Contextos Politica

El pacto de Alfaro y Yerena que busca desterrar a Uber de Vallarta

Hace diez días, el lunes 28, el gobernador Enrique Alfaro Ramírez y el jerarca de la CTM, Rafael Yerena Zambrano sudaron euforia gritando que los taxis Uber serían expulsados de las calles de Puerto Vallarta. En el Centro de Convenciones sellaron un pacto político que martes y trastornó el transcurso cotidiano de los vallartenses.

La amenaza de Alfaro no pasaría desapercibida para los dueños y choferes de los poco más de dos mil taxis ejecutivos. Ya para el fin de semana, Alfaro había afinado estrategias y con el visto bueno de Yerena, instruyó al personal de la Secretaría de Movilidad para enviar desde Guadalajara a quienes ejecutarían el operativo.

Los oficiales llegaron y en plena carretera recibieron órdenes precisas del operativo. No les dieron tiempo ni de alojarse en en hostal. Hubo quien hasta se quejó de que Yerena no cumplió un supuesto compromiso de conseguirles y pagarles un hotel decente. Con maletas en la batea de las unidades se incorporaron a los operativos en varios puntos de la ciudad. Acompañaron a los gruyeros hasta los corralones. Se depositaron en los corralones una treintena de vehículos.

En fin, ocho días después del pacto de Alfaro y Yerena se desplegaron los oficiales y por toda la ciudad persiguieron a los Uber. Para disimular, por ahí atraparon a un taxi amarillo con metal clonado.

Pero ni Alfaro ni Yerena dimensionaron el respaldo de los vallartenses a los taxis privados. Vía redes sociales alentaron y convencieron de organizarse y hacer un frente contra ese Alfaro y Yerena con caretas de monstruos.

Frente a los embates del martes, los taxistas se organizaron y ya por la noche concibieron su plan. Madrugaron éste miércoles 6, se apostaron en el punto donde confluyen las dos principales arterias viales de la ciudad y al momento más oportuno, tomaron por asalto el crucero del Sams. No eran muchos pero bastó un centenar para afectar a miles de vallartenses y cientos de vehículos. Hasta los agentes estatales que tripulaban dos unidades enviadas de Guadalajara se sorprendieron por el asalto al crucero. No tuvieron tiempo de actuar. Si acaso reportaron por radio y celular a sus superiores.

El cruce de Francisco Medina Ascencio y  Prisciliano Sánchez es sin duda el de mayor tráfico registra en Puerto Vallarta. El caos se impuso en buena parte de la mañana de éste martes. Aun en la desesperación, hubo exclamaciones y gritos de apoyo a los Ubers. Naturalmente, hubo quienes en sus prisas se sintieron violentadlos e n sus derechos  y lo desaprobaron.

La vialidad se desalojó hasta que los taxistas consiguieron aflojar a las autoridades estatales. Presente en el lugar, al subdirector de Tránsito Municipal, Everardo Rubio tocó hacer el anuncio: se suspendería de momento el operativo contra los Ubers.

Aquel lunes 28 de enero, en este mismo espacio publicamos lo siguiente: “Codo a codo con el dueño de la CTM en Jalisco, Rafael Yerena a su derecha y a su izquierda el sustituto de éste, Juan Huerta Pérez, el gobernador Enrique Alfaro selló su pacto con los cetemistas con su compromiso de echar a Uber. Hay buen servicio de taxis, dijo Alfaro.

En otro párrafo se indica que Enrique Alfaro simuló una tardía invitación al alcalde Arturo Dávalos Peña. A su lado tenía a un invitado muy especial: el diputado local, Luis Ernesto Munguía González.

Luis Munguía es mucho más que el nuevo juguete de juegos para Alfaro. Es su instrumento y arma política para minar al alcalde Arturo Dávalos.

