Tamaño de texto


Javier Frias |

LLegan en Vallarta en su viaje en autobus rumbo a Alaska han recorrido 18 países

Un día Shanti y Matu, una pareja de argentinos, se encontraron en la Patagonia y desde ahí, dejando todo atrás, decidieron iniciar una travesía que se ha prolongado por 13 largos y maravillosos años

Hay quienes se pasan toda su vida planeando la vida, y hay quienes simplemente se arriesgan a vivirla, sin planes, sin ruta, pero sobre todo, sin miedo, sin miedo a vivir experiencias, una nueva cada día.

Y este es el caso de Shanti y Matu, una pareja de argentinos que, junto a su hija Zaina y su perra Martha, buscan llegar a Alaska a bordo de ‘El Bicho’, un autobús viejo que fue adaptado como casa y que con recorrer de miles de kilómetros, partiendo desde la Patagonia, han convertido en su hogar, su historia, su travesía, con destino a Alaska.

“Una mañana me levanté con la decisión de tomar el tiempo necesario para hacer lo que me gustaba: viajar. Ese mismo día vendí mi carro, los muebles y todo lo que tenía amontonado y compré El Bicho”, explica Shanti.

“Con una buena dosis de positivismo y muy poco dinero salimos en noviembre del 2005 desde la Patagonia Argentina con destino a México a bordo de ‘El Bicho’, un viejo autobús Mercedes Benz transformado en casa rodante. Zaina, nació durante nuestro paso por la selva de Ecuador en marzo del 2008”, relata Matu.

El es comunicólogo, ella fotógrafa y desde que sus vidas se encontraron en la ruta 40 en Argentina, han viajado por 18 países y al paso de 10 años lograron llegar a México donde han permanecido durante tres años y el viaje aún es inesperado, tal vez largo, tal vez corto, no lo saben. Lo único que saben es que algún día llegarán a Alaska.

«Quería salir del sistema en el cual estaba atrapada y saborear una vida sin estrés y sin ataduras materiales, en la que uno pueda tomarse el tiempo para disfrutar de un atardecer, pasar un día con los amigos, acercarse a la naturaleza y descubrir nuevas culturas», añade Shanti.

Simplemente quería vivir el presente «vivir el momento, sin embargo, por la forma en que nos han educado no resulta tan fácil». El funcionamiento de la estructura de la sociedad se fundamenta en la planificación de cada detalle de nuestra vida, por lo tanto, no hay lugar para la espontaneidad y la sorpresa», añade.

Tres años en México

Por territorio mexicano, Shanti, Matu, Zaina y ‘Martha’ han recorrido gran parte del sureste y centro, pasando por Quintana Roo, Yucatán, Chiapas, Oaxaca, así como por Morelos, Puebla, Estado de México, Ciudad de México, Querétaro, Michoacán, Colima y ahora Jalisco, pretendiendo seguir por la costa, costeándose la vida, tal como lo han hecho desde los primeros años, con la venta de playeras y ahora de un libro en el que relatan su travesía, todo ello, para cargar diesel y comer.

Son trece años de viaje, distintos amaneceres, distintos atardeceres y anocheceres, miles de contrastes, vivencias y por qué no, hasta uno que otro problemas, pero para esta familia, lo mejor es que siguen juntos, que siguen su camino y por ello invitan a no tomarse tan en serio la vida y dedicarse a vivirla.

Esta peculiar familia llegó el sábado a Puerto Vallarta y seguirán aquí aún por unos cuantos días más, por lo que invitan a conocerlos, a conocer su casa rodante y a hacer sus nuevos amigos.

‘El Bicho’ se encuentra en el malecón, junto al faro, y conocer a esta familia, escucha sus historias y apóyalos a segur en su travesía. Tal vez algún día tú también te animes, pierdas el miedo y comiences a vivir sin perder la vida planeando la misma.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *