Contextos Politica

¿Se pudo evitar la tragedia en Tlahuelilpan, Hidalgo?

Dos horas después de arribar al sitio y dedicarse a auxiliar a los heridos, un elemento de la Sedena publicó: “Hay mucha gente, quería robar gasolina y explotó. Están quemados”.

“No entienden los guachicoleros” añadió a las 19:28, apenas un minuto después de su primera publicación.

Enseguida añadió fotografías y un video en donde trata se dimensiona la magnitud de la tragedia en San Primitivo, Tlahuelilpan, Hidalgo. Lo visto nos resulta inenarrable. En esos momentos ni los soldados en el sitio de la tragedia se atrevían a estimar que los muertos rondarían en un centenar.

“Les caía gasolina del cielo” accionó su teléfono a las 19:38 horas y añadió de inmediato en el grupo de whasapp el complemento un “Y pos miren como quedaron. Todo por los celulares explotó”.

Dio por cerrado el tema a las 16:42, cuando desde la comodidad de su cuartel mantuvo informado a los primos. “Acabamos de llegar, andábamos sakando a los que se quemaron”.

En el transcurso del fin de semana se dieron todos los detalles de lo ocurrido en una comunidad del estrado de Hidalgo. Hasta la tarde de este lunes 21, la cifra de muertos había superado los 90 y se esperaba llegue a sumar el centenar. Hay 60 heridos y casi todos catalogados de gravedad.

El soldado familiar nuestro ha tenido la costumbre de comentar a detalles de lo ocurrido desde que el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador declaró la guerra a los huachicoleros. Con él tenemos una fuente confiable de primera mano y lo que hemos leído no deja de causarnos asombro.

Sabíamos de las actividades del batallón de nuestro soldado pero le pusimos atención cuando a eso de las 09:37 horas del 13 enero reportó al grupo: “A recibir vergazos”. Se tomó la foto asemejándose a un guacho robocot, protegido en toda su humanidad.

Otra publicación ese día sería: “Perros huachicoleros son bravos, traían pura resortera” y le hizo ganar en respuesta un “mamón”. “Neta we, aun sargento le pegaron en la mano y ya mero se le quebran con una resortera”.

¿Qué ocurrió ese domingo 13 de enero?

Cumpliendo instrucciones de sus superiores los soldados recorrieron los alrededores de Tula Hidalgo para proteger instalaciones de Pemex y ahuyentar a los huachicoleros. En la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan de dicha comunidad persiguieron a un grupo de taladores y ladrones de ductos. Los lugareños se rebelaron contra los soldados porque uno de estos balaceó a un civil. Se registró un conato de soldados contra comunitarios y estos retuvieron a tres militares. Todo eso ocurrió a temprana hora.

Antes de las nueve de la mañana de ese mismo domingo se ordenó a un grupo de militares preparar su incursión a Santa Ana para ir pos sus tres compañeros. “Vamos a salir a combatir”, reportó antes de partir el soldado.

Se dio tiempo para dar todo tipo de detalles, como tener a su mando a un grupo de agentes de la Gendarmería. Filmó varios videos y tomó fotos del convoy que se dirigía al pueblo referido. “Son culos (los federales) pero ganan muchos más que nosotros, unos 12 mil por quincena y duermen en hoteles. Pero ya vamos a estar iguales”, dice en referencia la Policía Nacional.

Con imágenes de patrullas, soldados y federales por todos lados reportó ese mismo domingo: “hay pedo”.

El gobierno copó todo el poblado. En un video filmado con el celular del soldado se vio a un helicóptero volar en círculos por el poblado.

Se tomó tiempo para dar el último reporte dominguero. “Ya está en las noticias”. Incluyó la foto del portal “Punto por punto Noticias” que daba un resumen a detalles: “Elementos de la Policía Federal, Estatal y la Sedena se agrupan para ingresar a la comunidad de Santa Ana Ahuehuepan municipio de Tula y rescatar a los tres elementos del ejército retenidos. Asimismo los pobladores se reúnen para impedir el acceso, ya que se sobrevuela la zona. La situación se torna muy tensa. Información en proceso”.

Al final de esa jornada, se negoció liberar a los tres soldados.

La tragedia de San Primitivo, Tlahelilpan devino cinco días después. De aquel domingo 13 al viernes 18 ocurrieron algunas escaramuzas en las inmediaciones de Tula, donde se halla una refinaría de Pemex.

Nadie como los soldados saben del arrojo y lo temerario que son los lugareños, unos por perforar ductos y robar gasolina, otros por ir a los sitios de las fugas con la promesa de tomar regalados unos cuantos litros de gasolina.

No exageró nuestro familiar cuando consignó que los pobladores de esa región del país son “bravos”. A los soldados les han demostrado estar dispuesto a todo por obtener algunos litros de gasolina. No en vano un miembro del grupo, en parte serio y parte en broma le escribió “Mucho cuidado. Porque pura vrg vamos por ti hasta allá”.

La desgracia abrió dos debates, uno, entre quienes justifican y quienes crucifican a los fallecidos, y dos, entre quienes sostienen que el responsable es López Obrador y quienes lo eximen de toda culpa.

Debe ser la pobreza en la que viven en aquella región del centro del país en donde padecen también le escasez de gasolina para moverse en vehículos. Ha trascendido que en esa municipalidad no hay gasolina ni para moverse una ambulancia. Así es que al correrse la voz de haber gasolina gratis, tomaron su galón y como de rayo se fueron a la parcela.

Las escenas fueron vistas literalmente en vivo. Decenas de personas, contentos a más no poder, se arremolinaban en el zanjón. Gruñeron a los soldados cuando estos les advirtieron en tono ciertamente de mucha timidez alejarse del sitio por ser peligro.

La calamidad quizá pudo prevenirse si los lugareños hacen caso la recomendación de los soldados. Faltó acaso una rigurosa orden de los militares. Y por otro lado, los miembros de la milicia han perdido voluntad si se trata de imponer la ley de su mando a grupos de pobladores. Cuando han sido firmes, solo firmes y rigurosos, el juicio popular y las condenas siempre cae sobre ellos. Encima de todo lo anterior, los militares no se sienten respaldados por su comandante supremo Andrés Manuel López Obrador.

En ese estado de cosas, las condiciones estaban dadas al momento de las calamidades. Ahí, el pueblo paga por sus propias decisiones. Entre sus decisiones, y las debidas consecuencias, se incluye el elegir a buenos o malos gobernantes. Y claro, en el caso San Primitivo, el pueblo puede reclamar a Pemex de menos pedir explicaciones del por qué las válvula de cerro cuatro horas después del ducto.

REVOLCADERO

A eso de las seis de la tarde de este lunes 21, atestiguamos la presencia de una caravana de unidades militares, federales, gendarmería, patrullas de policía y una de vialidad, incursionar en los cotos del fraccionamiento Banús. Al salir enfilaron rumbo a Las Juntas. Pudieron tomar luego la avenida Federación y prolongar su recorrido. Lo interesante en todo caso es el trabajo de los elementos comisionados a dicho patrullaje multidisciplinario. Consultamos al comisario de la Policía Municipal, Misael López Muro y nos informó que no hay porque alarmarse pues se trata de un operativo de presencia que por instrucciones del gobierno federal se efectúa en el marco de la llamada Guardia Nacional. En toda la ciudad se realiza un recorrido de patrullaje de solo presencia de policías federales apoyados con unidades y elementos militares, marinos y soldados, y de policías municipales, subrayó Misael López. ****** El presidente municipal, Arturo Dávalos Peña y el gobernador Enrique Alfaro acudieron a las instalaciones de la 8ª zona naval para estar presente en el cambio de Mando de Armas. El nuevo comandante es el vicealmirante Benjamín Narciso Mar Berman, quien recibió el mando de manos del vicealmirante, Lauro Leonardo Pérez Pérez, quien hasta la fecha estuvo al cargo del cuartel general. Por cierto, ahí en la zona naval estan encendidas las alarmas desde el fin de semana cuando perdieron a uno de sus elementos. Ni ellos saben a ciencia cierta cómo ocurrió el incidente en el centro de la ciudad.******* Cuando al gobernador Enrique Alfaro le preguntaron sobre el asunto Seapal, eludió entrar en polémicas y se limitó a decir que él confía en que la Suprema Corte de Justicia de la Nación resuelva en beneficio de Puerto Vallarta y sus habitantes. Negó por supuesto temer metida su mano para impedir que se resuelve la municipalización del Seapal, la demanda popular de los vallartenses que hizo suya el gobierno municipal de Arturo Dávalos.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like