Por distintas razones, el gobernador la emprendió contra nuestro alcalde y en ese afán ha hecho alianzas con dios y con el diablo. Desde su infame alianza con Ramón Guerrero Martínez, Luis Munguía siempre se ha distinguido por jugar en contra de Dávalos. Con esa dupla se alió Alfaro, molesto e indignado porque los vallartenses le dieron la espalda en la elección de julio pasado. Alfaro no entenderá nunca que cuando arropó al impresentable “mochilas” en aquel cierre de campaña en la lija” perdió cientos de simpatías.

Los mochifans tienen la creencia de haberse gestado la derrota de Ramón Guerrero y de Alfaro (éste solo en Puerto Vallarta) desde el primer círculo de Dávalos. Asistimos a tres mítines de campaña de Dávalos y éste siempre abrió espacio a “el mochilas” y a Munguía. En esas tres veces, dos en Ixtapa y uno en Mojoneras, invitó a votar por ellos y por Alfaro. Voten por las tantas aguilitas, repetía Dávalos.

Como el voto popular fue en contra de Alfaro y “el mochilas”, estos no asimilan que simple y sencillamente los electores de Puerto Vallarta los repudian.

Razones le sobran a los vallartenses para  aborrecer a “el  mochilas”. Por años se han enumerado sus abusos, excesos y atropellos. Que vendió el rastro, el edificio de las oficinas del Registro Civil, que el parque tal, que se quedó con los millones del sistema de riego de la avenida Medina Ascencio. El juicio popular fue implacable. Siempre se le otorgó tiempo y espacio para exponer sus razones pero Ramón Guerrero no pudo convencer que todo fue para cubrir deudas y corrupciones heredadas de los gobiernos priistas.

Muy al estilo de Andrés Manuel López Obrador, Ramón Guerrero hizo campaña en 2012 multiplicando el mensaje de que los priistas eran ladrones y corruptos. Con ese discurso pudo ganar la presidencia municipal. Peor le bastaron tres años para perder su arsenal anticorrupción. Es más, con esa arma le ganó la maestra de Morena, Lorena Jiménez la diputación federal en la elección del 2018. Los morenos, le arrebataron a “el mochilas” su arma de campaña.

Situémonos en la actualidad. Alfaro engendró su perversa inquina y acabó por abrazar la causa yerenista. El gober se conchabó al jerarca cetemista y no repararon en conspirar juntos contra los vallartenses. En su enfermiza aversión contra Dávalos, Alfaro lanzó aquella arenga en contra de los taxis Ubers en el estacionamiento del Centro de Convenciones.

Lento de reacción, solo hasta una semana después Munguía divulgó un confuso amazacotado escrito a sus amigos virtuales.

“Estaré siempre a favor de los servicios de transporte necesarios para cubrir la demanda de los usuarios siempre y cuando se sujeten a los lineamientos que marca la Secretaría de Transporte de Jalisco. Puerto Vallarta necesita servicios de calidad y con la modernización necesaria, para habitantes y turistas, de acuerdo a la exigencia que tienen los usuarios, pero desde luego, es indispensable que los prestadores del servicio estén apegados a la ley y la normativa en materia de transporte en el estado”, escribió.

Luego el diputado Munguía se aventó un chorito, que además de lo anterior debe haber diálogo, regulación, aplicación de la ley, garantizar la imagen del destino, la integridad de los usuarios y de los choferes.

Es tan despistado Munguía que al aceptar ser el titerillo de Alfaro y de Yerena, él propició justo todo lo que escribió. Las manifestaciones y bloqueos de los taxistas, el operativo y encorralamiento de los taxis Uber afectó la imagen del destino y también afectó a decenas de turistas que pidieron sin conseguir el servicio ejecutivo. También afectaron a cientos de vallartenses, de usuarios del transporte público y privado.

Como “el mochilas” y Alfaro, quizá sea hasta el momento que Munguía se someta al escrutinio público, en una elección, cuando sepa que pueblo le ha dado la espalda.

