Tamaño de texto


Gerardo Sandoval Ortiz |

A Munguía se les están saliendo del huacal sus líderes

Si para el mes de mayo, Luis Munguía no les cumple el compromiso de chamba, se van a declarar libres y buscarán otras vías para abrirse espacios, chamba en el gobierno federal o en la administración municipal, es la amenaza.

Son liderazgos “naturales” del municipio en proceso de reclutamiento para unirse al proyecto del diputado local Luis Ernesto Munguía González quienes responden a un primer ultimátum que a ellos les aplicó el legislador. Pero no van de a gratis.

Para darnos a entender. Tres semanas atrás, Munguía y sus operadores detectaron la fuga de algunos cuadros que consideraban leales a su proyecto. Supieron que se les estaban yendo a Morena e inclusive, algunos recalaron al grupo de su enemigo número uno dentro del MC, Arturo Dávalos Peña. Empezaron a reaccionar cuando aquel acto en el Salón Cesar, organizado por “Los Pacos” Sánchez, encabezado por Carlos Lomelí. Ahí vieron rostros y nombres.

Lo primera reacción fue jalar y apretarle tuercas a ciertos “líderes”, a quienes Munguía pareció ponerles un ultimátum. Por decir lo menos, el ultimátum no cayó del todo bien y hubo ciertos efectos bumerang.

Los grupos dispersos, si bien no son numerosos, no se mueven a base de presiones sino de recibir un buen trato. Munguía les habló maravillas y les ha ofrecido las perlas de la virgen. Pero no les cumple al pie de la letra. Al menos ese sentimiento tienen porque si bien les ha dado algunas migajas, no cumplió a rajatabla los espacios negociados.

Nos afirman que en este momento se reanudan las pláticas y que, en tanto se mantienen vivas las negociaciones, omitamos nombres. En las rondas abiertas se han mencionado cada una de las oficinas de la UNIRSE en donde hay espacios por llenar. Pero también pueden acomodarse en el Seapal y en la Secretaría de Salud.

Ya desde finales del mes pasado al director regional de educación, Roberto Palomera Preciado le autorización “repatriar” a su protegido, Emanuel Sánchez aunque le dejaron en lista a los ixtapenses Manuel Borrayo y Oscar Almejo, que estaban en la lista negra de la nómina del Seapal hasta hace dos semanas. Sin embargo, estos activistas priistas, particularmente Borrayo, se resisten apoyar el proyecto de Munguía al menos mientras no cumpla los compromisos a cabalidad.

Uno de los compromisos de Munguía es con Adrián “el archi” Méndez González quien representa a un grupo de amigos de su edad que siempre militaron en el PRI. Para ajustar planes y reforzar acuerdos se reunieron la última vez la mañana del viernes 15 de marzo pasado en el restaurante Los Alcatraces, frente a la Mega Comercial.

Los nuevos “asociados” de Munguía se quejan por el tortuguismo del caminar del diputado local del MC. La están perdiendo confianza y poco a poco le retiran el apoyo. Son priistas pero militantes del Movimiento Ciudadano también se le empiezan a retirar.

Hace poco más de unes nos decían que Munguía padecía el síndrome de Cesar Abarca por incurrió en la repetición de errores idénticos cometidos por el político priista.

¿Cuál error? Preguntamos a un allegado de Munguía.

Transcribimos la respuesta puntual: “El de dar cabida a un reducido grupo de amigos que materialmente en seis años hizo millonarios al amparo de un cargo de gobierno y que al final lo abandonaron y dejaron solo y políticamente poco le redituaron”.

Lo anterior es ninguna puntada. Es un reclamo abierto al diputado naranja en la fase de negociaciones. No le aceptan haberle entregado todo el espacio y todo el poder  a personajes como “el winie pooh” y a “los chalovas” que en el municipio tienen la presencia y cero peso político.

“Los chalovas” es el grupito que nadie sabe de dónde trajo el administrador de la UNIRSE, Chalo Villaseñor. Nos dicen que el tal Chalo presume tener un grupo grande y lo ofreció al servicio del proyecto de Munguía. Pero nadie conoce a ese grupo fantasmal. El propio Villaseñor sigue siendo un desconocido en Puerto Vallarta y rancherías. Tiene cero peso político por tratarse de un auténtico desconocido en la ciudad.

“El winnie pooh” es el mote del director del Instituto Tecnológico, de quien recién consignamos aquí tener un adeudo arriba del millón y medio de pesos a la administración municipal. Este muchacho es oriundo allá del sur del municipio pero también es un total desconocido en la ciudad. Su influencia es relativa aunque suele rodearse de un grupo de jovencitos y es con ellos con quienes arma el ambiente.

Es decir, con “el winnie pooh” y “los chalovas”, Munguía tiene su club de toby”. Eso lo reduce a ser la figura que todos conocen, ser una criatura política hechura y dependiente de Ramón Guerrero Martínez.

