Contextos Politica

La sospechosa protección de agentes viales y de la Fiscalía a favor de un ebrio chofer de Uber

A una cuadra de su destino y recoger las quincenas de sus compañeros de trabaja en el edificio de la UNIRSE, Isaac escuchó el banquetazo y vio venir encima del costado derecho de su Jetta aquel auto azul. El chofer Uber apenas reaccionó y aturdido, puso en marcha su unidad y escapó paro ser atrapado en El Coapinole.

La historia de Isaac Hernández es de lo más común en la ciudad. El conductor responsable del choque mereció privilegiadas atenciones de los agentes de vialidad quienes alentaron en modo de presión a la víctima a llegar a un “acuerdo” para no llevar los vehículos involucrados al corralón.

“Me sentí presionado”. “Sentí miedo”. Nos relató el empleado del Centro de Maestros, Isaac Hernández minutos después de ver a una grúa cargar su auto Jetta.

“Que conocen a los pesados”. “Es un pesado”, fue una frase que le repetían los agentes de Tránsito Municipal impacientes para que el “maestro” aceptara la propuesta de aceptar llevar su automóvil a un taller particular.

Cuando Isaac se puso en contacto el lunes 4 para hacer nuestra la historia se escuchaba aún temeroso. Con miedo. Empezaba recuperarse y nos dijo estar decidido a ir hasta las últimas consecuencias hasta lograr el pago justo por los daños ocasionados.

Nada de extraordinario tiene la historia vivida por “el profe Isaac”. Sin embargo, la consideramos interesante por hallar en la misma una práctica reiterativa de los agentes viales que por conducta autómata suelen inclinarse en favor de una de las dos partes involucradas en el incidente.

En su ruta quincenal cotidiana, el empleado de la Secretaría de Educación del Estado circulaba en su vehículo por la calle Río Santiago de Fluvial Vallarta. En algún momento espejeó ir detrás de él un auto azul a velocidad mayor para las calles del exclusivo fraccionamiento. Creyó Isaac que el vehículo azul seguiría derecho y decidió virar a su derecha para tomar Lago Superior. Fue en ese momento que escuchó un fuerte golpe atrás, volteó a su derecha y vio ir encima el auto azul. Apenas caminó unos diez metros de la esquina.

Con todo el costado derecho de su auto, Isaac bajó. Vio el daño y caminó a ver el estado del conductor del otro vehículo. Era notable el estado del chofer. “Vi que venía hasta la madre. De borracho o drogado” comentó.

Llamó al 911 y en ese lapso le pidió bajar, apagar su vehículo y la entregara las llaves. Se negó. Cuando Isaac colgó, el individuo puso en marcha su auto y se fue.

La reacción de la policía fue asombrosamente rápida. En tres minutos ya estaba en el sitio una patrulla. Les dio detalles, número de placas, color y de más características y descripción del chofer, y se fueron a la búsqueda del chofer fugitivo. A los cinco minutos llegaron dos agentes en motocicletas. En otros cinco minutos también regresó la primera patrulla para informarle que allá en Revolución y Las Torres, en El Coapinole atraparon el chofer de un auto sedan Ford Figo, azul metálico. Escoltado por una moto, se dirigió hasta aquella parte alta de El Pitillal para identificar al conductor retenido. Lo identificó y habló con el ajustador de su seguro.

Pero alrededor de 25 minutos de estar en el sitio arribó un jovencito de entre 20 y 25 años. Se dirigió con los agentes y se identificó como hijo del chofer. Los agentes de blanco llaman al conductor agraviado y le alientan a lograr un acuerdo ahí mismo “ya que le comentó (al agente) el muchacho que eran de los pesados”.

“La verdad no me importó. Platicó conmigo que tenía un amigo con un taller que me arreglarían el carro bien pero que no metiera al seguro” nos relató Isaac. Para ese momento el reporte ya estaba con su aseguradora y el ajustador llegó a eso de las 11:30 horas.

Hasta ese momento el ebrio chofer del vehículo que resultaría ser un Uber y su hijo se dedicaron a realizar diversas llamadas telefónicas. Decían llamar hasta a su ajustador pero no había acudido asegurador alguno.

El ajustador de Isaac tomó algunas gráficas, hizo consultas y soltó una cotización al momento. Cotizó en once mil pesos el costo de los daño del Jetta a reparar. Con esa cifra, el jovencito se tornó amenazante. Su conducta intimidó hasta al ajustador. “Es un robo. No vamos a pagar eso”, repetía. Reiteró su oferta de llevar el Jetta al taller de su amigo. Una posterior consulta a un mecánico establecería que en la zona dicha no existía ningún taller.

La exigencia de Isaac fue pedir garantías de que le arreglarían su vehículo. Como en ningún momento creó se lo garantizaban, sostuvo su posición de irse los dos vehículos al corralón. “Querían confiara en su palabra. Y así como estaban…”.

Luego ocurrió lo insólito. Llegó al lugar una señora, al parecer la esposa del chofer. “Como quieras proceder”, le dice retadora a Isaac. Pero tampoco le dio garantías. Fue hasta quince minutos antes de la una de la tarde cuando se animaron a hablarse a su aseguradora, Axxa. A Isaac le dio el ajustador que con ellos no procede por tratarse de una póliza de vehículo particular y el vehículo es taxi Uber. Y así como llegó el ajustador de Axxa se fue. “Como tú quieras arreglarte con ellos” alcanzó todavía a sugerirle.

A Isaac su ajustador, le recomendó que, dada la conducta agresiva del chofer y su familia posiblemente no le paguen el arreglo del Jetta. De alguna forma le dijo que no había arreglo.