REVOLCADERO

Bien, se cumplió el pronóstico. Ricardo Villanueva Lomelí fue electo nuevo rector general de la Universidad de Guadalajara. Minutos antes de la media noche del martes el rector del CUCEA, José Alberto “el cone” Castellanos Gutiérrez había hecho pública su declinación. “Por considerar que las condiciones no me favorecen y en congruencia con mi convicción de anteponer los fines institucionales a los proyectos personales, he decidido declinar mi candidatura a la Rectoría General para contribuir a la unidad de  nuestra comunidad universitaria”, anotó en su escrito. Ya por la  mañana, lo propio haría el director de los Hospital Civil, Héctor Raúl Pérez Gómez. Al finalizar el cómputo del voto de los consejeros universitarios, el tablero arrojó el siguiente resultado: Villanueva 106 votos para Villanueva, 43 para Ruth Padilla Gutiérrez, y un empate con 17 votos para Jaime Andrade Villanueva y Héctor Raúl Solís Gadea, respectivamente rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud y del Ciencias Sociales y Humanidades, el CUCS y CUCSH. *******De los primeros en felicitar a quien tomará las riendas de la UdeG desde el primer día de marzo, fue el regidor y ex candidato a alcalde del PRI, Roberto González Gutiérrez y el ex candidato a diputado federal, Cesar Abarca Gutiérrez. Ninguno de ellos tiene actividad universitaria leona vigente pero los cursaron carrera en la UdeG. Abarca es amigo de Villanueva pero también del “cone” Castellanos. El que hasta en la derrota de su “candidato” hizo pública su felicitación a Castellanos, es el abogado Alfonso Marcial Carrillo. Poncho y su hermano “el güene” trabajaron y estaban atentos la noche del viernes y al minuto de que “el cone” publicó su declinación, lo alentó con la siguiente frase “Eres grande amigo y esto solo demuestra solidez de  nuestra alma mater, sin duda alguna será un proyecto más fortalecido con tu participación en este nuevo enfoque universitario”. Y sí, el que no deja de asombrarnos es “el güene”. Apenas el fin de semana vino a posar para la foto al lado de su amigo Zamora, el nuevo rector del Instituto Tecnológico de Puerto Vallarta, Oscar Daniel Zamora Cuevas. El muchacho del clan ixtapense se las arregló para repartir porras y aplausos, al mismo tiempo a “el cone” Castellanos y a Zamora, un enmochilado egresado del CUC con la cachucha bien puesta. Pero bueno, eso estema para otra ocasión.****** El anuncio de la designación de Gibrán Aldana al frente del Conalep Plantel Ixtapa, debe ser el preámbulo de los de nombramientos de los bachilleres del sistema estatal en Puerto Vallarta. la información oficial precisa que el abogado David Gibrán Aldana Barragán, recibió este martes 5 el nombramiento como nuevo director del plantel Conalep Puerto Vallarta II, y que este miércoles 7 de febrero asumirá la dirección de este centro educativo en la entrada a Ixtapa por Mojoneras, justo en la desviación a Cañadas Campestre. Gibrán Aldana fue colaborador de Armando Soltero Macías en la prepa regional en donde impartió cátedra de Historia y Civismo. Sumó 9 años dando clases. Soltero lo llevó de asistenta en su paso por la regiduría y a su fallecimiento, Gibrán el alcalde Arturo Dávalos lo invitó a sumarse a su equipo en la presidencia  municipal. Ni es ningún improvisado pues tiene en su haber profesional una maestría en Desarrollo Urbano sustentable y Administración. En las líneas anteriores se infiere que se trata de una posición para el equipo del alcalde Arturo Dávalos. Si es correcta la apreciación se trataría apenas del primer espacio de Alfaro a Dávalos. Hasta ahora, esas chambas han sido para puro mochilista y como ejemplo están Susana Rodríguez en Turismo y Rosalío Villaseñor en la administración de la UNIRSE, y “el ahijado” del “mochilas” Juan Ignacio Calderón Ibarría.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like