidato a gobernador por una alianza encabezada por el partido del Trabajo y cuatro partidos políticos, el PPS, Partido de Pueblo Nayarit, Partido del Frente Auténtico de Acción Patriota y el Partido de la Revolución Socialista. ******* Algo ocurrió en los últimos meses que antiguos seguidores de Ramón Guerrero Martínez la han dado la espalda y hablan pestes del hombre que antes adoraron defendieron a ultranza. A Oscar Ernesto Pérez Flores le ha ido como en feria nomas por asomar la cabeza y confesar a sus amigos que quiere ser candidato a diputados, a regidor o a lo que sea. De “corruptazo” no lo bajan y si lo dicen entre ellos, por algo será. Dicen que el que apodan “fifí papá pitufo” se contentará si a su mujer la ratifican como regidora. Por ahí alguien escribió en las redes sociales un breve texto que es una maravilla y del cual tomamos el siguiente párrafo: qué rápido se le olvidó a este animalazo ya su mentor que la estructura base de cientos de activistas que utilizaron para sus beneficios personales y lucrativos en la pasada elección y de paso abandonaron por ser mala leche… sin lugar a dudas les van a concentrar masivamente ben los tiempos electorales… lo que a pulso se ganaron (desprecios, rechiflas y mentadas de madre al por mayor)”.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *