Principal Puerto Vallarta Uncategorized

Catártica reunión de Consejo Municipal de Ecología tras derrame de aguas negras

Sin tomar acuerdo alguno, coinciden que es de suma importancia realizar el rescate del estero El Saldo; La contingencia no ha terminado, admite Seapal 

Durante una catártica reunión, en la que abundaron los ‘mea culpa’ y acusaciones, los integrantes del Consejo Municipal de Ecología coincidieron en que se debe atender de manera inmediata el estero de El Salado, mismo que logró contener los miles de metros cúbico de aguas residuales vertidas en el colapso del Colector Centro-Norte de Seapal.

A la reunión de consejo, no acudió el alcalde vallartense Arturo Dávalos Peña, así como el titular de la Octava Región Sanitaria, Jaime Álvarez Zayas, no obstante, el organismo multidisciplinario contó con 30 de sus 44 integrantes, quienes escucharon un resumen de las acciones realizadas desde el pasado 5 de marzo cuando colapsó uno de los tubos del colector, generando con ello afectaciones en al menos dos colonias del oriente de la ciudad, así como al estero El Salado.

Helios Hernández Hurtado, subdirector de Medio Ambiente, fue quien moderó el encuentro y también el primero en presentar el informe de actividades y acuerdos tomados durante esto días de contingencia.

El funcionario municipal destacó la coordinación y conformación de una mesa multidisciplinaria, así como la respuesta inmediata para tratar de mitigar los efectos del derramamiento de las aguas residuales.

“Acciones pertinentes”

Por su parte Manuel Valentín Acosta Padilla, gerente operativo de Seapal Vallarta, dio a conocer lo que llamó “datos fríos” en torno a la contingencia, entre los que destacan que el total de metros cúbicos derramados superó los 300 mil, de los cuales poco más de 182 mil fueron reincorporados a la planta de tratamiento, no obstante, 121 mil 682 metros cúbicos fueron descargados en el estero de El Salado.

“No hubo omisión ni alguna intensión”, destacó Acosta Padilla al reconocer que el organismo será responsable de lo que dicten las autoridades en consecuencia a las afectaciones al estero.

Destacó que si se hubiera tapado el colector para impedir la fuga en la zona de Mojoneras, sin duda se hubieran presentado afectaciones en zonas como Versalles, Villas del Puerto, entre otras. “Se realizaron las acciones pertinentes, tal vez no las más eficaces, pero sí las pertinentes”, añadió el funcionario estatal.

A partir del día de la contingencia y hasta este jueves 14 de marzo, informó Acosta Padilla, 98 trabajadores han estado operando en distintos puntos, lo que representa 2 mil 600 horas hombre.

“La contingencia no ha terminado”, destacó el ingeniero de profesión, quien reconoció la necesidad de trabajar en el saneamiento de El Salado, donde –dijo- operan cuatro aireadores, de 10 que pretende instalarse para oxigenar y remover el agua del área natural protegida.

Propuestas sin acuerdos

Durante su participación, el biólogo Jaime Torres, director del estero, presentó un informe de afectaciones al área natural protegida, la cual el 79% de su superficie fue alcanzada por las aguas residuales.

En respuesta, los integrantes del consejo coincidieron en que se debe actuar de manera inmediata para revertir los daños.

Los niveles de oxigeno en el agua llegaron casi a cero, dijo el biólogo del estero, quien destacó que las afectaciones pueden tardar un tiempo indeterminado en mitigarse, por lo que reiteró la necesidad de realizar el monitoreo constante de El Salado y observar la evolución del entorno.

En una serie de preguntas y respuestas, entre las que se contemplaba encontrar al culpable de la fuga e, incluso, interponer una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República para que se diera un castigo por el daño, los integrantes del consejo coincidían en la necesidad de atender de inmediato la afectación a El Salado, así como conformar una mesa interdisciplinaria para ello.

Se habló de “gestionar”, “inyectar”, “buscar”, “obtener”, “aplicar” recursos para poder rescatar el “riñón y pulmón” de la ciudad.

“Tenemos que valorar la importancia del estero, sin él, la afectación hubiera sido mayores”, señalaron los concejales.

“Si se pierde el estero, se tendrán problemas de salud”, destacó por su parte el doctor Jorge Téllez, investigador del Centro Universitario de la Costa de la Universidad de Guadalajara, quien pidió conocer el plan de trabajo del Consejo Municipal de Ecología, así como de la propia Comisión Edilicia de Ecología. Al final no hubo respuesta al especialista, así como acuerdo concreto alguno, solo una serie de ‘mea culpa’ y culpo.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like