Quienes han levantado sondeos y diversas mediciones de popularidad se asombran al obtener Munguía calificaciones aceptables. Es cierto, Munguía no es mal visto entre los vallartenses. Lo tachan de tontito y más pero no lo rechazan. Ha sabido granjearse a los ciudadanos. Hasta pareciera aplicar la fórmula de Peña Nieto, poner su mejor cara bonita y abrazar a niños y ancianos.

Si como regidor apenas se le conoce por aquella iniciativa suya de vender una calle en la turística zona romántica, de su paso por la diputación federal poco o nada digno se le atribuye. Bueno, en realidad se destacó por ser el líder en faltas a las sesiones de San Lázaro.

En su etapa de diputado local se hozo de asesoría profesional. Nunca ha rechazado haberse puesto en manos de los estrategas de La Covacha y Euzen. Son ellos quienes le marcan la senda y le imponen agenda y hasta le señalan los temas legislativos. La última iniciativa recomendada es impulsar leyes de protección animal, destacadamente perros y gatos.

El conglomerado de tres empresas, La  Covacha, Euzen e Indatcom maneja la comunicación del Seapal y de todo el gobierno del estado. También del gobierno de Guadalajara y demás municipios conurbados. Hace dos semanas se informó que el gobierno municipal de Guadalajara le asignó por “adjudicación directa” por casi 15 millones de pesos.

Esas tres empresas, ligadas al gobernador Enrique Alfaro desde su creación se encargaron de seleccionaron a cinco medios, “todos amigos y amigables”, para asignarles contratos de publicidad.

Cuando la contingencia ambiental por la derrama de aguas negras al colapsar el drenaje en Mojoneras, se propuso al Consejo de Administración de la paraestatal, autorizar un gasto extraordinario y emergente de 70 mil pesos para mitigar el golpeteo a la imagen de Seapal. La petición se negó.

Desde Guadalajara, no se gasta un peso sino pasa por la rigurosa autorización de Alfaro y sus hombres. La única excepción es Munguía. Para el proyecto Munguía, todo, ha dicho Alfaro.

REVOLCADERO

Por cierto, Ramón Guerrero Martínez se tardó varios días en ofrecer el chupe y baile por el cumpleaños de su pequeña Isabella, procreada con Ada Vidal Cabrera. El cumpleaños es el 2 de abril pero la fiesta se celebró hasta el sábado 6. Tampoco fue en el rancho contiguo a Las Juntas, la propiedad los Arreola. Para esta fiesta, Toño Arreola les ofreció su rancho por la carretera a Las Palmas, ahí casi frente a la tienda de Lázaro Vázquez, al final del caserío en El Zancudo. Un amigo de Las Palmas nos reportó haber visto llegar al gobernador Enrique Alfaro. Preguntamos pero nadie nos pudo confirmar la asistencia de Luis Munguía. “Para que me creas que Munguía ya se desombligó del mochilas”, nos dijo un amigo. Algunos invitados publicaron fotografías del convivio pero se nota el cuidado al seleccionar el material. Solo nos dijeron haber asistido personajes conocidos, como la regidora Alicia Briones y su marido Oscar Domínguez.****** Y quien también estuvo de manteles largos como gusta decir a sus fiestas allá por loor anchos fue la maestra Concesa Pelayo Arciniega. Que para el gran festejo se acomodaron en las instalaciones de la arena Vallarta, la propiedad de Poncho Bernal, sede cada año de un campeonato internacional de charrería. Tenía que ser la fiesta en grande pues la maestra llegó a los 70 años de edad. Fue buen motivo para que “el indio” Contreras se pusiera guapo con la dama. La maestra Concesa fue agente municipal de El Colorado allá por los 90 y se desempeñó como regidora en el trienio 2007-2009, cuando Javier Bravo fue presidente municipal.****** Primero, debemos confesar que por esos ajetreos dominicales nos desentendimos de una “invitación” de un amigo a ir a una reunión de los morenos” ahí por el centro de Ixtapa. Muy al estilo de aquellas reuniones organizadas por “el cachis” cuando le hacía campaña a “el mochilas”, nos dijeron que iban a repartir sabe qué cosa. Entre que fijábamos la vista al Roque Melchor y sus charros en el pialadero del corral El Relicario, poca atención le pusimos a la historia de que los amigos morenos regalaban despensas. Lo que recomendamos que era puro cuento, anzuelitos característicos de los políticos para reunir a incautos y presumir asistencia. Lo que sí fue cierto es que allá por la lomita de la calle Degollado, entre el Centro de Salud y la Secundaria 15, se inauguró un cuartel del llamado “Comité de Defensa de la 4ta Transformación”. No sabemos quién les prometió despensas, becas, ayuda a quienes asistieran pero hubo muchos que se regresaron a casa echando mentadas contra los morenos. “Si conoces a la maestra de la primaria de la Niños Héroes -Lorena Jiménez- dile de mi parte que vaya a…”, nos pidieron. Como que prometiendo esas cosas, los morenos pierden, no ganan simpatías. Pero sí, es cierto, las personas más humildes son quienes creen en eso de regalar despensas, tortas, becas, frijol con gorgojo, etc.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *