Protagonistas Puerto Vallarta

Doña Chela, último eslabón de los periódicos

  • De las primeras mujeres expendedoras para ella el Día Internacional de la Mujer fue un jornada más de trabajo en la plaza de Armas

Graciela Ramos Padilla, es una figura que forma parte del paisaje cotidiano en la Plaza de Armas, a donde llega por las mañanas a colocar sobre una jardinera, los ejemplares de los periódicos impresos que circulan en esta ciudad, tal y como ha hecho durante más de dos décadas en que fue la primera expendedora que tuvo la visión de las ventas que obtendría al instalarse frente a la Presidencia Municipal.

“Chela”, como le conocen aquellos que durante años acuden al lugar en que instala, y que conforme han caído las ventas de medios impresos por los sitios digitales y más con las redes sociales, esta mujer luchona, se ha visto obligada a la vendimia de algunos dulces, chicles y hasta pequeños juguetes “hasta aguacates y mangos” en alguna ocasión.

“Porque sí no le hago así, ya con la pura venta de periódicos no sacaría para comer”, dice doña Chela, quien este 8 de marzo en la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, para ella fue una jornada más de trabajo.

A sus 62 años de edad, de buen ánimo aun cuando hace meses estuvo gravemente enferma hasta bromea “casi ni la cuento” y sonrío orgullosa de que aunque cada vez más escasa la venta de periódicos, se puede mantener y valer por sí misma, ya que ella misma cuenta “No me gusta ser una carga, ni para mis hijos que no les gusta que viva sola, pero así estoy más a gusto…”.

Viuda desde agosto de 2018, su compañero de vida, Porfirio Sandoval, murió el 3 de agosto y lo sepultaron el día 5, justo en el cumpleaños de Chela, buscando siempre el lado bueno ese día lo tiene “me deja un bonito recuerdo. Ya que cada cumpleaños mío le recordare por los tres hijos que tuvimos y tantas cosas compartidas”. Hasta la expedición de periódicos compartían, ya que don Porfirio atendía el puesto en la banqueta frente al ex Cine Bahía. Pero sobre todo “a mí nunca me maltrato, ni me pego, los dos trabajábamos juntos para sacar adelante a nuestros hijos”.

Eso sí prefiere mandar al olvido las trágicas circunstancias en que hace pocos años, murió su hijo mayor, José Miguel. Aun están al pendiente de Chela, sus hijos Francisco y Felicitas, y es por su hija que tiene acceso a los servicios del IMSS.

En una semana de actividades en marco al Día Internacional de la Mujer –que inicialmente era de la Mujer Trabajadora al remontarse a los movimientos de mejores por mejores condiciones laborales-, Se mantiene ajena a esa conmemoración, ni muestra mayor interés, pero refiere “ha si una vez fui a algo así y porque me invito el profesor Barrios; es para estar unidas, verdad?”.

Originaria de localidad de Terreros en el municipio de Mascota, desde niña llegó con su familia a Puerto Vallarta, y así desde siempre recuerda ha trabajado, sin que haya disfrutado de prestaciones o de la seguridad social “ahora es por mi hija”.

Carece de relación laboral con las empresas periodísticas cuyos ejemplares ha llevado hasta las manos de los lectores al ser el último eslabón entre la labor de la prensa impresa y sus lectores.

“Hace mucho en Tribuna de la Bahía nos daban comisión y hasta seguro social, pero ve así como está ahora que casi ni se vende, solo el 24 de diciembre es para nosotros el total de la venta”, comente al detallar nombre de periódicos impresos, algunos que ya desaparecieron, porque en más de 20 años, Chela ha visto aparecer y desaparecer medios impresos, lo mismo locales como nacionales.

Es un agasajo su crónica de los periódicos locales, de las empresas y sus directivos, así como de reporteros, desde su visión como ese eslabón de la cadena de producción de la prensa impresa, en la charla hasta esta reportera parecía platicas con una colega.

“Pero cada vez está peor la venta de todos… creo que los pocos ejemplares que aún puedo vender al día son de los lectores fieles de cada uno”, refiere que identifica a muchas personas “que vienen por tal o cual periódico… antes hasta los apartaban, pero como ya se venden poco…”.

Ventas que le comenzaron a decaer desde que el MC llegó al gobierno municipal, le quitaron de las jardineras frente al Palacio Municipal y le enviaron a una jardinera atrás del kiosco. Y en estos tiempos hasta sorprende escucharla cuando suelta espontáneamente “Los del PRI si me dejaban trabajar, y me ayudaron mucho con mis hijos, les estoy muy agradecida, fue hasta uno del PRI cuando era gobierno que me dio el primer chance –no se acuerda del nombre, sin embargo dice- Hoy es él que les manda a los policías…”.

“Ya ni voto. Porque estos que están, no les debo nada si me mandaron hasta acá y a veces me quieren quitar… que no puedo vender esto o aquello, ni los dulces, no entienden que si no los vendo, no sacó ni para comer…”

“Dicen que tienen programas para ayudarnos, pero creo que les dan luego a gente que ni lo necesita… sí me costa, tengo familia que le han dado tinacos y hasta construido un cuartito, y tienen casa….Pero yo ni les pido, de aquí poco pero me sale para vivir y no andarle pidiendo a nadie”, expresa al dar por terminada la platica para apresurada cubrir los ejemplares de periódicos y revistas a la venta, por leve llovizna que se registraba en esa tarde.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like