Antes de que la grúa cargara con los vehículos, el jovencito hizo una última llamada y se lo da al profe. “Que era un señor, me dice tener taxis. Cuando se lo regresé, le noté malestar”. Al parecer era el dueño del taxi Uber pero en ningún momento lo presionó ni amenazó.

Ya por la tarde “el profe Isaac” recibió una llamada de una persona que se identificó como Salvador Arreola, “mp” en Las Juntas. Preguntó si estaba interesado en llegar a un arreglar con dinero en efectivo para la compostura del auto chocado y se despidió diciendo que ordenaría valorar el daño y aplicar un examen al conductor responsable. El jueves asistió ya a la Fiscalía Regional. Ahí supo que le hallaron aparentes residuos de alcohol y drogas.

Ese jueves le informaron en la Fiscalía a Isaac que probablemente este miércoles le dan su oficio de liberación del vehículo para ser llevado a un taller de reparación. Por tratarse de una unidad de modelo no reciente no es obligatorio llevarlo a la agencia Volskwagen pero pudiera ser a los talleres de la agencia Chevrolet. En tanto, más allá del perdón del afectado, al salir positivo del examen de alcohol y droga, el chofer será sometido a un juicio por oficio. Isaac ahí ya no tiene nada que ver.

Ya para concluir, todavía no queda la duda del por qué en todo momento, tanto agentes viales del municipio como empleados de las Fiscalía cuidaron en toda la semana reservar la identidad del chofer del Ford Figo. En el reporte cotidiano de la Policía Municipal no se incluyó el reporte sobre el incidente. Las unidades PV 329 y PV 235 atendieron el servicio y reportaron que el chofer se puso agresivo. El jueves en la Fiscalía, a Isaac le impidieron ver el nombre en el acta.

REVOLCADERO

Mientras el presidente de la república Andrés Manuel López Obrador recorría este fin de semana un rincón de Jalisco, a lo lejos un grupo de paisanos del norte de Nayarit nos platicaban que pues nomás no les cumple la promesa de llevar apoyos a todos los damnificados por aquel huracán de octubre y la posterior inundación. En diez se cumplirán cinco meses de la tragedia en Tuxpan, Rosamorada, Tecuala, Acaponeta y parte de Huajicori y de Santiago Ixcuintla. Enrique Peña Nieto se desentendió como presidente de la república y ya luego, López Obrador lo sustituyó el primero de diciembre y una semana después visitó Acaponeta y Tuxpán. Ya este año, el 25 de enero, regresó ya hora fue a Tecuala. En las dos visitas dijo lo mismo, que habrá apoyos. Este fin de semana un grupo de damnificados nos reiteraron que en las comunidades afectadas solo unos cuantos recibieron apoyos básicos, colchones, una estufa, un refrigerador, todo estimado en unos diez mil pesos. Del 7 de diciembre al 11 de marzo ya pasaron más de tres meses  y quienes le creyeron pues siguen esperando los apoyos y durmiendo en el suelo. Claro, los privilegiados, caso todos activistas morenos, ellos tienen colchón nuevo y duermen a sus anchas. ****** Por cierto, un paisano de allá por Tecuala nos trajo a colación la visita del 7 de diciembre de don Amlo al vecino Acaponeta. En el norte de Nayarit llamó la atención que el presidente de la república eligió el lienzo charro “Oscar Cosío” para reunirse con los lugareños. Nomás les decimos que a este personaje lo ejecutaron a principios de la década de los 90 y fue naturalito de El Llano de la Cruz, poblado en donde financió la construcción de su placita y la introducción de la luz eléctrica. Cuando la inauguración “jaló” a la Banda El Recodo. Zona beisbolera al fin al cabo, nos recordaron que Jaime Bonilla Valdez, a la postre candidato a Senador de Morena en Baja California sabe quién fue Oscar Cosío Mayorquín. El vínculo es un equipo de beisbol, por cierto, “expulsado” por algunos pecadillos de la Liga Mexicana del Pacífico. Ya luego les ofrecemos algunos datos adicionales.****** No sabemos de qué tamaño será el daño al medio ambiente, flora y fauna local en el estero El Salado, pero las propias autoridades han dado algunos pesos y tomado algunas decisiones que el impacto es de consideración. A cuentagotas y en buena medida debido a la información recogida y difundida por reporteros se han debido aceptar cuestiones negadas en un principio. No se trata de regocijarse por la contaminación al escaparse el drenaje la semana pasada en Mojoneras sino de apurar aplicar medidas de saneamiento. Y por lo visto en eso están ya todas las autoridades. El cierre provisional de las playas del norte de la ciudad va en ese camino porque primero está la salud de los bañistas. Se afectó la imagen del destino pero con un poco de esfuerzo, de recursos y de voluntad, hasta eso se puede recuperar y revertir. Nada peor puede pasar con una alerta sanitaria. ******* Por cierto, al que desde Guadalajara le jalaron las orejas es el vocero del Seapal, Osvaldo Granados. Quien sabe que yerros hizo el jefe de prensa de la paraestatal pero que a sus superiores los hizo enojar por convertir el “canal” oficial de redes sociales en un censor y calificador de medios “serios” y no “serios”. Que más o menos hizo lo mismo que Karina Macías, cuando Cesar Abarca a invirtió a trabajar y lo primero que hizo fue tasar en medios “serios” y medios no “serios” a la prensa vallartense. Pero, “qué hizo “Granados? Se dedicó toda la semana a compartir información información “amistosa”, portales “amigos” y que daban buen “trato” a la información relacionado a la contingencia vivida por la fuga del drenaje el lunes. Cuando lo de Karina Macías, a las quejas y protestas, Cesar Abarca retiró la invitación a la ahora presentadora de noticias de TV Mar, de la CPS, la televisora de Fernando González Corona.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like